Welcome to Magazine Premium

You can change this text in the options panel in the admin

There are tons of ways to configure Magazine Premium... The possibilities are endless!

Member Login
Lost your password?

Falacia divina (argumento de la incredulidad personal)

La falacia divina, o el argumento de la incredulidad personal, es una especie de razonamiento non sequitur similar a esto:

No puedo resolver esto. Por lo tanto, un dios ha tenido que hacerlo

Esto es increíble. Por lo tanto, un dios hizo.

No puedo pensar en ninguna otra explicación. Por lo tanto, un dios lo hizo.

Esto es demasiado extraño. Por lo tanto, un dios está detrás de ello.

La variante negativa de esta falacia, de quien toma el nombre dicho argumento, sería:

No puedo explicar o entender esto, por lo tanto, no puede ser verdad

Esta falacia es también una variante de la falacia del extraño:

No puedo resolver esto. Por lo tanto alguien extraño han tenido que hacerlo.

Esto es increíble. Por lo tanto, alguien extraño lo hizo.

No puedo pensar en ninguna otra explicación; por lo tanto, alguien extraño lo hizo.

Esto es demasiado extraño, así que alguien extraño está detrás de ello.

Otra variante de la falacia es algo parecido a esto:

No puedo resolver esto, las fuerzas paranormales deben haberlo hecho. 

Esto es sorprendente, por lo tanto, lo hicieron fuerzas paranormales

No puedo pensar en ninguna otra explicación. Por lo tanto, lo hicieron fuerzas paranormales.

Esto es demasiado extraño, así que las fuerzas paranormales deben estar detrás de ello.

Este es además un argumento del que se desprenden conclusiones como el uso por parte del creyente en un “Dios de los huecos”.

Para saber más…

Share

Categorías:

  • Palabra al azar

    • Quiromancia
      La Quiromancia, también conocida como la lectura de manos (palmistry, en inglés), es la práctica de adivinar el futuro en las líneas, marcas y diseño de las manos, en particular las palmas. La quiromancia fue practicada en muchas culturas antiguas, como la India, la China y la egipcia. El primer libro sobre el tema apareció en el siglo XV. El término quiromancia proviene de las palabras griegas χείρ (khéir, "mano") y μαντεία (manteía, "adivinación"). Quiromancia se utilizó durante la Edad Media para detectar brujas. Se creía que ciertos puntos de la mano indicaban que uno había hecho un pacto con el Diablo.La quiromancia fue condenada por la Iglesia católica, pero en el siglo XVII fue enseñada en varias universidades alemanas (Pickover, 64).Gran Bretaña prohibió la quiromancia en el siglo XVIII. Fue bastante popular en Estados Unidos durante el siglo XX como para merecer su propio libro, la Guía del
  • Ir a los archivos y notas del Escepticcionario

    Skeptic Dictionary