Falacia divina (argumento de la incredulidad personal)

La falacia divina, o el argumento de la incredulidad personal, es una especie de razonamiento non sequitur similar a esto:

No puedo resolver esto. Por lo tanto, un dios ha tenido que hacerlo

Esto es increíble. Por lo tanto, un dios hizo.

No puedo pensar en ninguna otra explicación. Por lo tanto, un dios lo hizo.

Esto es demasiado extraño. Por lo tanto, un dios está detrás de ello.

La variante negativa de esta falacia, de quien toma el nombre dicho argumento, sería:

No puedo explicar o entender esto, por lo tanto, no puede ser verdad

Esta falacia es también una variante de la falacia del extraño:

No puedo resolver esto. Por lo tanto alguien extraño han tenido que hacerlo.

Esto es increíble. Por lo tanto, alguien extraño lo hizo.

No puedo pensar en ninguna otra explicación; por lo tanto, alguien extraño lo hizo.

Esto es demasiado extraño, así que alguien extraño está detrás de ello.

Otra variante de la falacia es algo parecido a esto:

No puedo resolver esto, las fuerzas paranormales deben haberlo hecho. 

Esto es sorprendente, por lo tanto, lo hicieron fuerzas paranormales

No puedo pensar en ninguna otra explicación. Por lo tanto, lo hicieron fuerzas paranormales.

Esto es demasiado extraño, así que las fuerzas paranormales deben estar detrás de ello.

Este es además un argumento del que se desprenden conclusiones como el uso por parte del creyente en un “Dios de los huecos”.

Para saber más…