Welcome to Magazine Premium

You can change this text in the options panel in the admin

There are tons of ways to configure Magazine Premium... The possibilities are endless!

Member Login
Lost your password?

Acupuntura

 

La acupuntura es una técnica médica que por lo general incluye la inserción superficial de agujas a través de la piel en una serie de puntos concretos del cuerpo (llamados puntos de acupuntura). Hay muchos tipos diferentes de acupuntura en los que participan diferentes tipos de agujas, diferentes puntos de inserción, diferentes técnicas y el uso de diversos acompañamientos, tales como la electricidad o la moxibustión . Algunos acupunturistas utilizan energía eléctrica de bajo consumo a través  de rayos láser, mientras que otros utilizan parches magnéticos aplicados a los puntos de acupuntura.

Hay otras variantes, así como microacupuntura , que utilizan cuarenta y ocho puntos de acupuntura no tradicionales situados en las manos y los pies; o la auriculoterapia o acupuntura de la oreja, que postula que el pabellón auricular es un mapa de los órganos del cuerpo. Conceptos similares sobre una parte del cuerpo vista como un mapa de los órganos son, según aquellos que la practican, la iridología (el iris es el mapa del cuerpo) y la reflexología (el pie es el mapa del cuerpo). La Grapopunctura , una variación de la auriculoterapia en la que se ponen grapas en ciertos puntos clave de la oreja,  prometen cosas como ayudar a la gente a dejar de fumar. O la acupresión, donde se aplica la presión en los puntos de acupuntura, en lugar de agujas.

Se cree que la acupuntura tuvo sus orígenes en China , pero sus orígenes y su uso temprano son controvertidos ( Basser 1999 ). Hoy en día la acupuntura, en una u otra forma, se practica en decenas de países por miles de acupunturistas en millones de personas y sus mascotas.

Muchas personas acuden a los acupunturistas para el tratamiento de enfermedades como el SIDA, las alergias, la artritis, el asma, la parálisis de Bell, los problemas de vejiga y de riñón, el aumento de pecho, la bronquitis, los resfriados, el estreñimiento, cosmética, depresión, diarrea, mareos, adicción a las drogas (cocaína, heroína), epilepsias, fatiga, problemas de fertilidad, fibromialgia, gripe, trastornos ginecológicos, dolores de cabeza, presión arterial alta, sofocos, síndrome de colon irritable, jaquecas, náuseas, enuresis nocturna (orinarse en la cama), dolores, parálisis, trastorno de estrés postraumático, del síndrome premenstrual, de ciática, disfunción sexual, problemas de sinusitis, tabaquismo , estrés, accidentes cerebrovasculares, problemas de tendinitis, de la visión… y de casi cualquier otra cosa que pueda afligir dolor al ser humano.

Si bien los orígenes y el desarrollo temprano de la acupuntura siguen siendo oscuros, es evidente que hoy en día muchas personas en todo el mundo creen que la acupuntura es un tratamiento médico eficaz para una amplia variedad de trastornos. Esta creencia no se basa simplemente en el hecho de que la acupuntura sea tal vez de miles de años de antigüedad. La mayoría de la gente reconoce que muchos tratamientos médicos han sido considerados efectivos muchos años antes de que estos fueran desechados cuando nuestro conocimiento se amplió. La mayoría de la gente también reconoce que algunas terapias médicas han sido desechadas, no porque fueran encontradas totalmente ineficaces sino porque otra clase de tratamientos fueron encontrados como más eficaces o por tener menos efectos secundarios.

La creencia en la eficacia de la acupuntura se basa en la experiencia y los supuestos experimentos científicos que la avalan. Millones de personas han experimentado efectos beneficiosos en la acupuntura y miles de estudios científicos han concluido que la acupuntura es eficaz para ciertas cosas como el alivio del dolor, el aumento de la fertilidad, el tratamiento de la artritis reumatoide y el alivio de las náuseas después de la quimioterapia. Muchos escépticos desafían estos estudios, pero con tanta evidencia acumulada a favor de la efectividad de la acupuntura uno se pregunta por qué todavía hay muchas personas que son escépticas con respecto a los resultados prácticos. Si la evidencia de los millones de testimonios personales y de miles de estudios científicos no convencen a estos escépticos ¿qué puede hacerlo?

Puede parecer obvio para los acupunturistas y para millones de sus pacientes que los escépticos estén locos, sean tontos, o que simplemente sean unos obstinados. Para ellos es obvio que la acupuntura funciona y cualquiera que niegue esto debe tener algún tipo de deficiencia mental. ¿Es posible que millones de personas puedan estar equivocados? Bueno, sí, es posible que millones de personas estén equivocados, pero debo decir de antemano que los escépticos que dicen que la acupuntura no funciona del todo, o que no es un tratamiento médico eficaz para algunas dolencias, están también equivocados. Las pruebas, tanto de testimonio personal como de los estudios científicos, demuestran claramente que la acupuntura funciona en cierta medida y que esta es un tratamiento médico eficaz para muchas dolencias. La evidencia de los estudios científicos también demuestra claramente que la acupuntura simulada es tan efectiva como la acupuntura real. Lo que no está tan claro para algunas personas, pero es fácilmente demostrable a partir de la evidencia, es que la acupuntura funciona muy probablemente debido al condicionamiento clásico y a otros factores que a menudo aparecen unidos, como “el efecto placebo“. Por otra parte, en algunos casos, la acupuntura simulada funciona mejor que otros placebos. Esto, sin embargo, no quiere decir que la acupuntura sea un producto que esté “todo en la cabeza“.

Un común malentendido en cuanto a los placebos es pensar que un placebo debe ser una sustancia inerte que engaña al paciente haciéndole creer que se le ha dado una sustancia activa. Este malentendido lleva a la creencia de que el efecto placebo es producto de “todo  en la cabeza.” Eso no es más cierto de las respuestas fisiológicas de la gente que cree que el alcohol o las drogas son puramente psicológicos. La gente puede estar condicionada a dar respuestas fisiológicas a los placebos. Además, Martina Amanzio et al. (2001) demostró que “al menos parte de la base fisiológica para el efecto placebo es opioide en su naturaleza” (Bausell 2007: 160). Es decir, puede estar condicionada a la liberación de esas sustancias químicas como las endorfinas, las catecolaminas, el cortisol y la adrenalina. Una de las razones por las que las personas reportan alivio del dolor durante la acupuntura y la acupuntura simulada es debido a que estas podrían estar estimulando el sistema opioide. Lo mismo ocurre con muchas otras cosas, por supuesto, como correr una maratón, tener un orgasmo, comer chile habanero, o conseguir una inyección de solución salina mientras piensa que es morfina.

Experiencia

Las anécdotas médicas en cuanto a la eficacia de un tratamiento caen en varias categorías. Esto es cierto si estamos hablando de la medicina alternativa (como la acupuntura, la homeopatía o la quiropráctica) o de la ciencia basada en la medicina convencional. Algunas de las historias son sin duda ciertas, y probablemente la conclusión extraída fue de que el tratamiento era eficaz. Por ejemplo, el dolor en su muñeca es tan grave que no puede agarrar el freno de su bicicleta. Usted va a su acupunturista, a su quiropráctico, a su aromaterapeuta , o a su médico para recibir tratamiento. Deja el consultorio médico sintiéndose mejor y monta de nuevo en bicicleta de camino a su casa sin ningún problema cuando agarra y aprieta la palanca de freno. Espero dejar claro a continuación porqué un curandero reflexivo debería preguntarse, cuando un paciente sale de su consulta, si el éxito se debió a las agujas al desbloquear su chi, al tacto y al masaje, a las palabras de consuelo y de esperanza, a la inyección, a la resolución espontánea o natural del problema, o a una serie de distintos factores que pudieran ser en realidad el agente causal más importante en este proceso de curación en particular.

Algunas historias pueden ser ciertas, pero no justifican la conclusión de que el tratamiento era eficaz. Por ejemplo, sabemos que muchas personas buscan alivio para su dolor acudiendo a un médico, a un quiropráctico o a un acupunturista sólo cuando el dolor se torna grave. También sabemos que muchos tipos de dolor siguen ciclos: los períodos de libertad relativa del dolor son seguidos de los períodos de aumento gradual del dolor; y los períodos de dolor intenso son seguidos de la reducción gradual del dolor. La regresión natural del dolor y otros trastornos a menudo conducen tanto a los profesionales médicos como a los pacientes a la conclusión errónea de que el tratamiento fue efectivo, cuando en realidad el paciente habría mejorado incluso si él o ella no hubieran solicitado ningún tipo de tratamiento. En resumen, la mayoría de los dolores y enfermedades desaparecen por sí solos, pero algunos de ellos desaparecen poco después de la búsqueda del tratamiento y esto nos lleva a pensar erróneamente que existe una relación causal entre el tratamiento y el alivio. Sabemos que es un hecho, por ejemplo, que muchos pacientes que reciben antibióticos de los médicos atribuyen erróneamente su recuperación de una infección viral al medicamento. Los pacientes realmente sienten alivio; realmente muestran cambios fisiológicos, y realmente mejoran. Sin embargo, sabemos que nada de esto tiene que ver con el antibiótico porque los antibióticos no actúan sobre los virus, actúan únicamente sobre las bacterias.

El escepticismo respecto a la causa real de la recuperación está claramente justificado en algunos casos. Sin embargo ¿es el escepticismo  injustificado respecto a la causa de la recuperación en aquellos casos en que el paciente se ha beneficiado claramente del tratamiento? En otras palabras ¿es posible estar equivocado acerca de la causa de la recuperación en casos en los que están claramente justificados en atribuir la recuperación a la acupuntura, la homeopatía, la quiropráctica, o la medicina científica? Sí, lo es, y lo sabemos de varios estudios relacionados con cosas tales como el condicionamiento. Vamos a llegar a los estudios más adelante, pero hay un par de anécdotas que ilustran este punto.

En su libro, Women arent supposed to Fly, la Dra. Harriet Hall cuenta la historia de un hombre que tuvo una vasectomía sin anestesia porque se inyectó por error una solución salina en lugar de la lidocaína. También cuenta la historia de una mujer con severos dolores de cabeza que se marcharon después de haber sido inyectada también con una solución salina. Esta última juró que solo el Demerol funcionó con ella, pero ella había sido condicionada para sentir alivio cuando le inyectaran la dosis. Del mismo modo, la víctima de la vasectomía no sentía el dolor insoportable porque también estaba condicionado para notar el alivio del dolor con ciertas inyecciones.

Como veremos más adelante,  cuando repasamos los estudios científicos que han demostrado como el acondicionamiento afecta nuestra respuesta al tratamiento médico, el acondicionamiento puede implicar mucho más que factores obvios como la adquisición de una inyección, la toma de una píldora, o estar siendo tocado donde más le duele. El acondicionado puede implicar el teatro del centro y los rituales médicos, incluyendo los uniformes usados, la jerga médica hablada y los artilugios médicos utilizados. Estos condicionantes afectan a la expectativa del paciente de alivio por el tratamiento, al igual que lo hace en cierta forma el sanador. Las expectativas del paciente juegan un papel significativo en la eficacia de muchos tipos de tratamiento. En resumen, el condicionamiento clásico es “conjeturar  es el principal mecanismo de disparo para el efecto placebo … que debe ser aprendido antes de que pueda manifestarse ….” (Bausell 2007: 131).

Si un tratamiento es dado como efectivo debido al acondicionamiento y al efecto placebo, esto no puede ser determinado preguntando al paciente o al curandero, a no ser que ellos sean conscientes de los estudios científicos que demostraron si la eficacia es debida al acondicionamiento o al efecto placebo. Un médico que receta antibióticos para una infección bacteriana, lo hace sabiendo que hay muchos estudios científicos que demuestran la efectividad de los antibióticos. El médico también tiene conocimiento de que las infecciones bacterianas no pueden ser tratadas eficazmente con placebos. Del mismo modo, no hay quimioterapias o píldoras anticonceptivas placebo. Mientras que haya conocimiento suficiente para justificar el tratamiento como una condición necesaria para la curación, el sanador se justifica en la conclusión de que el éxito del tratamiento se debe en gran parte al tratamiento y no a un efecto placebo. Se hace cada vez más evidente, sin embargo, que los tratamientos médicos más exitosos incluyen además “factores placebo“, es decir, hay otros factores además de un medicamento, una cirugía, etc..

Puede parecer absurdo para algunas personas incluso el considerar la posibilidad de que millones de clientes satisfechos en todo el mundo pudieran estar respondiendo a los efectos del acondicionamiento y el placebo cuando reciben un tratamiento médico, ya sea acupuntura o alguna terapia convencional basada en la ciencia. Como ya se señaló, sin embargo, la anécdota individual, no importa cuán dramática sea, puede proporcionarnos suficiente información para saber qué parte del éxito se debió a los efectos de acondicionamiento y el placebo, y cuánto se debe a algún otro mecanismo, como el desbloqueo del chi a lo largo de las vías llamadas meridianos, o el equilibrio del yin y el yang , que a menudo se ofrecen como explicación de cómo funciona la acupuntura. La única manera de determinar si la acupuntura funciona por algún otro mecanismo, además de los efectos de acondicionamiento y el efecto placebo, es hacer estudios aleatorizados, en doble ciego, y controlados. Si eso no es posible, entonces los estudios científicos deberían ser concebidos para excluir, en la medida de los posible, los condicionamientos y los efectos placebo como los principales factores en la eficacia de la acupuntura.

Estudios científicos y placebos

Los estudios científicos de control en la medicina, que tratan de determinar si algo es un factor causal importante en la producción de un efecto específico, a menudo utilizan placebos como control. En la mayoría de estos estudios el placebo se define como una sustancia inerte y esta se enfrenta a una sustancia activa para ver si hay alguna diferencia significativa en el resultado en diferentes grupos (al grupo que recibió la píldora activa se le denomina como grupo experimental y al grupo que recibió el placebo se le denomina como grupo de control). El ejemplo clásico compararía un medicamento en forma de píldora, con una composición química conocida, con una píldora que se ve y se administra como si fuera una medicina pero que, en realidad, está hecho de almidón o azúcar. Se sabe que los placebos pueden tener efectos fisiológicos y psicológicos. Por lo tanto, es legítimo suponer que si hay una diferencia significativa en el resultado entre el grupo placebo (de control) y el grupo experimental, esta diferencia se deba probablemente a que el fármaco experimental se ha hecho en un estudio controlado adecuadamente. Sin embargo, no se puede determinar únicamente a partir de esos datos lo efectivo que es el medicamento. Para saber esto es necesario determinar si hubo un efecto placebo y, en caso afirmativo, de qué se trataba. Un método para aislar el efecto placebo es tener un tercer grupo en juicio que no recibe el medicamento experimental ni tampoco la píldora de placebo. Si el grupo placebo muestra una diferencia significativa en el resultado de este tercer grupo, puede parecer razonable suponer que la diferencia se debe al efecto placebo. Estos ensayos, sin embargo, no nos dicen nada acerca de los mecanismos del efecto placebo. Si no se diseñan cuidadosamente podemos atribuir equivocadamente la eficacia causal tanto a la sustancia química como al placebo. Unos o todo el efecto podrían ser causados por ” las impresiones falsas de efectos placebo” como la regresión a la media ( Kienle y Kiene 1997).

Un número de estudios han demostrado que existe un efecto placebo y que las personas responden de manera diferente a los placebos. Además, algunas personas son más susceptibles al efecto placebo que otras y eso puede ser genético (Furmark 2008). Lo más importante es que los tratados con efectos placebo y nocebo se han convertido en un foco de estudio. Los mecanismos de estos efectos no son suficientemente comprendidos, pero se ha vuelto cada vez más evidente que hay muchos factores, además de la “medicina” ofrecida (o cirugía) y la propia capacidad del cuerpo para curarse a sí mismo, que afectan a la cicatrización. Como se señaló anteriormente, los acondicionantes como escuchar música clásica, la esperanza, los deseos, la confianza y expectativas del paciente, los rituales del tratamiento, el vestuario, los artefactos y la jerga que implican cierta confianza en los conocimientos técnicos durante el teatro de la curación, además de la actitud del sanador, todos ellos contribuyen al proceso de curación. Estos efectos se producen para todo tipo de curaciones, tanto para la medicina alternativa como para la medicina científica.

Existen también otros factores que podrían confundir al estudio causal. En 1997, Kienle y Kiene publicaron una evaluación del seminal placebo study de 1955 de HK Beecher, “El poderoso placebo“(The Powerful Placebo). La nueva investigación no encontró “evidencia de un efecto placebo en ninguno de los estudios citados por él.” Beecher había atribuido que un 35% de los efectos en 15 ensayos clínicos eran debidos al placebo. Kienle y Kiene encontraron una serie de otros factores que podrían explicar los datos. Llamaron a estos factores como “falsas impresiones de los efectos placebo“. Me referiré a estos factores como “placebos falsos“. Aquí hay una breve lista de factores:

La mejoría espontánea, la fluctuación de los síntomas, la regresión a la media, los tratamientos adicionales, la conmutación condicional de tratamiento con placebo, el sesgo de escalada, las variables de respuestas irrelevantes, las respuestas de cortesía, la subordinación experimental, las respuestas condicionadas, el error de juicio neurótico o psicótico, los fenómenos psicosomáticos, las citas erróneas, etc

Al igual que los investigadores científicos que tratan de aislar la eficacia de un tratamiento médico deben diseñar sus estudios para controlar no solo el efecto placebo sino también los efectos del falso placebo. Un curandero reflexivo debería preguntarse cuando un paciente sale de su consulta, después de una visita de seguimiento, si el éxito se debió a la acupuntura (o la píldora), si fue debido al acondicionamiento, si fue por los placebos, o a si fueron los falsos placebos los que jugaron un papel importante.

Lo que también está cada vez más claro es que la medicina científica puede ser eficaz en muchos casos sin la ayuda de uno o más factores placebo o falsos placebos, mientras que las denominadas medicinas alternativas como la acupuntura, la aromaterapia, la quiropráctica, la hipnoterapia y la homeopatía obran principal y/o exclusivamente por el condicionamiento y los efectos placebo. Un diabético dependiente de insulina, se beneficiaria de las inyecciones de insulina, independientemente de la conducta de su médico o sus creencias y/o expectativas. (Probablemente no estaría tomando sus dosis si no confiara en que hay evidencia científica de que esta reduce el azúcar en la sangre. No existe evidencia alguna, que yo sepa, que muestre que un diabético deba creer en el poder de la insulina para que esta haga su trabajo). Por otra parte, no es muy probable que los diabéticos insulino-dependientes se vayan a despertar un día y a encontrar con que la diabetes ha desaparecido totalmente. Si usted se acatarra, sin embargo, es muy probable que usted se levante un día pronto y su resfriado se haya ido. La acupuntura, la aromaterapia, o un remedio homeopático por un resfriado probablemente no hagan a nadie ningún daño (físico). En la mayoría de los casos, el frío se marchará solo en una semana o dos, y el tratamiento podría hacer que el paciente se sienta mejor mientras tanto. Lo que si sería criminal, sin embargo, es usar la acupuntura, la quiropráctica, o la homeopatía para tratar la diabetes, el SIDA, la difteria, el cólera, o enfermedades de igual gravedad.

Los estudios científicos sobre la acupuntura

La afirmación más común dada por los defensores de la acupuntura de los logros de la acupuntura está en el área de alivio del dolor. Como se señaló anteriormente, es probable que la acupuntura y la acupuntura simulada tengan un efecto opioide. Pero este efecto deja de ser practico ya que sus efectos solo se delimitan a un periodo de tiempo breve. A largo plazo parecen del todo inútiles.

Antes de examinar los resultados de algunos de los estudios sobre acupuntura y dolor hay que revisar algunas de las dificultades para hacer este tipo de estudios. Un obstáculo importante para hacer un estudio de gran calidad sobre la acupuntura está en la elaboración de una acupuntura simulada adecuada para actuar como un control. Estos problemas se discuten en la entrada sobre acupuntura simulada, que es un procedimiento que debe ser una parte de cualquier estudio de acupuntura si quieren demostrar que los efectos medidos no son debidos a efectos de condicionamiento o placebo. A pesar de que se han hecho miles de estudios sobre la acupuntura, al parecer la mayoría de ellos no utilizan la acupuntura simulada o cualquier otro grupo de control pertinente (Bausell 2007).

Hay otros problemas también. En primer lugar, existe el problema de conseguir voluntarios imparciales que participen en dichos estudios. Aquellos que se ofrecen como voluntarios para un estudio de la acupuntura son más propensos a ser personas que ya utilizan la acupuntura o desean hacerlo porque creen que es probable que algo en ella sea verdad. No creo que esto sea un obstáculo importante, especialmente si los que recibieron la acupuntura falsa no pudieron saber si estaban recibiendo acupuntura real. Pero si las agujas estuvieran estimulando una respuesta opioide más allá de lo que un tratamiento de placebo pudiera provocar, un investigador podría encontrarse con que la tasa de deserción en el grupo de simulación sería muy alta. Los sujetos abandonarían el estudio y esto podría ser un problema importante si se encuentran con dolor y no están recibiendo ningún tipo de alivio. Además, los sujetos que no se sintieran como si estuvieran recibiendo algún alivio del dolor podrían concluir que están recibiendo el tratamiento con placebo abandonando así el experimento. Puede que se hubieran incorporado al estudio más para aliviar su dolor que para ayudar a la ciencia. Esto podría resultar como un efecto de abandono que eleva el alivio percibido artificialmente o el real, tanto en el grupo experimental como en el grupo placebo. Por lo tanto, cualquier estudio de calidad sobre la acupuntura en el dolor debería indicar una tasa de deserción en el estudio y una tasa baja. Además, hace falta decir que un estudio adecuado debería tener una muestra lo suficientemente grande como para poder reducir la posibilidad de un sesgo estadístico.

¿Qué cualidades debemos buscar en un estudio científico de alto nivel? De acuerdo con R. Barker Bausell, el tipo más creíble de evidencia disponible para nosotros proviene de “grupos grandes [por lo menos 25 en cada grupo], de doble ciego aleatorizados, de los controles con placebo, y de los ensayos clínicos con bajas tasas de pérdida experimental publicados en revistas de alta calidad científica que se han validado de forma independiente por otros investigadores” (Bausell 2007: 104). Por desgracia, esto elimina la mayoría de los estudios de acupuntura de la consideración. Bausell es un experto en bioestadística y sirvió durante cinco años como director de investigación del Programa de Medicina Complementaria en el Instituto Nacional de la Salud (ahora llamado el Centro de Medicina Integrativa y ubicado en la Universidad de Maryland ). Sabe distinguir entre un estudio medico está bien diseñado e implementado y uno deficiente o incompetente, y sabe evaluar los datos estadísticos que son la espina dorsal de tales estudios.

Un estudio de alta calidad sobre la acupuntura y del dolor involucró a más de 1.100 pacientes con dolor de espalda crónico. Investigadores del dolor a menudo usan el cuestionario de Escala de grados de dolor crónico de Von Korff  y el Cuestionario de respaldo específico de Hannover de la capacidad funcional (para los estudios del dolor de espalda) para medir los cambios en el dolor de espalda después de varios tipos de tratamiento. En este estudio a los sujetos se les dio diferentes tratamientos y fueron evaluados durante seis meses utilizando tanto el Von Korff como el instrumental de Hannover. El estudio comparó el tratamiento por (1) acupuntura usando puntos tradicionales y métodos de acupuntura, (2) acupuntura simulada, donde se utilizan puntos no tradicionales y métodos donde las agujas no se insertan profundamente o se giran, como en la acupuntura tradicional, y (3) el tratamiento relacionado con las drogas, el ejercicio y la terapia física. Sobre el doble, los grupos pinchados con agujas respondieron al tratamiento como los del grupo sin agujas. No importó si los sujetos se quedaron atrapados en los puntos tradicionales, con métodos tradicionales o no, o de los lugares tradicionales que utilizaron métodos no tradicionales Aproximadamente el 45% respondió en estos grupos en comparación con el del 25% (aproximado) en el grupo tratado con medicamentos, ejercicio y terapia física. Según la BBC.:

Los investigadores de la universidad de Bochum, dicen que sus hallazgos sugieren que el cuerpo puede reaccionar positivamente a cualquier pinchazo de la aguja fina – o simplemente que la acupuntura podría desencadenar un efecto placebo. *

Los resultados de este y otro estudio realizado en la Universidad de Linköping en Suecia, no encontraron ninguna diferencia significativa en la respuesta de los que usaron acupuntura real y  los resultados conseguidos de los que recibieron acupuntura simulada. Esto aportó pruebas en contra de la exactitud del tradicional mapa chino de los meridianos. No parece importar donde se adhieren las agujas, ya sea que se peguen en el fondo o que se giren, o, como veremos más adelante, si no se pinchan en absoluto. El hecho de que se haya demostrado que el mismo efecto pueda ser inducido a partir de la acupuntura real y de  la falsa, donde no se clava agujas en el sujeto, pone en duda la necesidad de afirmar que una especie de misteriosa energía, llamada chi, es necesaria para explicar los efectos de la acupuntura.

En el estudio de Linköping participaron 215 pacientes con diversos tipos de cáncer tratados con radioterapia, que a menudo produce náuseas y vómitos severos. Se ha planteado la hipótesis de que la acupuntura pueda ser un factor causal significativo en el alivio de tales náuseas. Un grupo fue tratado con acupuntura tradicional. El otro grupo recibió un tratamiento placebo que involucró a una aguja de idéntica apariencia y que causa la sensación de introducción en la piel debido a que el mango es retractado. Este método evita que los pacientes sepan si en realidad han sido pinchados con una aguja. Tanto los verdaderamente pinchados como los grupos falsamente pinchados creyeron que el tratamiento había sido invasivo y eficaz en la reducción de sus náuseas:

…. el 68 por ciento de los pacientes que recibieron la acupuntura experimentaron náuseas durante un promedio de 19 días durante la radioterapia y el 61 por ciento de los pacientes que recibieron el tratamiento placebo sufrieron náuseas durante un promedio de 17 días …. El vómito se experimentó en un 24 por ciento de los pacientes que recibieron la acupuntura y en un 28 por ciento de los pacientes que recibieron el tratamiento falso …. Cincuenta y ocho de los pacientes recibieron quimioterapia en combinación con radioterapia. Entre ellos, el 82 por ciento de aquellos en el grupo de acupuntura real desarrollaron náuseas, en comparación con el 80 por ciento de los tratados con las agujas falsas …. 66 por ciento de los pacientes que recibieron acupuntura y el 71 por ciento que recibieron el tratamiento falso, dijeron que estarían muy interesados en usar acupuntura otra vez si resultara la necesidad de otro tratamiento de radioterapia.

Las diferencias entre los dos grupos no son estadísticamente significativas. Estos resultados sugieren fuertemente que los efectos de la acupuntura son efectos placebo. Al parecer, siempre y cuando los pacientes creen que están recibiendo acupuntura, obtienen algo de alivio con el tratamiento, pero en realidad no importa si son pinchados con agujas o no. Por supuesto, no hay forma de refutar la afirmación de que sólo se acercándose a los puntos de acupuntura se activa el desbloqueo del chi a lo largo de uno de los meridianos principales, lo que conduce a una restauración hacia el equilibrio del yin y el yang. Esto, por supuesto, significaría que el uso de acupuntura de agujas es superfluo. También podría resultar que tocar al paciente no es necesario. Es posible que un tratamiento basado en una supuesta energía como el reiki o el toque terapéutico, o una acupuntura vudú como la del Tong Ren, pudiera producir resultados similares a la acupuntura simulada o la acupresión. Si es así, entonces el contacto físico demostraría ser innecesario. Por otra parte, si uno compara la curación a distancia, por ejemplo por teléfono o a través de la oración, al reiki o al toque terapéutico, podrían obtenerse resultados similares y eliminar así la necesidad de estar siquiera cerca del paciente para lograr un efecto. Pero esas explicaciones no parecen superfluas cuando hay una explicación más simple que posiblemente puede dar cuenta de los mismos datos. De hecho, los avances en la física moderna y la biología desde el siglo XIX han hecho innecesarias todas las formas de vitalismo y las explicaciones de los procesos biológicos en términos de energías que no pueden ser medidas por el instrumento científico, pero que sin embargo se pueden sentir por algo mucho menos sensible, como es la mano del hombre.

A pesar de que se ha demostrado que la acupuntura simulada, que involucra a la presión pero no la inserción de agujas en puntos de acupuntura,  es tan efectiva como la acupuntura real, un estudio afirma haber demostrado que la acupuntura real es mucho más efectiva que la acupresión o la acupuntura simulada. Dado que este estudio puede tener la apariencia de un estudio bien diseñado a los ojos de los muchos defensores que tiene la acupuntura, a pesar de que es fatalmente defectuoso, vale la pena examinarlo en detalle.

El estudio en cuestión, “El gestionamiento de la fatiga relacionada al cáncer después de la quimioterapia con la acupuntura y la acupresión: un ensayo controlado aleatorio“, fue publicado en la revista Complementary Therapies in Medicine (Volumen 15, Número 4, páginas 228-237). Fue hecho en Inglaterra en la casa Christie de Manchester, el Hospital de Alexander Molassiotis et al. El estudio contó con 47 participantes divididos en tres grupos, y fue descrito por los investigadores como “un ensayo clínico aleatorizado y controlado con placebo“.

Los pacientes fueron asignados aleatoriamente a uno de tres grupos para recibir acupuntura o acupresión – la colocación de la presión física sobre los puntos de acupuntura con las manos u objetos – o la acupresión simulada.

Los sujetos recibieron seis sesiones de 20 minutos de acupuntura durante un período de tres semanas. Los puntos de acupuntura “fueron seleccionados por su supuesta propensión a aumentar los niveles de energía y reducir la fatiga.” A los sujetos de la acupresión se les administró su propia terapia. Se les enseñó a dar masajes a los mismos puntos de acupuntura durante un minuto al día a lo largo de dos semanas. A los sujetos de acupuntura falsa también se les administró su propia terapia, pero se les dio en diferentes puntos de masaje.

Un ingrediente clave de un estudio controlado con placebo parece faltar: la administración de la terapia por el curandero en el ámbito clínico para los dos grupos de acupresión. Además, el modo en que este estudio fue llevado a cabo significa que el cumplimiento con el grupo de acupuntura se conocía y este probablemente sería más alto, mientras que el cumplimiento con los grupos de acuapresión tendría que confiar solamente en los informes. De hecho, a pesar de que se trata de un estudio más pequeño, se podría predecir -sobre la base de lo que sabemos sobre los efectos placebo- que la diferencia en el método de entrega del tratamiento daría lugar a la presentación de mejores resultados en los informes del grupo de acupuntura.

Otro defecto en el estudio es que los grupos de acupresión aplicaron su terapia un minuto al día durante dos semanas (28 minutos de autotratamiento), mientras que el grupo de acupuntura recibió su tratamiento durante tres semanas (dos sesiones de 20 minutos por semana, para un total de 120 minutos de terapia clínica). El resultado fue que “los pacientes en el grupo de acupuntura informaron de una mejoría del 36% en los niveles de fatiga, mientras que los del grupo de acupresión mejoraron solo un 19%. Los que estaban en el grupo de acupresión simulada informaron de una mejoría del 0,6%.” “La gente se sentía mejor y tenía más energía después de la acupuntura“, según dijo Molassiotis a New Scientist, “Los pacientes tenían energía para caminar a las tiendas y socializar, por lo que su calidad de vida mejoró de manera significativa.” Estas afirmaciones pueden ser ciertas, pero debido a la forma en que el estudio fue diseñado Molassiotis no puede estar seguro de que parte del efecto, en su caso, se debió a la acupuntura. El estudio fue muy reducido, por lo que todo lo que tuviera uno o dos valores atípicos, tendería a sesgar los datos de cualquiera de los grupos. Tampoco se nos dice cuántos participantes abandonaron el estudio. Si sólo dos abandonaron, podría haber solo 15 en cada grupo. Estas muestras son demasiado pequeñas para justificar las conclusiones globales sacadas sobre la mejora de la calidad de vida con la acupuntura. El tamaño reducido de la muestra podría explicar toda la diferencia en el resultado entre los dos grupos de acupuntura, pero probablemente no tendría en cuenta la diferencia entre el grupo de acupuntura y los dos grupos de acupresión.

La diferencia en la administración de un tratamiento por un sanador en un entorno clínico en comparación con el tratamiento mediante la propia administración, además de la diferencia en la duración de los tratamientos, explica probablemente una buena parte, si no toda, de la diferencia en los efectos entre los grupos de acupuntura y de acupresión. Los pacientes de acupuntura tenían más razones para creer en la eficacia de la terapia y más razones para esperar buenos resultados que los grupos de acupresión, que eran enviados a administrársela a sí mismos.

La gran diferencia entre los dos grupos de acupresión es interesante, sin embargo. Podría ser un artefacto del pequeño tamaño de las muestras o de la manera en que se midió la mejora; o podría indicar que los puntos tradicionales de activación de la acupresión podrían ser más eficaces que los puntos de no presión. Lo que indica este estudio es que hay poca justificación para afirmar que  la acupuntura alivia la fatiga del cáncer producida por la quimioterapia o que mejora la calidad de vida de los pacientes de quimioterapia.

A pesar de las obvias fallas en la metodología de la investigación de Molassiotis, este ha conseguido financiación para hacer otro estudio sobre acupuntura. Un ejemplo clásico de cómo no se debe diseñar un estudio de acupuntura.

Molassiotis, un profesor de cáncer y cuidados paliativos en la Universidad de Manchester, reclutará a 320 mujeres que han tenido quimioterapia en los ultimos cinco años y tienen altos niveles de fatiga.

Un tipo de estudio adecuado podría asignar mujeres al azar a uno de los dos grupos. Los miembros de un grupo que recibiría punciones con aguja en los puntos de acupuntura lo largo de los meridianos tradicionales . Los miembros del otro grupo podrían pensar que están recibiendo pinchazos de aguja, pero no estaría recibiendo ninguna punción con agujas. Ambos grupos se sentirían como si estuvieran recibiendo acupuntura real, pero sólo un grupo sería pinchado con agujas.

Eso no es lo que Molassiotis va a hacer. Los pacientes serán seleccionados al azar para recibir ya sea sesiones semanales de cuidado de la acupuntura o el cuidado estándar de seis semanas. Además, el estudio “también será el primero en examinar los beneficios de auto-acupuntura para las mujeres con cáncer de mama.” El buen doctor no tendrá modo de saber hasta qué punto la expectativa de alivio de la acupuntura afecta a la respuesta del paciente. Ya sabemos de muchos estudios, que las personas que esperan alivio de la acupuntura, en general, obtienen alivio. Se sabe también que la creencia en la eficacia de una terapia afecta la eficacia de la terapia. Un estudio bien diseñado debe controlar tanto el placebo como los efectos con falso placebo. Este estudio no va a hacer ninguno de ellos.

Más estudios sobre acupuntura

Bill Ramos , un practicante acupunturista que cree que “la acupuntura es un sistema bien probado de sanidad“, señala que solo en PubMed hay una lista de aproximadamente 13.000 estudios publicados sobre acupuntura. Obviamente, no vamos a ir corriendo a través de estos estudios uno por uno. Ramos afirma que “numerosos estudios han demostrado la eficacia de la acupuntura en la mejora de la viabilidad y el diámetro de los óvulos“. Se selecciona uno de estos estudios para la discusión. Supongo que lo seleccionó porque es típico o porque piensa que es uno de los mejores estudios. Fue publicado en 1993 en el Diario de Medicina chinapor Mo y compañía. Ramos señala que la “tasa efectiva total fue del 82,35%“, independientemente de lo que esto pudiera significar. Ramos cita este artículo, pero parece pasar por alto el hecho de que los investigadores son muy cautelosos en sus afirmaciones, utilizando “puede” como palabra para calificar sus conclusiones:

… Los resultados también mostraron que la acupuntura puede ajustar la FSH, LH y E2 en ambos sentidos y elevar el nivel de progesterona, con lo que traen a la normalidad. Los experimentos en animales han confirmado este resultado. Los resultados mostraron que la acupuntura puede ajustar la función endocrina del eje generativo y fisiológico de la mujer, estimulando así la ovulación. (Énfasis añadido)

Por otra parte, el citado estudio no tenía grupo de control y era muy reducido (34 pacientes). Los autores también hacen algunas afirmaciones sin fundamento que Ramos no menciona, por ejemplo, que la acupuntura en los canales Chong y Ren “nutren el útero para ajustar la función del eje del paciente y recuperar la ovulación.“. Además, hay que señalar que los investigadores de la Universidad de Oklahoma, estudiaron a más de 97 pacientes que estaban recibiendo la fertilización in vitro, algunas de los cuales también estuvieron recibiendo acupuntura 25 minutos antes y después de que el embrión se transfiriera desde el tubo de ensayo a la matriz. La tasa de embarazo del grupo que no recibió la acupuntura fue del 69.9 %, a diferencia del 43.8 % en el grupo de mujeres que consiguió el tratamiento de acupuntura, que no concibió.

Otro estudio muy promocionado fue el realizado por los Institutos Nacionales de Salud (NIH), el cual se cobró un titular de prensa afirmando que la acupuntura alivia el dolor y mejora la función en la osteoartritis de rodilla . De acuerdo con el NIH:

Al ingresar en el estudio, el dolor de los pacientes y la función de la rodilla se evaluó a través de instrumentos de encuesta estándar de investigación y herramientas de medición de la artritis, tales como el Western Ontario McMasters Osteoarthritis Index(WOMAC). El progreso de los pacientes se evaluó en 4, 8, 14 y 26 semanas. A la semana 8, los participantes que recibieron la acupuntura mostraron un aumento significativo en la función y en la semana 14 una disminución significativa del dolor, en comparación con la acupuntura falsa y el grupo control. Estos resultados, mostrados por la disminución de las puntuaciones en el índice de WOMAC se realizaron hasta la semana 26. En general, los que recibieron acupuntura tuvieron una reducción del 40 por ciento en el dolor y una mejora de casi el 40 por ciento de la función en comparación con las evaluaciones iniciales.

Desafortunadamente, en el artículo no se dieron los números del tratamiento simulado o de los grupos de control, por lo que no se puede decir de la nota de prensa que este “significativo” descenso en la cantidad de dolor sea significativo. El artículo fue publicado en el Annals of Internal Medicine (21 de diciembre de 2004). Había 570 pacientes en el estudio. Los participantes fueron asignados aleatoriamente para recibir uno de los tres tratamientos: acupuntura, acupuntura simulada, o la participación en un grupo de control que siguió del curso de autoayuda de la Arthritis Foundation para controlar su afección. El comunicado de prensa del NIH falla al no mencionar que el 43% del grupo de control se retiró, mientras que en cada uno de los grupos de la acupuntura y acupuntura falsa se redujo al 25 %. La alta tasa de deserción en todos los grupos sugiere que un número significativo de pacientes no estaban recibiendo ninguna ayuda, ya fuera de acupuntura real o falsa, o de un tratamiento convencional. Si recibieran el alivio del dolor ¿Por qué creen que abandonaron? Por otra parte, dos años después de que este estudio fuera publicado, la misma revista publicó “La acupuntura y la osteoartritis de rodilla: Un ensayo aleatorizado de tres brazos” por Scharf et al. Ese estudio no encontró diferencia estadísticamente significativa entre la acupuntura y el grupo de acupuntura simulada, lo que indica una vez más que la acupuntura es un tratamiento de placebo.

Obviamente, esta revisión de estudios sobre acupuntura podría continuar para siempre. Yo reto a los defensores de la acupuntura para que encuentren un estudio de alto calibre publicado en una revista de primer nivel que apoye el caso que los efectos de la acupuntura no puedan ser explicados por el condicionamiento, el factor de placebo, o el factor de falso placebo. Pero por favor, no más estudios que no utilizan los controles adecuados de asignación al azar o basados en muestras reducidas. Sí, hay miles de estudios sobre la acupuntura, pero la búsqueda de estudios de alto calibre publicados en revistas de primer nivel es como encontrar una aguja en un pajar.

Además de la confusión a la dificultad en la evaluación de los estudios de acupuntura es la afición por los meta-análisis de muchos investigadores.

La acupuntura, los meta-estudios y las noticias en los medios de comunicación

Mantener actualizada esta lista hasta la fecha se ha convertido en imposible debido a la gran cantidad de nuevos estudios en curso sobre la acupuntura. La regla de oro será no hacer caso de pequeños estudios o meta-análisis de estudios pequeños o grandes. Por ejemplo, veremos un titular como este de Noticias-Medical.net:

La acupuntura antes y durante la cirugía reduce la necesidad de analgésicos potentes *

Una vez que encontremos que la conclusión se basa en un meta-análisis de 15 “pequeños ensayos clínicos aleatorios de acupuntura,” seguiremos adelante. Los meta-análisis de varios estudios pequeños, la mayoría de los cuales no son lo suficientemente grandes como para producir alguna  estadística significante – y mucho menos de importancia social- no son un sustituto para la realización de grandes ensayos clínicos, sin embargo, la práctica sigue siendo popular. Hay algo obviamente erróneo sobre el uso de meta-análisis para agrupar una serie de estudios que, individualmente, en realidad no nos dicen mucho acerca de nada y luego declarar que por agrupamiento de dichos trabajos, por arte de magia da significación estadística en el orden de probabilidades en contra de la posibilidad de un zillion a uno. Dean Radin, por ejemplo, ha envuelto a sí mismo y la parapsicología en el manto del meta-análisis hasta el punto de lo absurdo. Hizo un Mega -meta-análisis de más de 1.000 estudios sobre el sueño psi, Ganzfeld psi, mirando, la intención distante, PK dados, y PK RNG , concluyendo que la probabilidad en contra de la posibilidad de conseguir estos resultados es de 10 104 [que es un 10 con 104 ceros detrás] contra 1 ( Mentes entrelazadas : pag. 276). Radin parece pensar que puede construir un Taj Mahal de millones de desechos de chatarra, cuando en realidad lo que está construyendo es un holograma gaseoso en un cráter lunar.

Las personas que hacen los meta-análisis de estudios pequeños con la esperanza de convertir el plomo en oro, atraen siempre a los periodistas más interesados en una buena historia que en contar la verdad. Bueno, supongo que sólo podemos concluir que este tipo de estudios atraen a los periodistas, ya que en el sector de la información, la preocupación por transmitir una verdad médica no parece ser tan importante como exagerar una historia. Por ejemplo, en el siguiente artículo publicado anteriormente con el titular de la acupuntura, la cirugía, y los analgésicos, el autor concluye: “Los Institutos Nacionales de la Salud dicen que la acupuntura también ha demostrado reducir las náuseas después de la quimioterapia y la cirugía.” El artículo no hace mención de una noticia publicada hace unas semanas en la que un estudio de Linköping encontró que la acupuntura no lo hizo mejor que la acupuntura simulada para reducir las náuseas después de la quimioterapia. Cuando grupos de acupuntura cierta y falsa responden de manera positiva en los estudios más o menos al mismo nivel, los datos apoyan la hipótesis del placebo. Estos datos son coherentes con la hipótesis de que los puntos de acupuntura tradicionales son irrelevantes y también lo es la inserción real de agujas. Este hecho parece estar ausente para muchos periodistas y defensores de la acupuntura.

Uno de los principales problemas con los meta-estudios es que los investigadores deben ser selectivos en la elección de los estudios al incluirlos en su análisis. Algunos estudios tienen que ser rechazados porque son fatalmente defectuosos: son demasiado pequeños, no hacen uso de los controles, no hacen asignación aleatoria de los sujetos, o similares. Diferentes investigadores se incluyen y excluyen en los diferentes estudios. Incluso si están de acuerdo sobre los criterios utilizados para determinar los estudios a incluir, a menudo en desacuerdo sobre la aplicación de los criterios. Al final, a menudo uno se encuentran dos meta-estudios que se contradicen entre sí, que cada uno podría reclamar partes de los otros estudios excluidos que deberían haber sido incluidas, o que se incluyeron estudios que no deberían haber sido incluidos. Una acusación común es que, si el investigador tiene un resultado positivo, este fue porque excluyó los estudios que obtuvieron demasiados resultados negativos. O bien, si el investigador tiene un resultado negativo, fue porque se incluyeron estudios negativos de más o no incluyeron estudios lo suficientemente positivos. Por otra parte, los medios de comunicación a menudo no tienen ni idea de cómo evaluar adecuadamente un meta-análisis.

Por ejemplo, un meta-estudio realizado por Eric Manheimer y otros, apareció en el British Medical Journal titulado como “Efectos de la acupuntura sobre las tasas de embarazo y de nacidos vivos entre las mujeres que se someten a fertilización in vitro [FIV]: revisión sistemática y meta-análisisLos medios de comunicación elogiaron el estudio como una búsqueda de evidencia de que la acupuntura aumenta las posibilidades de una fertilización exitosa. Los autores del estudio, sin embargo, tuvieron en cuenta que la conexión entre la acupuntura y la fertilización “está lejos de ser probada.” Ellos lo llamaron como sus pruebas “preliminares” y que estas “sugieren que la acupuntura dada con la transferencia de embriones mejora las tasas de embarazo y de nacidos vivos entre las mujeres sometidas a fertilización in vitro.” Los medios de comunicación informaron erróneamente que los datos mostraron un aumento del 65% de la fecundidad en las mujeres tratadas con la acupuntura, cuando la cifra real fue de cerca del 10%. Por otra parte, el especialista en acupuntura Peter Braude afirmó que “el papel de BMJ (British Medical Journal ) no incluyó todos los estudios, y si se incluyen los negativos no hay ningún efecto.” Yo no tengo un caballo en esta carrera, así que no rastrearé todos los estudios para llegar a mi propia lista de cuáles deben ser incluidos o excluidos. Debo señalar, sin embargo, que Braude supervisó un equipo de investigadores que acaba de terminar un meta-estudio sobre el tratamiento de la acupuntura y la fecundación in vitro donde no encontró ningún efecto. Los resultados de su trabajo fueron presentados a la Sociedad Europea de Reproducción Humana y Embriología en la conferencia de Barcelona, España. Los investigadores identificaron 83 ensayos en la literatura médica, de los cuales 13 resultaron ser de calidad adecuada para ser incluidos en el meta-análisis. * La forma de evitar este tipo de informes contradictorios es evitar el meta-análisis y realizar estudios individuales que utilicen muestras grandes.

La acupuntura es la favorito actual de los medios de comunicación y de muchos curanderos alternativos y tradicionales. Los artículos aparecen a diario diciendo que tal o cual estudio ha demostrado que la acupuntura funciona de maravilla en casi cualquier cosa de interés en el mundo de la medicina, si se refiere a los seres humanos o los perros, gatos o a los caballos. Un examen cuidadoso de estos estudios y de las demandas hechas en nombre de la acupuntura ha demostrado que estas creencias se basan en el pensamiento ilusorio y selectivo, la ignorancia acerca de cómo funcionan los placebos y cómo los falsos placebos pueden confundir nuestra interpretación de los datos, y en la indiferencia a la forma en la que estos estudios fueron diseñados o llevados a cabo.

Incluso la BBCNews online, que consultan y encuentran regularmente en una gran variedad de temas  generalmente fiables y dignos de confianza, utilizó el título Agujas “las mejores para el dolor de espalda* en una historia acerca de un estudio que encontró que los pacientes reportaron un alivio similar del dolor tanto en la acupuntura real como en la simulada. El estudio también encontró que los sujetos consiguieron un alivio significativamente mayor con la acupuntura, real o falsa, que con un tratamiento convencional con medicamentos, ejercicio y terapia física. La BBC, y casi todas las otras fuentes de noticias que consulté, jugaron con la diferencia entre los dos grupos de acupuntura y el grupo de terapia convencional. ( MSNBC fue una excepción, ya que señaló : “. las expectativas positivas que tienen los pacientes sobre la acupuntura-o las expectativas negativas acerca de la medicina convencional-también podrían haber dado lugar a un efecto placebo y explicarían los resultados“) Los bloggers, sin embargo, fueron rápidos al señalar que este estudio apoya la idea de que la acupuntura es un tratamiento de placebo (porque no había diferencias estadísticamente significativas entre los informes de alivio en la acupuntura real y el grupo de acupuntura impostora). Steven Novella NeuroLogica Blog , por ejemplo, tiene un excelente análisis de este estudio. Lo mismo sucede con Orac .

Entonces, por favor, no más meta-análisis de estudios de acupuntura.

¿Cómo llegamos aquí?

En gran parte del mundo, la acupuntura se considera que es una antigua práctica médica que se originó en China, miles de años atrás como parte de lo que se llama Medicina Tradicional China (MTC). TCM incluye acupuntura, hierbas medicinales, dietas especiales, masajes y ejercicios de todo tipo encaminados a afectar el flujo del chi a través de las vías del cuerpo (meridianos) y el equilibrio del yin y el yang. Los remedios herbarios se encuentran en todas las culturas antiguas, por lo que es probable que tales recursos se hayan utilizado en China durante miles de años. El término “medicina tradicional china“, sin embargo, se originó en 1954 gracias a los funcionarios comunistas chinos por razones políticas (Taylor, 1995).

Prácticas análogas a la TCM existen en la India, donde el chi se llama prana y la medicación se llama Ayurveda . De hecho,algunos acupuntores indios creen que la acupuntura se inició en la India y se extendió a China con el budismo.

Es bastante curioso que los manuscritos más antiguos de la medicina china, que datan del siglo II a.e.c, no hacen mención de la acupuntura (Basser 1999). una tumba de un príncipe chino que data del siglo II a.e.c contenía un conjunto de cuatro agujas de oro y cinco de plata (Lewith 1995), pero es una especulación el que esas agujas hayan sido diseñadas para acupuntura. ( Imrie sostiene que las puntas son demasiado grandes y los metales demasiado suaves para ser usadas para acupuntura..)

El primer texto en chino que habla de la acupuntura, el Huang-ti-Nei Ching o el Clásico del Emperador Amarillo de Medicina Interna, no puede haber sido escrito antes del 200 a.e.c. La primera fecha de los textos existentes son del siglo V al VIII d.e.c .

Se cree que agujas de piedra de 5.000 años de antigüedad han sido encontrados en una tumba en Mongolia, pero cómo se utilizaron las agujas es especulativo. Las culturas antiguas de todo el mundo han utilizado agujas en seres humanos para cosas tales como los tatuajes, la escarificación, la quema, la cauterización, punción, perforación y el derramamiento de sangre. ¿Enseñaron los chinos al resto del mundo estas cosas? ¿Las aprendieron ellos de otros? ¿Se desarrollaron de forma independiente en Europa, Egipto, Arabia, etc? Cuándo y dónde comenzó la acupuntura se desconoce si nos restringimos a la acupuntura como un método de meter agujas a través de la piel para desbloquear la energía y armonizar las fuerzas. La tecnología de agujas de acero hilado, que son las agujas que hoy en día generalmente se hacen, no existieron hasta principios del siglo XVII (Imrie). En cualquier caso, la palabra “acupuntura”  no es china sino claramente americana. Acus significa “aguja” y pungere significa “pinchazo”. El primer uso del término en Occidente fue en el siglo XVII, pero el primer uso que la punción conectado con los meridianos del chi, el yin y el yang, fue usado en el siglo XX por el francés George Soulié de Morant.

Morant pasó casi veinte años en China a principios del siglo XX. Despues pasó los siguientes 40 años promoviendo activamente la acupuntura entre los profesionales de la medicina en Europa. Justo antes de su muerte en 1955, completó L’Acuponcture chinoise , que introdujo los conceptos de qi (chi) como energía (o fuerza de vida) y los meridianos como las vías de qi . En 1943, la primera sociedad de acupunturistas en Occidente se fundó en París (Imrie).La acupuntura auricular fue inventada por el médico francés Dr.Paul Nogier , quien vio en el oído la imagen de un feto invertido.

Mientras que la acupuntura se está promoviendo en el Oeste como un arte curativo antiguo que podía curar cualquier cosa, esta estaba siendo prohibida en China y Japón. Después de la introducción de la medicina científica en esos países, se hicieron esfuerzos para sofocar antiguas supersticiones y mitos médicos. En 1911 en China, la acupuntura ya no era un tema para su examen por los chinos de la Academia Médica Imperial (Imrie). Mao Zedong promovió la medicina china por razones políticas y prácticas, pero no lo usaban o no creían en la misma. La acupuntura llamó la atención del mundo occidental de forma dramática, cuando se informó ampliamente en 1971 que James Reston, periodista del New York Times, se habían sometido a una apendicectomía en Beijing con la única anestesia que le proporcionó la acupuntura. De hecho, no tenía anestesia química para la operación, pero la acupuntura se administró después, para aliviar el dolor. Reston supuestamente informó de que alrededor de una hora después de la acupuntura, se sintió aliviado del dolor. ¿Fue el alivio debido a la acupuntura? Tal vez. También pudo haber sido debido a que él tuviera una evacuación intestinal. ¿La acupuntura causó su movimiento intestinal? No sé, pero sé que después de esta noticia fuese publicada en la prensa occidental, la acupuntura comenzó su funcionamiento actual como el niño mimado de la medicina alternativa en el Oeste. Al mismo tiempo, la acupuntura se ha vuelto menos popular en China (Beyerstein y Sampson, 1996).Puede ser que sea de interés para algunos lectores que el Consejo Nacional Contra el Fraude de la Salud (NCAHF) encontró que en las 46 revistas médicas publicadas por la Asociación Médica China, no hubiera ni una dedicada a la acupuntura o a otras de las llamadas  prácticas médicas chinas “tradicionales”.

Por último, para aquellos que piensan que la acupuntura en animales es una práctica antigua, les sugiero que lean y tengan en cuenta el estudio de Robert Imrie sobre el desarrollo de la acupuntura en animales. Un resumen sobre esto sería que la acupuntura real sobre animales no existió hasta el siglo XX y que los primeros textos sobre el tema, en Inglés y Chino, fueron publicados en la década de 1970.

¿Hacia dónde vamos desde aquí?

Gracias a las pruebas y a la evidencia científica está claro que la acupuntura beneficia a algunas personas durante un breve tiempo en ciertas condiciones particularmente para el alivio de dolor. Pero está también claro que la acupuntura no beneficia a nadie en algunas condiciones, aun cuando allí se hayan publicado estudios que concluyan de otra manera. Las evidencias dicen, por ejemplo, que es criminal el tratar la infertilidad con la acupuntura.

Está claro que, a partir de los estudios científicos, algunas intervenciones médicas, ya sea por la acupuntura o la medicina científica, parecen efectivas, pero no lo son. La eficacia aparente se debe a los efectos de falso placebo  tales como la regresión a la media o a que una enfermedad sigue su curso natural. También está claro, a partir de estudios científicos y de observación, que algunas intervenciones médicas son necesarias para la recuperación. La evidencia no apoya, sin embargo, la afirmación de que la acupuntura es un tratamiento necesario para una enfermedad única. Si la acupuntura es beneficiosa por sí misma o como complemento de un tratamiento científico para cualquier condición, es así debido a factores condicionantes y de placebo, tales como las expectativas del paciente y la confianza en el tratamiento. Está también claro que adherir agujas en la gente es irrelevantes para que la acupuntura funcione, pero al parecer, hacerlo así aparentándolo es necesario para que esto funcione.

Sabiendo estas cosas, y dada mi experiencia con la medicina científica, no veo ninguna razón para consultar a un acupunturista para cualquier dolencia que se pueda tener. Entiendo, sin embargo, por qué los médicos y los pacientes están convencidos de que los beneficios de la acupuntura se deben a pegar agujas en la gente. No espero hacer que estas personas cambien de opinión acerca de la acupuntura en base de las pruebas, que probablemente se interpretarán de forma distinta. Después de todo, hay un montón de oportunidades para el sesgo de confirmación en ambos lados de esta cuestión. Los escépticos tendremos en cuenta cualquier caso en que la acupuntura no ayude a alguien o cause daño, y vamos a seguir identificando los estudios de alto calibre que apoyen la hipótesis de que la acupuntura funciona por los efectos de acondicionamiento y el placebo. Los creyentes seguirán apuntando sus éxitos y de los estudios científicos que parecen apoyar su punto de vista, sin tener en cuenta o malinterpretando ocasionalmente los estudios de alto nivel que se publican. Los creyentes tienen la ventaja adicional de tener de su lado celebridades populares como Deepak” Oprah y su amigo y celebridad médica, el dr  Mehmet Oz. El endose de una sola celebridad tiene más peso con mucha gente que un millar de estudios científicos de alto calibre, especialmente con las personas que tienen una baja opinión de la medicina científica. Las personas que han tenido malas experiencias con la medicina convencional, o que creen en el Big Pharma / AMA, una conspiración para mantenernos enfermos para poder hacer dinero, puede encontrar fácilmente ejemplos de experiencias favorables que apoyen a la acupuntura u otras formas de tratamiento alternativas a la medicina científica. A ellos les digo: Espero que todos sus males sean menores, pero si usted tiene un ataque al corazón o un derrame cerebral, espero que otros se aseguraren de que reciba el mejor tratamiento que la medicina científica tenga para ofrecerle.

Animo a investigar más sobre la acupuntura y las terapias como la homeopatía y la quiropráctica, siempre y cuando se tengan controles que desentrañen el placebo y elementos de falso placebo. Animo a más investigaciones sobre la hipnoterapia , pero no para desentrañar los elementos tratados con placebo. Estoy de acuerdo con Bausell en que la hipnosis y el efecto placebo son “tan dependientes en gran medida de los efectos de la sugestión y la creencia, que sería difícil imaginar cómo podría concebirse jamás  un control de placebo creíble para un estudio de la hipnosis.”

Animo a más investigaciones en la medicina científica que traten de desentrañar el placebo y los elementos de falso placebo de un tratamiento. Seria posible encontrar que muchos de los medicamentos que prescriben los médicos no son más eficaces que los placebos. Eso no significa que los medicamentos no sean eficaces, por supuesto. Pero eso significaría que los productos químicos en las pastillas no son los agentes causales que estos creen que son. (Algunos científicos piensan que esto es cierto en el Prozac y algunos otros antidepresivos, por ejemplo.)

Para los acupunturistas que se den cuenta de que su medicina funciona, pero que solamente es un tratamiento de placebo, usted tiene que tomar una decisión. Puede actuar como hizo un chamán cuando se dio cuenta de que su medicamento había funcionado, sin importarle lo que hizo, y continuando con los rituales y ceremonias arcanas relacionadas con el arte. Sería fácil racionalizar ya que ayudan a la gente. Podría incluso ayudar a la gente que de otra manera no conseguirían ningún tipo de tratamiento. Teniendo muchos clientes satisfechos y pudiendo hacer una vida decente también. Usted obtendría además mucho refuerzo comunitario de otros profesionales, medios de comunicación populares, periodistas y celebridades. Desafortunadamente, a diferencia del terapeuta, no se podría practicar su arte sin el engaño. El hipnoterapeuta puede admitir abiertamente que está utilizando el poder de la sugestión, el acondicionamiento, las creencias del paciente y similares. Sé que algunos consideran que cualquier tipo de engaño es antiético. Yo no lo hago. Creo que a veces el engaño a nosotros mismos y a los demás se puede justificar si existe la posibilidad de lograr más beneficios que daños. Soy lo que se denomina en algunos círculos como una regla utilitaria y especialista en la situación ética. No creo que, a sabiendas, el tratamiento de pacientes con placebos sea siempre inmoral, pero esto no da lugar para una detallada defensa de esa posición.

El peligro de la acupuntura es que se está promoviendo como algo superior a la medicina científica cuando en realidad es claramente inferior. La acupuntura se promociona como apropiada para casi cualquier trastorno o enfermedad en el hombre o la bestia, cuando la evidencia muestra claramente que tal creencia es una ilusión peligrosa. La medicina científica no es perfecta, pero no pretende tener un tratamiento para todo. Además, la medicina científica tiene numerosos ejemplos de tratamientos que han demostrado no ser eficaces debidos únicamente al condicionamiento, el placebo o los factores de falso placebo. La acupuntura no tiene ejemplos de este tipo.

Por último, la acupuntura no está exenta de riesgos. Ha habido algunos informes de perforaciones de pulmón y de vejiga, algunas agujas rotas, agujas que quedan dentro después del tratamiento y algunas reacciones alérgicas a agujas que contienen sustancias, que no son de acero quirúrgico. La acupuntura puede ser perjudicial para el feto en el embarazo temprano, ya que puede estimular la producción de la hormona corticotropina (ACTH) y la oxitocina, que afectan al parto. Siempre existe la posibilidad de una infección por agujas no esterilizadas. * Algunos pacientes van a sufrir, simplemente, por evitar un tratamiento científico eficaz conocido y basado en la medicina, en favor de un tratamiento no probado o probado insuficientemente apoyado por algunos acupunturistas. * La mayoría de escépticos podremos esperar de cualquiera de estos pacientes el que tomen una decisión informada en un entorno donde la acupuntura se utilice como un complemento y no como una alternativa a la medicina científica. Por lo menos así el paciente podrá obtener la mejor medicina que la ciencia tiene para ofrecerle, si es necesario.

Para saber más…

Libros y artículos

Amanzio, Martina et al. (2001). Response variability to analgesics: a role for non-specific activation of endogenous opioids. Pain. Feb 15;90(3):205-15.

Barrett, Stephen M.D. (2007). Be wary of Acupuncture, Qigong, and “Chinese Medicine”

Basser, Stephen. (1999). “Acupuncture: A History,” The Scientific Review of Alternative Medicine and Aberrant Medical Practices.Spring/Summer. Volume 3, Number 1.

Bausell, R. Barker. (2007). Snake Oil Science: The Truth about Complementary and Alternative Medicine Oxford.

Beyerstein, Barry and Wallace Sampson. (1996). Traditional Medicine and Pseudoscience in China: A Report of the Second CSICOP Delegation (Part 1). Skeptical Inquirer.

Beyerstein, Barry and Wallace Sampson. (1996). Traditional Medicine and Pseudoscience in China: A Report of the Second CSICOP Delegation (Part 2). Skeptical Inquirer.

Burnstock, Geoffrey. 2011. Puncturing the Myth Purinergic signaling, not mystical energy, may explain how acupuncture works. The Scientist. August 31. Burnstock offers an alternative to the placebo explanation. He proposes several experiments, but his theory will still have to account for the fact that pain reduction doesn’t differ between those who get real and those who get sham acupuncture.

Furmark, Tomas et al. (2008). A Link between Serotonin-Related Gene Polymorphisms, Amygdala Activity, and Placebo-Induced Relief from Social Anxiety. Journal of Neuroscience. December 3, 28(49):13066-13074.

Hall, Harriet. (2008). “What About Acupuncture?” Skeptic. Volume 14, Number 5. The link here is to a version of this article that is posted on the Science-Based Medicine blog.

Huston, Peter. “China, Chi, and Chicanery – Examining Traditional Chinese Medicine and Chi Theory,” Skeptical Inquirer, Sept/Oct 1995.

Lewith, George T. (1995). The History of Acupuncture in China

Park, Robert L. (1997). Alternative Medicine and the Laws of Physics

Price, D. D. et al. (1999). An analysis of factors that contribute to the magnitude of placebo analgesia in an experimental paradigm.Pain, Volume 83, Number 2.

Price, Donald D. et al. (2005). Conditioning, expectation, and desire for relief in placebo analgesia. Seminars in Pain Medicine.Volume 3, Issue 1. Abstract.

Stenger, Victor. (1998). Reality Check: The Energy Fields of Life

Taylor, Kim. (1995). Chinese Medicine in Early Communist China, 1945-63: A Medicine of Revolution. RoutledgeCurzon.

Unschuld, Paul. (1998). Chinese Medicine. Paradigm Publications.

Websites y blogs

new More “bait and switch” acupuncture studies by David Gorski “No wonder, of all the CAM modalities other than supplements, people tend to think that acupuncture “works” more than any others. It is, after all, sticking needles into the skin. That’s one reason why acupuncture also makes a most excellent Trojan horse. After all, doctors stick needles into people, don’t they? So it’s easy enough for a scientist curious about acupuncture and perhaps not so well-versed in placebo effects to allow his curiosity to lead him to stick some needles into some mice, measure some adenosine levels, and then rebrand a science-based mechanism of analgesia that could be turned into a new technique of anesthesia as somehow being based on acupuncture, and the message is that acupuncture works. As that message, as unjustified as it is, spreads, by extension the idea spreads that there might just be something to all this CAM stuff. That is how and why quackademic medicine is on the rise.” [/new]

Does Chinese acupuncture affect the brain’s ability to regulate pain? by Christina Stephens A recently published study by Richard E. Harris et al. suggests that true acupuncture appears to make the body more responsive than sham acupuncture to opioid painkillers. Stephens writes: “it seems fairly obvious to me that measuring neurobiological responses in a PET scan while some subjects have needles inserted during the scan and others do not is measuring a neurobiological response to needles being in the skin versus not in the skin. Sticking needles in subjects would likely provoke a different neurochemical response in subjects when compared to placebo acupuncture, which involved no needle insertion. So, if you do two different physical things to people, this provokes different neurochemical responses. Didn’t we already know this?” See also “Needles in the skin cause changes in the brain, but acupuncture still doesn’t work [any better than placebo treatment]” by David Gorski. Gorski writes: all Harris has “shown is that opioid receptors light up more if there are needles in the skin than they do if there are not–hardly a finding that shows that acupuncture “works” and certainly not any sort of finding to validate the entire system of acupuncture, which relies upon the idea of qi flowing through meridians, flows that can be altered to therapeutic effect by sticking needles into those meridians.”

Acupuncture Watch

What’s the Harm? Acupuncture

Acupuncture: the Facts by Robert Imrie

The origins of Chinese medicine The early development of medical literature in China by Imre Galambos (1996)

Wikipedia on acupuncture

Does acupuncture really work?  by Cecil Adams, The Straight Dope

The National Council Against Health Fraud Position Paper on Acupuncture

Yet another acupuncture meta-analysis: Garbage in, garbage out

The largest “randomized” acupuncture study ever done: Why did they even bother?

Acupuncture and Fertility: The Media Screws Up

Wikipedia on Gate control theory of pain

Share

Categorías:

  • Palabra al azar

    • Kennedy (maldición)
        La llamada maldición Kennedy es una creación de los medios de comunicación. El clan FK no está más maldito que cualquier familia africana destruida por la esclavitud o que cualquier familia judía destruida por el holocausto. Los medios de comunicación nos quieren hacer creer que el clan FK ha sufrido una cantidad desproporcionada de daño. Su daño es, sin duda desproporcionadamente público, pero eso es debido a que el clan es rico y famoso, no porque esté maldito. Su daño ha sido desproporcionadamente destacado debido a que algunos miembros del clan han sido muy influyentes. En su intento de reforzar el mito de la maldición de Kennedy, los medios de comunicación han incluido los daños causados por sí mismos como tragedias. Emborracharse y dejar a una chica ahogarse es una tragedia para la familia de la chica, no para el clan Kennedy. Morir en un accidente aéreo cuando
  • Ir a los archivos y notas del Escepticcionario

    Skeptic Dictionary