Welcome to Magazine Premium

You can change this text in the options panel in the admin

There are tons of ways to configure Magazine Premium... The possibilities are endless!

Member Login
Lost your password?

Placebo (efecto)

El efecto placebo es la mejora medible, observable, o sentida de la salud o el comportamiento que no es atribuible a la actuación de un medicamento o tratamiento invasivo administrado. El efecto placebo no es la mente sobre la materia, sino más bien una no medicina mente-cuerpo. “El efecto placebo” se ha convertido en un término genérico para un cambio positivo en la salud que no es atribuible a la medicación o al tratamiento. Tal y como se explica a continuación, el cambio puede ser debido a muchas cosas, como la regresión a la media, a la mejoría espontánea, a la reducción del estrés, a un primer diagnóstico erróneo, a la esperanza de sujeto, al condicionamiento clásico, etc

Un placebo (del latín “placere” o complacer) es una sustancia farmacológicamente inerte (como por ejemplo, una solución salina o un comprimido de almidón) que parece producir un efecto similar a lo que se esperaría de una sustancia farmacológicamente activa (tal como un antibiótico).

Por extensión,  la “falsa” cirugía y los “falsos” tratamientos se consideran placebos.

La idea que se tiene en la actualidad del placebo se originó con H. K. Beecher.  Beecher evaluó 15 ensayos clínicos relacionados con diferentes enfermedades y encontró que el 35% de los 1.082 pacientes fueron aliviados satisfactoriamente únicamente con un placebo  (“El Poderoso Placebo“, 1955). Otros estudios ya han calculado que el efecto placebo es aún mayor de lo que Beecher afirmaba. Por ejemplo, los estudios han demostrado que los placebos son efectivos en el 50 o el 60 por ciento de los sujetos en ciertas condiciones, por ejemplo, “dolor, depresión, algunas enfermedades del corazón, úlceras gástricas y otras molestias estomacales.” * Y, tan eficaz como lo parecen ser los nuevos medicamentos psicotrópicos  en el tratamiento de diversos trastornos cerebrales. Algunos investigadores sostienen que no hay una evidencia adecuada de estudios para demostrar que los nuevos medicamentos son más efectivos que el placebo.

Beecher empezó una ola de estudios destinados a comprender cómo algo (una mejora de la salud) podía ser producido por nada (un placebo inactivo). Desafortunadamente, muchos de los estudios no fueron de una calidad especialmente alta, y se supuso que cualquier mejora medida era causada por el placebo. De hecho, se argumentó por parte de Kienle y Kiene ( 1997 ) que, contrariamente a lo que afirma Beecher, un reanálisis de sus datos no encontró “ninguna evidencia de ningún efecto placebo en ninguno de los estudios citados por él.” Las mejoras en la salud reportadas eran reales, pero se debieron a otras cosas que producen “falsas impresiones de los efectos placebo“. El nuevo análisis de los datos de Beecher afirma que las mejoras se debieron a:

La mejoría espontánea, la fluctuación de los síntomas, la regresión a la media, los tratamientos adicionales, la conmutación condicional del tratamiento con placebo, el sesgo de la escala, las respuestas variables irrelevantes, las respuestas de cortesía, la subordinación experimental, las respuestas condicionadas, el error de juicio neurótico o psicótico, los fenómenos psicosomáticos, citas erróneas, etc

Lo que el nuevo análisis demuestra es que hay un número de factores que pueden afectar a muchos tratamientos y a la evaluación de esos tratamientos, lo que hace muy difícil el estar seguro sobre qué intervención produce una mejoría o la percepción de una mejoría. También hay que considerar “los artefactos tales como la historia natural de la enfermedad (es decir, la tendencia de la gente a mejorar o empeorar durante el transcurso de una enfermedad, independientemente de cualquier tratamiento en absoluto), el hecho de que las personas se comportan de manera diferente cuando están participando en un experimento que cuando no lo están haciendo, un deseo de agradar al personal experimental, proporcionando respuestas socialmente deseables … ” (Bausell 2007: 27), y una serie de factores no relacionados con la píldora que se administra e independientes de cualquier mecanismo que creamos, está produciendo los efectos observados.

En mayo de 2001, The New England Journal of Medicine publicó un artículo que ponía en tela de juicio la validez del efecto placebo.“¿Es el placebo Impotente? Un análisis de ensayos clínicos que comparan el placebo con ningún tratamiento”, realizado por los investigadores daneses Asbjørn Hrobjartsson y Peter C. Gotzsche “encontró poca evidencia de que los placebos, en general, tengan poderosos efectos clínicos“. En su meta-análisis de 114 estudios encontraron que “haciendo una comparación con ningún tratamiento, el placebo no tuvo efecto significativo sobre los resultados binarios, independientemente de si estos resultados son subjetivos u objetivos. Durante los ensayos con resultados continuos, el placebo tuvo un efecto beneficioso pero el efecto disminuyó con el aumento del tamaño de la muestra, lo que indica un posible sesgo relacionado con los efectos de los ensayos pequeños.” (La mayoría de los estudios evaluados por Hrobjartsson y Gotzsche eran pequeños: en 82 de sus estudios el tamaño promedio fue de 27, y en los otros 32 estudios la media fue de 51.)

Los altos niveles de efecto placebo que han sido repetidamente denunciados en muchos artículos, pensamos, son el resultado de la metodología de una investigación imperfecta“, dijo el Dr. Hrobjartsson, profesor de filosofía y metodología de la investigación médica en la Universidad de Copenhague. *

El típico tipo de metodología de investigación defectuosa de Hrobjartsson podría estar relacionado al del cirujano J. Bruce Moseley quien realizó una cirugía de rodilla falsa en ocho de cada diez pacientes.(una Cirugía falsa consiste en hacer una incisión en la rodilla y después coser encima de ella). Seis meses después de la cirugía todos los pacientes fueron clientes satisfechos. En lugar de concluir que los pacientes no necesitaban cirugía o que la cirugía era inútil porque, con el tiempo, los pacientes se habrían curado por sí mismos, él y otros concluyeron que la curación de esos ocho pacientes no operados se debió al efecto placebo, mientras que los dos que habían sido operados con cirugía real  mejoraron por haber sido operados. Irving Kirsch y Guy Sapirstein fueron acusados de cometer el mismo tipo de error metodológico en su polémico meta-análisis donde encontraron que los antidepresivos funcionan por el efecto placebo, tanto que los antidepresivos son innecesarios e inútiles.

Un ejemplo más debería bastar para establecer el punto de que es necesario diseñar mejores estudios sobre el placebo:

Hace cuarenta años, un joven cardiólogo de Seattle llamado Leonard Cobb llevó a cabo una única prueba de un procedimiento comúnmente utilizado para la angina, en el que los médicos hicieron incisiones pequeñas en el pecho y se hicieron nudos en dos arterias para tratar de aumentar el flujo de sangre al corazón. Era una técnica muy popular -el 90 por ciento de los pacientes dijo que esto les ayudó- pero cuando Cobb lo comparó con la cirugía placebo en la que se hicieron incisiones, pero sin ligar las arterias, las operaciones simuladas resultaron ser igual de exitosas. El procedimiento, conocido como ligadura mamaria interna, pronto fue abandonado (“La receta Placebo” por Margaret Talbot, New York Times Magazine , 9 de enero de 2000). *

¿Demostró Cobb que este tipo de cirugía funciona gracias al efecto placebo? ¿O demostró que la cirugía era innecesaria porque la mayor parte de los pacientes se habrían curado por si mismos aunque no se hubiera hecho nada?

Para descartar la historia natural de una enfermedad o una regresión a la media, muchos investigadores han utilizado como grupo de control a aquellos terceros que no reciben ningún tipo de tratamiento. Si el grupo placebo muestra mejores resultados que el grupo que no recibe nada, entonces, seguramente el placebo es eficaz. Hrobjartsson y Gotzsche  creen que la mayoría de estos estudios también son deficientes, principalmente debido a que tienen muestras que son demasiado pequeñas o a que los pacientes hacen informes destinados a complacer al investigador.

Después de la publicación del estudio de Hrobjartsson y Gotzsche, el Dr. John C. Bailar III dijo en una editorial que acompañó al estudio: “El zapato está en el otro pie hora. La gente que afirma que hay efectos placebo va a tener que demostrarlo.”. La necesidad, dijo, es para los grandes estudios rigurosamente diseñados que definan y median claramente los efectos de los fármacos y las terapias versus placebo versus ninguna intervención. Estos estudios tendrán que distinguir claramente las medidas objetivas (por ejemplo, la presión arterial, los niveles de colesterol, etc) y las mediciones subjetivas (como los informes de evaluación del dolor o las observaciones sensoriales de los investigadores, como por ejemplo: “Puedo ver que su tumor es más pequeño” o “Ya veo que no están tan deprimidos como antes“).

El tipo de estudio solicitado por el Dr. Bailar se ha hecho y varios de estos estudios se analizan en el capítulo nueve de R. Barker Bausell de Snake Oil Science (2007): “¿Cómo sabemos que el efecto placebo existe?“. Vale la pena revisar aquí uno en particular. Se publicó en el Journal Pain dos meses después del articulo de Hrobjartsson y Gotzsche. “las expectativas de respuesta en la analgesia placebo y su relevancia clínica” fue obra de Antonella Pollo et al. y demostró que los placebos pueden ayudar a las personas con dolor grave. Lo siguiente es de su resumen:

Pacientes toracotomizados fueron tratados con buprenorfina [un analgésico potente] a petición suya durante 3 días consecutivos, junto con una infusión basal intravenosa de solución salina. Sin embargo, el significado simbólico de esta infusión basal fue cambiado en tres grupos diferentes de pacientes. Al primer grupo no se le dijo nada acerca de cualquier efecto analgésico (historia natural). Al segundo grupo se le dijo que la infusión basal era un poderoso analgésico o un placebo (clásica administración de doble ciego). Al tercer grupo se le dijo que la infusión basal era un analgésico potente (administración engañosa). Por lo tanto, mientras que el tratamiento analgésico era exactamente el mismo en los tres grupos, las instrucciones verbales sobre la infusión basal fueron diferentes. El efecto placebo de la infusión de solución salina basal se midió registrando las dosis de buprenorfina solicitada para el tratamiento de tres días. Se encontró que el grupo de doble ciego mostró una reducción de las solicitudes de buprenorfina en comparación con el grupo de la historia natural. Sin embargo, esta reducción fue aún mayor en el grupo de administración engañosa. En general, después de 3 días de la infusión del placebo, el primer grupo recibió 11,55 mg de buprenorfina, el segundo grupo  9,15 mg, y el tercer grupo 7,65 mg. A pesar de estas diferencias entre las dosis, la analgesia fue la misma en los tres grupos. Estos resultados indican que instrucciones  verbales  diferentes, sobre las expectativas ciertas e inciertas de la analgesia, producen diferentes efectos placebo analgésicos, que a su vez provocan un cambio dramático del comportamiento que conduce a una reducción significativa del consumo opioide.

Los pacientes que pensaban que su IV contenía un analgésico potente requerían un 34% menos de analgésicos que los pacientes a los que no se les dijo nada sobre su IV y un 16% menos que los pacientes a los que se les dijo que el IV podría ser un analgésico potente o un placebo. Cada grupo tenía exactamente la misma cantidad de analgésico, pero sus solicitudes de analgésicos diferían drásticamente. La única diferencia significativa entre los tres grupos fue el conjunto de instrucciones verbales sobre la infusión basal. El estudio fue demasiado corto para que las diferencias pudieran ser explicadas por la historia natural de recuperación, la regresión, o cualquiera de las otras alternativas que encontraron Hrobjartsson y Gotzsche.

Hay varias cosas que son dignas de mención acerca de este experimento. El ajuste implica que el tratamiento está previsto por el personal médico en un centro médico. Este tipo de ajuste, por lo general, implica un fuerte deseo de recuperación o de alivio por parte del paciente, así como la creencia de que ese tratamiento es efectivo. Las diferentes instrucciones verbales sobre la basal IV darían lugar a diferentes expectativas. La creencia, la motivación y la expectativa son esenciales para algunas formas del efecto placebo. En conjunto, se les conoce como el efecto de sujeto espectante. El condicionamiento clásico  y la sugestión de un sanador autorizado parecen estar desencadenando mecanismos para la esta forma del efecto placebo (Bausell 2007: 131).

La hipótesis psicológica: todo está en tu mente

Algunos creen que el efecto placebo es puramente psicológico. Irving Kirsch, un psicólogo de la Universidad de Connecticut, considera que la eficacia del Prozac y otros medicamentos similares puede atribuirse casi por completo al efecto placebo. Él y Guy Sapirstein  analizaron 19 ensayos clínicos de antidepresivos y llegaron a la conclusión de que la expectativa de mejora, no los ajustes en la química del cerebro, representa el 75 % de la efectividad de los fármacos ( Kirsch , 1998). “El factor crítico“, dice Kirsch, “es nuestra creencia acerca de lo que va a pasar con nosotros. Usted no tiene que depender de medicamentos para ver una transformación profunda“. En un estudio anterior, Sapirstein analizó 39 estudios realizados entre 1974 y 1995 de pacientes deprimidos tratados con medicamentos, con psicoterapia o con una combinación de ambos. Se encontró que el 50 % del efecto del fármaco es debido a la respuesta al placebo.

Las creencias  y  esperanzas de una persona en un tratamiento, en combinación con su sugestionabilidad, pueden tener un efecto bioquímico importante. La experiencia sensorial y los pensamientos pueden afectar neuroquímicamente. El sistema neuroquímico del cuerpo afecta y está afectado por otros sistemas bioquímicos, incluyendo los sistemas hormonales e inmunes. Por lo tanto, es coherente con el conocimiento actual que la actitud optimista de una persona y sus creencias puedan ser muy importantes para su bienestar físico y su recuperación de una lesión o una enfermedad. Pero no se sigue de ello que si el paciente tiene la esperanza que ella recupere. Esto tampoco significa que si una persona no tiene esperanzas en ella esa persona no se recupere.

La explicación psicológica parece ser la que más comúnmente se cree. Tal vez por eso muchas personas se espantan cuando se les dice que el fármaco efectivo que están tomando es un placebo. Esto les hace pensar que su problema está “todo en su mente” y que no ocurre nada malo en él. Sin embargo, existen demasiados estudios que han encontrado mejoras objetivas en materia de salud, después de que los placebos hayan sido administrados, para apoyar la idea de que el efecto placebo es totalmente psicológico.

Doctores, en un estudio, lograron  eliminar las verrugas pintándolas con un colorante inerte con colores brillantes  y prometiendo a los pacientes  que las verrugas se irían cuando el color se desvaneciera. En un estudio con asmáticos, los investigadores descubrieron que podían producir la dilatación de las vías respiratorias, simplemente diciéndole a la gente que estaban inhalando un broncodilatador, aun cuando no lo era. Los pacientes que sufrían dolor después de la extracción de una muela del juicio sentían tanto alivio apenas se les aplicaba un falso ultrasonido como con uno real, siempre y cuando el paciente y el terapeuta pensaran que la máquina estaba encendida. El cincuenta y dos por ciento de los pacientes con colitis tratados con placebo en 11 ensayos diferentes afirmaron sentirse mejor – y el 50 por ciento de los intestinos inflamados tenían mejor aspecto cuando fueron evaluados con un sigmoidoscopio. (“La receta Placebo” por Margaret Talbot, New York Times Magazine , 09 de enero 2000). *

Es poco probable que tales efectos sean puramente psicológicos, aunque debo admitir que no me parece la expresión “puramente psicológico”  muy precisa o clara.

De hecho, Martina Amanzio et al. (2001) demostraron que “por lo menos una parte de las bases fisiológicas del efecto placebo es de naturaleza opioide” (Bausell 2007: 160). Podemos ser condicionados a liberar sustancias químicas tales como las endorfinas, las catecolaminas, el cortisol y la adrenalina. Una de las razones por la que las personas reportan alivio del dolor en la acupuntura y la acupuntura simulada es que ambas son placebos que estimulan el sistema opioide.

La creencia del proceso-de-tratamiento

Otra creencia popular es que un tratamiento en el que se muestra atención, cuidado, afecto, etc, en el paciente/sujeto,  un tratamiento alentador y esperanzador, sí puede provocar reacciones físicas en el cuerpo promoviendo su curación. Según el Dr.Walter A. Brown, psiquiatra de la Universidad de Brown:

… Sin duda hay datos que sugieren que con sólo estar en la situación de la curación se logra algo. A los pacientes con depresión que simplemente son puestos en una lista de espera para el tratamiento no les va tan bien como con los placebos. Y-creo que esto es muy revelador- cuando se administran placebos para el control del dolor, el transcurso del alivio del dolor es idéntico al que se obtendría con un fármaco activo. El alivio máximo ocurre una hora después de que sea administrado, como ocurre con el fármaco real, y así sucesivamente. Si el placebo analgésico fuera equivalente a dar nada, se espera un patrón más aleatorio (“La receta Placebo” por Margaret Talbot,New York Times Magazine , 9 de enero de 2000). *

El Doctor Brown y otros, creen que el efecto placebo es principalmente o puramente físico y que este es debido a los cambios físicos que favorecen la curación o el sentimiento de mejoría.

Entonces, ¿cuál es el mecanismo explicativo del efecto placebo? Algunos piensan que es el proceso de administración. Se cree que el tacto, el cuidado, la atención y otras comunicaciones interpersonales  que  son parte del proceso de estudio controlado (o ajuste terapéutico), junto con la esperanza y el estímulo proporcionado por el experimentador/sanador, afectan al estado de ánimo, las expectativas y las creencias del sujeto, que a su vez provocan cambios físicos, tales como la liberación de endorfinas, las catecolaminas, el cortisol o la adrenalina. El proceso reduce el estrés, proporcionando esperanza y la reducción de la incertidumbre sobre qué tratamiento se toma o cual será el resultado. La reducción en el estrés previene o retrasa la producción de más cambios físicos dañinos. La situación de curación provoca una respuesta condicionada. El paciente ha sido curado anteriormente por el médico (o piensa que ha sido curado anteriormente por el médico) y espera ser curado de nuevo.

La conexión genética

Debido a que el efecto placebo demuestra una profunda variabilidad entre los individuos, algunos investigadores han buscado pruebas de una predisposición genética para la susceptibilidad a los efectos placebo. Andrew Leuchter et al. postula que los placebos actúan por vías de recompensa centrales moduladas por las monoaminas, que están fuertemente controladas genéticamente. Sus hallazgos “respaldan la hipótesis de que los polimorfismos genéticos que modulan el tono monoaminérgico están relacionados con el grado de capacidad de respuesta placebo en el trastorno depresivo mayor.” * Los investigadores enfatizaron que la genética no es la única explicación de una respuesta placebo, que es probable que esté influenciada por varios factores biológicos y psicosociales. *

El dilema ético

El poder del efecto placebo ha dado lugar a un problema ético. No se debe engañar a la gente, pero hay que aliviar el dolor y el sufrimiento de los pacientes únicos. ¿Podría uno utilizar el engaño para beneficiar a los pacientes? ¿Es ético que un médico le recete un placebo a sabiendas, sin informar al paciente? Si informar al paciente reduce la eficacia del placebo ¿está justificado una especie de engaño con el fin de beneficiar al paciente? Algunos doctores piensan que está justificado el uso de placebos en aquellos casos donde se ha mostrado un efecto placebo fuerte y donde la angustia es un factor agravante. *   Otros piensan que es siempre incorrecto engañar al paciente y se requiere del consentimiento informado del paciente diciéndole que ese tratamiento es un tratamiento placebo. Otros, especialmente los practicantes de la medicina alternativa y complementaria  (CAM), no quieren ni saber si un tratamiento es un placebo o no. Su actitud es que siempre que el tratamiento sea eficaz ¿a quién le importa si este es un placebo? Sin embargo, esta actitud está cambiando y ahora es común encontrar a los defensores de la CAM admitiendo que la CAM es una medicina placebo y afirmando, de nuevo, que es por eso que la CAM es una buena medicina!

Aunque puede ser poco ético el empaquetar, prescribir o vender, a sabiendas, placebos como curas mágicas, los de la CAM parecen pensar que son éticos porque realmente creen en su chi, sus meridianos, su yin & yang, su prana, vata, pitta, kapha, sus auras, su chakra, energía, en sus espíritus, sucusiones, hierbas naturales, su agua con memoria precisa y selectiva, en sus subluxaciones, manipulaciones craneales y vertebrales, sus duchas e irrigaciones, sus mapas corporales, sus divinidades, y varios procesos inobservables que, según se dice, realizan todo tipo de funciones mágicas analgésicas y curativas..

¿Son los placebos peligrosos?

Mientras que los escépticos pueden rechazar la fe, la oración y las prácticas médicas “alternativas  como los bioarmónicos , la quiropráctica y la homeopatía, estas prácticas no pueden estar sin sus efectos saludables. Obviamente, no pueden curar el cáncer o reparar un pulmón perforado, y ni podrían siquiera prolongar la vida, dando esperanza y alivio a la angustia como a veces se piensa. Pero la administración de terapias placebo implica la interacción con el paciente de un modo solidario, atento, y esto puede proporcionar un cierto grado de comodidad. Sin embargo, para aquellos que dicen “qué da igual por qué algo funciona, siempre y cuando parezca funcionar“, les contesto que lo más probable es que siempre hay algo que incluso funciona mejor, pudiendo ser incluso hasta más barato. Peor aún, algunas personas podrían buscar a un sanador alternativo para un trastorno grave que no se viera afectado por el tratamiento de la CAM, pero podría ser aliviado o curado por la medicina científica. Por otra parte, los placebos no siempre puede ser beneficiosos o inofensivo. John Dodes anota:

Los pacientes pueden volverse dependientes de los profesionales no científicos que emplean terapias con placebo. Estos pacientes pueden llegar a creer que está sufriendo  “reacciones” hipoglucémicas imaginarias, alergias e infecciones por hongos inexistentes, empastes de amalgamas dentales “tóxicos”, o que están bajo el poder del qi o de extraterrestres. Y los pacientes pueden llegar a creer que las enfermedades sólo son susceptibles a un tipo específico de tratamiento de un profesional específico (The Mysterious Placebo by John E. Dodes, Skeptical Inquirer, Jan/Feb 1997).

En otras palabras, el placebo puede ser una puerta abierta a la mala praxis. R. Barker Bausell especula que, desde que los practicantes de la medicina alternativa y complementaria (CAM) están activando su alimentación de la esperanza (2007: 294), “este tipo de terapias no pueden engendrar nada más que la expectativa de que estas reducirán el dolor mediante las explicaciones complicadas, las promesas y las ceremonias” (p. 149). Los placebos embalados son un gran negocio y es probable que este se haga aún más grande. La única cosa que podría reducir la velocidad del atavismo de la CAM sería la aparición repentina  de efectos secundarios horribles en tratamientos como las limpiezas de aura o las duchas homeopáticas.

Yo diría que hay tanta posibilidad de que este acontecimiento ocurra como la hay de que John Eduard o  James Van Praagh anuncien ante la audiencia que un espíritu les dijo que uno de los clientes que les pagan es el asesino del hacha.

Para ver ejemplos de creencias profundamente afectadas por el efecto placebo ver las siguientes entradas en el Escepticcionario:

Nota: se irán añadiendo los enlaces que faltan conforme se vayan añadiendo dichas palabras al diccionario.

Para saber más…

Libros y artículos

Amanzio Martina et al. (2001). Response variability to analgesics: a role for non-specific activation of endogenous opioids. Pain. Feb 15;90(3):205-15.

Bausell, R. Barker. (2007). Snake Oil Science: The Truth about Complementary and Alternative Medicine Oxford.

Dodes, John E. (1997). The Mysterious Placebo. Skeptical Inquirer.

Engel, Linda W. et al. The Science of the Placebo – Toward an Interdisciplinary Research Agenda ( BMJ Books, 2002).

Fisher, Seymour and Roger P. Greenberg. eds. From Placebo to Panacea: Putting Psychiatric Drugs to the Test (John Wiley and Sons, 1997).

Hart, Carol. The Mysterious Placebo Effect. Modern Drug Discovery July/August 1999

Hróbjartsson, Asbjørn and Peter C. Götzsche. “Is the Placebo Powerless? An Analysis of Clinical Trials Comparing Placebo with No Treatment,” The New England Journal of Medicine, May 24, 2001 (Vol. 344, No. 21). Abstract.

Harrington, Anne. ed. The Placebo Effect : An Interdisciplinary Exploration (Harvard University Press, 1999).

Jerome, Lawrence E. Crystal Power – The Ultimate Placebo Effect(Amherst, NY: Prometheus, 1996).

Kaptchuk, Ted J. et al. Components of placebo effect: randomised controlled trial in patients with irritable bowel syndrome. British Medical Journal, May 2008

Kirsch, Irving , Ph.D. and Guy Sapirstein, Ph.D. “Listening to Prozac but Hearing Placebo: A Meta-Analysis of Antidepressant Medication”  Prevention & Treatment, Volume 1, June 1998.

Moerman, Daniel E.  (2002). Meaning, Medicine and the ‘Placebo Effect’. Cambridge University Press.

Ogelsby, Dr. Paul. The Caring Physician : The Life of Dr. Francis W. Peabody (Harvard University Press, 1991).

Price, D. D. et al. (1999). An analysis of factors that contribute to the magnitude of placebo analgesia in an experimental paradigm. Pain, Volume 83, Number 2.

Price, Donald D. et al. (2005). Conditioning, expectation, and desire for relief in placebo analgesia. Seminars in Pain Medicine. Volume 3, Issue 1. Abstract.

Skrabanek, Petr, and James McCormick, (1990). Follies & Fallacies in Medicine. Prometheus.

Sternberg, Esther M. and Philip W. Gold. “The Mind-Body Interaction in Disease,” Scientific American,” special issue “Mysteries of the Mind,” (January 1997).

Shapiro, Arthur K. and Elaine Shapiro. The Powerful Placebo: From Ancient Priest to Modern Physician (Johns Hopkins University Press, 1997).

Stanovich, Keith E. How to Think Straight About Psychology, 3rd ed., (New York: Harper Collins, 1992).

Thompson, W. Grant. (2005). The Placebo Effect and Health:  Combining Science and Compassionate Care. Prometheus.

Watts, Geoff. The power of nothing. New Scientist

White, Leonard, Bernard Tursky and Gary Schwartz. Placebo: Theory Research, and Mechanisms, ed.  (New York: Guilford Press, 1985).

Websites y blogs

Drugsdb.com – Base de datos con Información sobre Drogas y Efectos secundarios Un sitio para encontrar los efectos secundarios reales y otra información acerca de las drogas y los medicamentos.

Varios mensajes por Orac en Respectful Insolencey y su gemelo malvado Gorski David en Science-Based Medicine entrando en detalles acerca de cómo los defensores de la CAM se han apropiado de la denominada medicina placebo.

¿El efecto placebo es “prueba” de que Dios [sic] existe? Sí, alguien ha usado este argumento y lo ha publicado en el Huffington Post

Adventures in defending science-based medicine in cancer journals: Energy chelation

¿Hace eso la creencia?

CAM, placebos, y el nuevo paternalismo

Los crédulos presentando informes sobre los efectos placebo atacan de nuevo

Además, el Dr. Stephen Novella, ha publicado esta obra: la American Headache Society recomienda placebos para la Migraña El placebo en cuestión es la acupuntura.

Transcripción del podcast la Ciencia del Cerebro con Ginger Campbell, Episodio MD N º 77 originalmente transmitió 9/19/2011 Entrevista al Dr. Fabrizio Benedetti, PhD, autor del efecto placebo: Entender los mecanismos de la Salud y la Enfermedad, y el cerebro del paciente: La Neurociencia detrás de la relación médico-paciente

¿Qué es un placebo? Mike Adams ciertamente no lo sabe “… la diferencia real entre los escépticos y pseudoescepticos es que los primeros basan su escepticismo en la ciencia y la evidencia y los pseudoescepticos como Mike Adams no. Estos últimos se basan en la ideología.

¿Qué hay en los placebos? por Steven Novella, MD “Un nuevo estudio publicado en la revista Annals of Internal Medicine revisa ensayos clínicos en los últimos dos años. Se encontró que sólo el 8,2% de los ensayos clínicos con una píldora de placebo como control describe específicamente el contenido placebo. Mientras tanto, el 26,7% de los ensayos que implican inyecciones y procedimientos revelaron la naturaleza precisa del tratamiento.

Para ver el resumen del estudio, haga clic aquí .

Prescribiendo los placebos por RT Carroll

Mi opinión de la Snake Oil Science

Efectos Placebo revisado por Steven Novella La evidencia existente sugiere que los efectos placebo son en su mayoría compuestos por sesgos en la información y la observación y los efectos no específicos. No hay ningún beneficio mensurable fisiológico en las intervenciones placebo para cualquier resultado objetivo. Hay un beneficio medido para algunos resultados subjetivos (principalmente dolores, asma, náuseas y fobias), pero la amplia variación en el tamaño del efecto sugiere que esto es debido al diseño del ensayo (y por lo tanto sesgado) en lugar de un efecto real.

El Efecto Placebo por Steven Novella

“El efecto de placebo representa el cincuenta por ciento de la mejora de los pacientes deprimidos que toman antidepresivos “ por la Asociación Americana de Psicología

“Los Efectos Placebo prueban el valor de la sugestión” por el Dr. Charles Henderson. (Experimento interesante de la publicidad subliminal.)

¿Es la prescripción de placebos ética? expertos discuten los pros y los contras

No tratar – una opción descuidada por Harriet Hall

Ben Goldacre en el efecto placebo

Noticias

Síndrome del Intestino Irritable: el Placebo funciona incluso si los pacientes son conscientes de ello  “Increíblemente, según un nuevo estudio de los pacientes con síndrome de intestino irritable, el efecto placebo, incluso cuando los pacientes estaban en secreto, trabajaba casi tan bien como el medicamento líder en el mercado. … Después de tres semanas. el grupo placebo reportó un alivio adecuado de los síntomas al doble de la tasa del grupo que dijo que no hacía nada (59 por ciento vs 35 por ciento). Y los resultados son tan buenos como con los principales fármacos para el síndrome de colon irritable. Los investigadores del mercado dieron las notas de precaución habituales. El estudio fue pequeño. No está claro lo que significaría en otras condiciones y se necesita una mayor investigación“.

Aun así, el estudio apoya la idea de que el principal medicamento para el SII es un placebo. Como muchos de los casos de SII están relacionados con el estrés, tiene sentido que los placebos funcionen bien aquí si el proceso de administración de los mismos reduce el estrés. Hay mucho que el artículo no cubre. Para un análisis a fondo, ver Respectful Insolence’s take on this study. O, mejor aún, ver el artículo en PLoS ONE: Los placebos sin engaño: un ensayo controlado y aleatorizado en el Síndrome del Intestino Irritable

La cura mágica “Hay límites para igualar el efecto placebo más fuerte. Por supuesto, no podría simularse un brazo roto o despejarse una arteria bloqueada. Por regla general, los placebos parecen afectar a los síntomas en lugar de las enfermedades subyacentes -.. aunque a veces, como en el caso de la depresión o el síndrome del intestino irritable, no hay ninguna diferencia significativa entre los dos. Además, los placebos a menudo han recibido crédito indebido de recuperación que podría haber ocurrido de todos modos. De hecho, el efecto es famoso por su dificultad para identificarse, medirse y definirse incluso coherentemente. Existe un debate acerca de la magnitud de la respuesta, con algunos llamándolo modesto, en el mejor de los casos, y oponiéndose a la idea de usar placebos clínicamente”.

“la conexión con el paciente, la relación, la empatía. . . que unos pocos minutos extra no son sólo la guinda del pastel. Esto tiene biología.”

Los placebos: Bastante buenos para la depresión Un meta-análisis publicado en JAMA confirmó lo que otros estudios han encontrado: los antidepresivos son placebos para todas las depresiones severas. Los autores del estudio concluyeron: el beneficio promedio de la medicación antidepresiva en pacientes con síntomas leves o moderados de depresión es mínima. “El mero hecho de ver a un doctor, discutir y aprender sobre los síntomas de la depresión probablemente desencadena la mejoría que muchos pacientes experimentan mientras son medicados.” *(Consulte las próximas dos entradas, por favor)

Antes de dejar los antidepresivos… El estudio llamado meta-análisis – no es un ensayo clínico fresco …. Para el análisis reciente de la revista, los autores identificaron 23 estudios (de varios cientos de ensayos clínicos) que cumplieron los criterios de inclusión. De esos 23, pudieron tener acceso sólo a los datos de 6, con un total de 718 sujetos …. No son muchos estudios si su objetivo es responder a una pregunta general sobre la eficacia de los antidepresivos como clase.

¿Un estudio muestra que los antidepresivos son inútiles para la depresión leve a moderada? No exactamente. – Science-Based Medicine – “…el documento incluyó solamente 3 estudios de un SSRI. ¿Cómo rebajaron los autores gradualmente miles de documentos sobre la eficacia SSRI a sólo 3? … usando criterios de exclusión cuestionables, los autores tuvieron acceso sólo a 3 estudios clínicamente relevantes (los estudios de Paxil), implicando solamente un SSRI. No está claro que estos estudios sean representativos de todos los estudios existentes sobre SSRI, aunque pudieran generalizar a otros SSRI.” (Véase también el comunicado de prensa de la Ciencia ).

Estudio alemán sobre el efecto placebo publicitado por los medios de comunicación Haga clic aquí para ver una lista de enlaces a páginas de noticias que cubren un informe reciente de Science . El estudio tenía sólo 15 participantes, todos hombres. Se trataba de hacer un fMRI de sus columnas vertebrales mientras se les aplicaban de diferentes grados de calor en sus brazos, los cuales habían sido tratados con un analgésico o con un placebo. Algunas de estas historias hacen pensar que el estudio es innovador porque demuestra que el efecto placebo no está todo en la cabeza. Ya sabíamos esto a partir de numerosos estudios. Algunos afirman que el estudio prueba que la inhibición espinal es uno de los mecanismos por los cuales el efecto placebo reduce el dolor. No, no lo hace. El estudio es demasiado pequeño para demostrar nada. Tiene que ser replicado con grupos más grandes y con algunas extensiones para asegurarse de que las lecturas de la fMRI son causadas por el placebo y que indique lo que los investigadores creen que indica.

Un médico para la enfermedad, un chamán para el alma Mercy Medical Center en Merced dedujeron que era más saludable ponerlos en un lugar cerrado, por lo que invitaron a muchos chamanes Hmong que habitan en el valle central de California para enseñarles medicina a cambio de permitirles el tratamiento de espíritus en el hospital. La superstición y la ciencia trabajando mano a mano en más de 60 hospitales en los Estados Unidos, en un esfuerzo para dar cabida a las creencias culturales y romper las barreras que impiden a muchas personas el buscar tratamiento para sus problemas de salud graves.

Los placebos son cada vez más eficaces. Las farmacéuticas están desesperados por saber por qué. Por Steve Silberman. Wired . 24 de agosto de 2009 [Vale la pena leer el artículo, pero el anuncio que parpadea a la derecha podría ahuyentarle. Reduzca la ventana de visualización para bloquear el molesto anuncio] En primer lugar, los hechos: Un número creciente de nuevos medicamentos no son capaces de superar las pastillas de azúcar en los ECA (estudios aleatorizados de control); ensayos realizados en diferentes culturas obtuvieron diferentes respuestas de placebo, y aquellos de nosotros sujetos a la publicidad constante de píldoras para cada dolencia bajo un sol embalado con historias de clientes satisfechos, estamos siendo condicionados a esperar el alivio para nuestras dolencias con una píldora. Es, por supuesto, posible que la eficacia de nuevos fármacos contra los placebos esté disminuyendo debido a que los ensayos clínicos se están mejorando o a que los nuevos medicamentos son menos eficaces. Se han realizado estudios que han encontrado que ciertas personas son más susceptibles a unos placebos que a otros. Lo que es interesante es que se ha estudiado muy poco sobre las influencias culturales que afectan a la respuesta placebo. Más interesante es el papel del condicionamiento cultural y de la susceptibilidad al efecto placebo. Aunque algunos se rían de la idea de aumentar el efecto placebo, es posible que, a través del condicionamiento social, cada vez más personas pudieran estar más afectadas por la medicina placebo (incluyendo la teatralidad, las sugestiones y todo el resto de cosas que se agrupan bajo el ‘efecto placebo”).

La medicina placebo será ofrecida por el NHS en Irlanda del Norte. La homeopatía, la acupuntura y la reflexología se encuentran entre una serie de terapias placebo que deberían ser juzgadas de nuevo, son las conclusiones presentadas por el NHS. “el 81% de los pacientes que recibieron los tratamientos de referencia de su médico de cabecera reportaron mejorías en su salud física, y el 79% en su salud mental.” También se ahorraron dinero.

«Gen placebo” Descubierto por primera vez

El efecto placebo es la fuerza curativa de la naturaleza por G. Zajicek

La receta PlaceboNew York Times Magazine 09/01/2000

Cirugía Sham Devuelve una herramienta de investigación por Sheryl Gay Stolberg, New York Times, 25/04/1999

Un placebo es sorprendentemente potente: cara a cara conmígo por el Dr. Michael Evans

Los investigadores desacreditan Efecto Placebo, diciendo que es sólo un mito por Gina Kolata ( NY Times )

La mitad de los médicos prescriben placebos  rutinariamente

Los placebos recomendados rutinariamente por los médicos

Científicos ven cómo el Efecto Placebo alivia el dolor – Scientific American

Poder del placebo: simplemente esperar el alivio del dolor puede ayudar, según un estudio,

“Contra la depresión, una píldora de azúcar es difícil de superar como placebo para mejorar el humor, cambia la química cerebral en la mayoría de los ensayos de antidepresivos” por Shankar Vedantam

Share

Categorías:

  • Palabra al azar

    • Clariaudiencia
      La clariaudiencia es la presunta capacidad psíquica de oír cosas que están más allá del alcance de la potestad ordinaria de la audición, tales como voces o mensajes de los muertos. Share
  • Ir a los archivos y notas del Escepticcionario

    Skeptic Dictionary