Welcome to Magazine Premium

You can change this text in the options panel in the admin

There are tons of ways to configure Magazine Premium... The possibilities are endless!

Member Login
Lost your password?

Orgánica (alimentación y agricultura)

La comida orgánica es un conjunto de alimentos producidos por la agricultura ecológica y realizado con técnicas que mezclan el conocimiento científico de agotamiento y enriquecimiento del suelo con los mitos y creencias anticientíficas sobre la naturaleza y lo natural.

Una creencia fundamental de grupos como la Federación Internacional del Movimiento de Agricultura Orgánica (International Federation of Organic Agriculture Movements, o IFOAM) y la Soil Association, que se oponen a la agricultura convencional en favor de la agricultura ecológica, es que los pesticidas y fertilizantes son tan perjudiciales que deben ser evitados a menos que sean “naturales“. Esta creencia contradice un hecho (que la legislación y normativa sobre producción orgánica, tanto en la EFSA como en la EPA y en el USDA, se permite el uso de pesticidas y plaguicidas) y a la gran mayoría de estudios científicos que se han hecho sobre el tema (Morris y Bate 1999; Taverne 2006; estudio NCPA).

El Departamento de Agricultura de Estados Unidos (United States Department of Agriculture, USDA) ha puesto en marcha un conjunto de normas nacionales que los alimentos etiquetados como “orgánicos” deben cumplir si se cultivan en los Estados Unidos o se importan de otros países. “El USDA no afirma que los alimentos de producción orgánica sean más seguros o más nutritivos que los alimentos producidos convencionalmente. Los alimentos orgánicos se diferencia de los alimentos producidos convencionalmente en la forma en que se cultivan, manipulan, y procesan.” *

Así mismo, en los INFORMES EUFIC 10/2013 (European Food Information Council) sobre alimentos y prácticas agrícolas orgánicas, se establece la diferencia entre lo que percibe el consumidor y el hecho científico punto por punto. Con respecto a la salud, la conclusión es que:

La motivación que impulsa a ciertos consumidores a adquirir alimentos orgánicos son sus beneficios para la salud (es decir, su valor nutricional y su seguridad). En función de las pruebas presentadas, no hay razón para apoyar la selección de los alimentos orgánicos sobre los convencionales para aumentar la ingesta de nutrientes específicos o reducir la presencia de contaminantes.

El daño por contaminación bacteriana es una posibilidad mucho mayor en los fertilizantes naturales (Stossel 2005: 194). (Para aquellos de ustedes que odien a John Stossel, lean el periódico. Las bacterias más peligrosas en el suministro de alimentos de los Estados Unidos es la E. coli, que se encuentra en abundancia en el estiércol del ganado, el fertilizante “natural” favorito de la agricultura ecológica)

No es probable que los residuos de pesticidas en los alimentos, naturales o sintéticos, causen daño a los consumidores ya que estos se encuentran en pequeñas cantidades. * * (Este hecho no hace en cualquier caso a un tipo de pesticida mas seguro que otro para aquellos que trabajan con ellos y están expuestos a grandes cantidades sobre una base regular. Me refiero a los residuos en los alimentos que usted y yo probablemente encontremos en las frutas y verduras que compramos en la tienda o mercado). El uso de controles biológicos naturales en lugar de pesticidas sintéticos es más peligroso para el medio ambiente (Morris y Bate 1999). La cantidad de residuos de plaguicidas producidos por ellos mismos o introducidos en plantas mediante la agricultora orgánica es significativamente mayor que la cantidad de residuos de plaguicidas sintéticos. Casi todos los pesticidas que ingerimos en los alimentos son producidos de forma natural por las propias plantas para defenderse de los insectos, hongos y animales depredadores (Ames y Gold 1997). La conclusión es que las frutas y verduras frescas son buenas para usted sin importar si son o no orgánicas.

Más de 30 investigaciones separadas a al rededor de 500.000 personas han demostrado que los agricultores, molineros, usuarios de pesticidas y silvicultores, ocupacionalmente expuestos a niveles mucho más altos de pesticidas que el público en general, tienen tasas mucho más bajas de cáncer en general (Taverne 2006: 73.)

Grupos como IFOAM se refieren a los pesticidas sintéticos como “tóxicos”, aun cuando la cantidad de pesticidas que la gente probablemente ingiera mediante los alimentos esté siempre en cantidades no tóxicas (las mínimas recomendadas y controladas por la EFSA o la FDA). Muchas sustancias tóxicas se producen de forma natural en los alimentos, por ejemplo, el arsénico en la carne, las aves de corral, los productos lácteos, los cereales, el pescado y los mariscos, pero por lo general en dosis tan pequeñas como para no ser dignas de preocupación. En el sitio web de IFOAM se encuentra el siguiente mensaje:

Aunque IFOAM no tiene una posición oficial sobre la calidad de los alimentos orgánicos, es fácil concluir que el valor nutricional y la promoción de la salud general en los alimentos se ve comprometida por los métodos que utilizan fertilizantes y plaguicidas sintéticos tóxicos en agricultura.

Es fácil concluir esto, siempre y cuando se ignore la mayor parte de la evidencia científica disponible.

El mito de la superioridad de lo orgánico

La evidencia de la superioridad de la comida orgánica es principalmente anecdótica y está más basada en suposiciones irracionales e ilusiones que en la evidencia científica. No hay ninguna diferencia significativa entre una molécula natural y una creada en el laboratorio. Que algo se considere como “natural” o ecológico no hace que eso contenga una sustancia segura. * Como tampoco que el que algo se considere sintético hace que eso contenga una sustancia insegura. La comida orgánica no ofrece ninguna protección especial contra el cáncer o cualquier otra enfermedad. Los alimentos orgánicos no son más “saludables” que los alimentos producidos por la agricultura convencional, que usan determinados pesticidas y herbicidas sintéticos (al igual que los etiquetados como “eco”). La agricultura orgánica no es necesariamente mejor para el medio ambiente que la agricultura convencional. Hay escasa evidencia científica de que la mayoría de la gente pueda notar la diferencia de sabor entre los alimentos orgánicos y convencionales. La conclusión correcta más bien es: más fresco es mejor. Los productos orgánicos que viajan a miles de kilómetros hasta el mercado son generalmente inferiores a los mismos productos de los agricultores locales, sean orgánicos o no. Un producto madurado en cámara será siempre menos sabroso y nutriente que uno cogido directamente desde la huerta, sea orgánico o convencional.

¿Hay alguna diferencia entre frutas y verduras orgánicas y convencionales? De acuerdo con un solo artículo científico, hay varias diferencias:

Sobre la base de los resultados de nuestra que revisaron la literatura y la experimentación se concluye que existen diferencias sustanciales entre las frutas y las verduras orgánicas y las convencionales. Se diferencian con respecto al método de producción, etiquetado, comercialización, precio y potencialmente otros parámetros.

No tiene por qué hacer usted un estudio científico para saber que los alimentos orgánicos son producidos de forma diferente a los alimentos cultivados convencionalmente. Cualquiera que haya estado en el mercado sabe que tendrá que pagar sustancialmente más por los alimentos con la etiqueta “orgánico” o “eco”. El marketing de los bancos de alimentos orgánicos ha perpetuado el mito de que “orgánico” significa más seguro, más sano y más sabroso. Algo que significa “negocio en crecimiento”. Incluso Wal-Mart quiere en la acción. “Mientras que los alimentos orgánicos son sólo todavía un 2,4 por ciento de la industria de la alimentación en general, ha estado creciendo al menos un 15 por ciento al año durante los últimos 10 años. En la actualidad tiene un valor de 14 mil millones de dólares. Se espera que el negocio de comida orgánica aumente a 23 mil millones durante los próximos tres años, aunque esa cifra podría aumentar aún más con el empuje de Wal-Mart.” * Los mercados europeos también están creciendo. *

El estudio científico mencionado encontró que sólo en la literatura se proporciona evidencia de una sola diferencia nutricional entre los alimentos orgánicos y los convencionales: se encontró que la vitamina C era mayor en los alimentos orgánicos.

Mimados por los medios de comunicación

La forma en que los medios de comunicación tratan los temas “verdes” representa una de las razones por las que el mito de orgánico-es-mejor es un fenómeno generalizado. He aquí un ejemplo de la BBC:

La producción de manzanas orgánicas no sólo es mejor para el medio ambiente que otros métodos, sino que las hace con mejor sabor que las manzanas normales, dicen los científicos estadounidenses.

El estudio es uno de los primeros en dar crédito científico a la afirmación de que la agricultura ecológica es realmente la mejor opción.

Los investigadores encontraron que el cultivo orgánico era más sostenible que la agricultura convencional o integrada, que reduce el uso de productos químicos.

Los científicos, de la Universidad Estatal de Washington, en Pullman, hayaron que las manzanas orgánicas fueron calificadas por los aficionados en los paneles de degustación con un dulzor más alto .

Se informó: “La escalada de los costes de producción, la fuerte dependencia de los recursos no renovables, la reducción de la biodiversidad, la contaminación del agua, los residuos químicos en los alimentos, la degradación y riesgos para la salud del suelo en los trabajadores agrícolas que manejan plaguicidas, todo ello, pone en tela de juicio la sostenibilidad de los sistemas agrícolas convencionales.”

En el titular de la historia se lee: Las manzanas orgánicas estimulan el paladar.

La mayoría de la gente podría dejar de leer la historia, después de cinco párrafos de nada más que declaraciones positivas sobre la agricultura ecológica y la mención de una serie de problemas en el futuro para la agricultura convencional. Para aquellos que perseveran, sin embargo, también se proporcionan los siguientes trocitos de información:

… los sistemas de agricultura orgánica fueron “menos eficientes, plantearon mayores riesgos para la salud y produjeron la mitad del rendimiento que los de la agricultura convencional”.

… las pruebas “no hallaron diferencias entre las manzanas orgánicas, convencionales e integradas en la textura o en la aceptación general”.

… Los cultivadores de sistemas más sostenibles pueden ser incapaces de mantener empresas provechosas sin incentivos económicos, como primas o subvenciones para la producción orgánica e integrada.

Al parecer, la medida utilizada para determinar que la agricultura ecológica es “mejor para el medio ambiente” se basa en las propiedades físicas, químicas y biológicas del suelo. Los científicos crearon su propio índice y encontraron que era mejor la orgánica debido principalmente a la adición de compost y mantillo. Seguramente, habrán algunas granjas orgánicas que utilicen métodos de compostaje y abonado que mejoren las condiciones de cultivo. Pero también hay métodos que la agricultura convencional puede utilizar para lograr lo mismo. Por último, hay algunos agricultores de orgánicos que utilizan métodos de compostaje y abono que no mejoran nada excepto la posibilidad de infección bacteriana. Sólo un periodista o un científico “verde” podría convertir menos eficientes, plantean mayores riesgos para la salud, no son diferentes en textura o apariencia y producen la mitad que la agricultura convencional en “mejor que la agricultura convencional“.

Voy a ofrecer sólo un ejemplo más de cómo los medios de comunicación y los científicos con agendas distorsionan los resultados de los estudios científicos que comparan las prácticas agrícolas orgánicas con las convencionales. En 2003, la Doctora Alyson Mitchell, una científica de alimentos de la University of California at Davis, fue coautora de un artículo con el formidable título de Comparison of the Total Phenolic and Ascorbic Acid Content of Freeze-Dried and Air-Dried Marionberry, Strawberry, and Corn Grown Using Conventional, Organic, and Sustainable Agricultural Practices“. El artículo fue publicado en el Journal of Agricultural and Food Chemistry, una revista revisada por pares de la American Chemical Society. El artículo tuvo buena prensa entre los periodistas “verdes”, quienes proclamaron que el estudio mostró que los alimentos orgánicos tienen niveles significativamente más altos de antioxidantes que los alimentos convencionales. (Ejemplos de informes de prensa brillantes se pueden encontrar aquí y aquí.) Hay una fuerte creencia entre los promotores de los alimentos orgánicos de que hay buen apoyo científico para la afirmación de que las dietas ricas en antioxidantes contribuyen significativamente a unas tasas de cáncer más bajas. Los datos, sin embargo, no apoyan esta creencia.”Estudio tras estudio se ha demostrado que no existe ningún beneficio en los antioxidantes para la enfermedad cardíaca, el cáncer, la enfermedad de Parkinson, la enfermedad de Alzheimer, o la longevidad” (Hall 2011).

El estudio comparó los metabolitos fenólicos y el ácido ascórbico totales en sólo dos cultivos, marionberries (mora híbrida) y maíz. Ambos cultivos produjeron orgánicos y convencionales en diferentes granjas. Las bayas orgánicas se cultivaron en tierras que habían sido utilizados para el cultivo de berries durante cuatro años; las bayas convencionales fueron cultivadas en tierras que habían sido utilizadas para el cultivo de bayas convencionales entre 21 y 22 años. Los cultivos fueron cultivados en diferentes tipos de suelo: el suelo orgánico era “de arena, arcilla, limo”; el convencional era “de arena, limo Ritzville.” El suelo para el maíz convencional había sido utilizado antes para el trigo; el suelo para el maíz orgánico había sido utilizado para judías verdes. La granja convencional utilizó agua de pozo; la granja orgánica utilizó una combinación de agua de pozo y arroyo. (No menciono la fresa que aparece en el título del artículo, porque las fresas orgánicas no fueron examinadas) Como se puede ver en el título del artículo, los metabolitos medidos no fueron tomados de bayas frescas o maíz sino a partir de muestras que habían sido liofilizadas y secadas al aire. Aunque no se menciona en el título, los científicos también compararon muestras que fueron simplemente congeladas.

Los datos proporcionados por los autores en su estudio publicado muestran claramente que no había suficiente ácido ascórbico medible (AA) en cualquiera de las muestras de marionberry para comparar orgánico con convencional. Como ya se ha señalado, no se estudiaron las fresas orgánicas. No había suficiente AA medible para comprar el maíz secado por congelación con el secado al aire. Por lo tanto, los únicos datos de AA fueron los del maíz congelado: el orgánico tenía un valor de 3,2 y el convencional tenía un valor de 2,1. Usted mismo puede leer el estudio para saber qué representan estos números. Pero lo que representan no merecen en absoluto la conclusión extraída por los autores del estudio: “Los niveles de AA en cultivo ecológico … muestran que fueron consistentemente más altos que los niveles de los cultivos de cultivo convencional“.

El estudio también comparó lo que denominó como “prácticas agrícolas sostenibles” en las prácticas orgánicas y convencionales. Las prácticas sostenibles en este estudio incluyen el uso de fertilizantes sintéticos. “Nuestros resultados indican“, escriben los autores, “que los fenoles totales [TP] fueron más altos en los cultivos producidos por métodos de agricultura sostenible en comparación con métodos orgánicos.” La Dra. Mitchell es citada en la prensa diciendo que su estudio “ayuda a explicar por qué el nivel de antioxidantes es mucho más alto en los alimentos de cultivo ecológico.” Sin embargo, su estudio indica claramente que la evidencia de esta afirmación es anecdótica. De hecho,  los autores anotan de los estudios comparativos que han hecho que:

Estos datos demuestran diferencias inconsistentes en la calidad nutricional de los vegetales producidos de forma convencional y orgánica con la excepción del nitrato y del ácido ascórbico (AA) en los vegetales.

Las distorsión de la evidencia científica

Una cosa en la que estos defensores “verdes” son buenos es en la distorsión de los datos para hacer que el plomo parezca oro. Otro estudio dirigido por Mitchell afirma que los tomates orgánicos tienen “niveles estadísticamente superiores (P <0,05) de agliconas, quercetina y kaempferol” que los tomates convencionales. El aumento de estos flavonoides corresponde “con tasas de uso de abono reducidas una vez que los suelos en los sistemas orgánicos habían alcanzado los niveles de equilibrio de materia orgánico“. De hecho, el estudio sugiere que es el nitrógeno “el que influye más fuertemente en estas diferencias en los sistemas orgánicos y convencionales.” Los autores sugieren que la “sobrefertilización (convencional u orgánica) podría reducir los beneficios para la salud de los tomates.” El argumento es que los flavonoides son una respuesta protectora de las plantas y una de las cosas a la que responden es a la cantidad de nitrógeno en el suelo. En cualquier caso, el empuje de estos y otros estudios similares es que ambos cultivos orgánicos y convencionales pueden ser manipulados para producir niveles más altos de antioxidantes. Al menos un estudio ha encontrado que los “productos alimenticios orgánicos tienen una actividad antioxidante y bioactividad total más alta que los alimentos convencionales“. * En el estudio, sin embargo, sólo intervinieron diez hombres italianos de entre 30 y 65 años.

Tengo que decir que estoy decepcionado con los estudios que he revisado que afirman haber encontrado que los alimentos orgánicos son más nutritivos o saludables que las frutas y verduras convencionales. En la actualidad no existe un fuerte corpus de evidencia científica que apoye la afirmación de que las frutas y las verduras orgánicas sean superiores a las producidas de forma convencional. Un mejor argumento para el caso de la popular orgánica sería que, para conseguir los nutrientes recomendados de cinco porciones al día de frutas y verduras, tuviera uno que comer cuatro o cinco fresas más o dos o tres zanahorias más de cultivo convencional para obtener la misma cantidad de vitaminas, minerales o antioxidantes previstos por las frutas y verduras orgánicas. Pero no estoy seguro de que la evidencia apoye incluso esa posición débil.

La última Encuesta Nacional de la Dieta y Nutrición muestra que la fruta media y el consumo de verduras entre los adultos de 19 a 64 años que viven en hogares privados en Gran Bretaña es de menos de 3 porciones al día. [La mayoría de los estadounidenses reciben sólo 3 porciones de frutas y verduras al día, sin incluir patatas. *] En general, sólo el 13% de los hombres y el 15% de las mujeres consumen cinco o más porciones de frutas y verduras al día. El consumo tiende a ser menor entre los jóvenes adultos, niños y personas de bajos ingresos. Por ejemplo, en la encuesta los jóvenes solamente tenían un promedio de 1.3 porciones por día en comparación con las 3,6 porciones del grupo de hombres de mayor edad. *

La historia de lo orgánico

El término “orgánico” como un descriptor para ciertos sistemas de agricultura sostenible parece haber sido utilizado por primera vez por Lord Northbourn en su libro Mirar a la Tierra (1940). “Northbourn utilizó el término para describir los sistemas de cultivo que se centraron en la granja como dinámicos, vivos, equilibrados, todo orgánicos o un organismo“. * El término “orgánico” fue ampliamente utilizado por vez primera en los EE.UU. por JI Rodale, fundador de Rodale Press, en la década de 1950. “Rodale no logró convencer a los científicos de la validez de su enfoque a causa de su dependencia de lo que se percibió como escandalosas afirmaciones no científicas de los beneficios de la agricultura ecológica.” *

Las normas del USDA para el estado de los alimentos orgánicos:

Los alimentos orgánicos se produce sin necesidad de utilizar la mayoría de los pesticidas convencionales; fertilizantes hechos con ingredientes sintéticos o lodos de depuradora;bioingeniería; o radiación ionizante.

Estas normas capturan la esencia de la mitología orgánica:

  1. Deben evitarse los pesticidas convencionales .
  2. Deben evitarse los fertilizantes sintéticos.
  3. Los alimentos no deben ser alterados genéticamente.
  4. Los alimentos no deben ser sometidos a la radiación ionizante.

Lo de los lodos de depuradora está ahí porque usdasealalgunos agricultores de la orgánica siguen la “ley del retorno”, como la propuesta realizada por Sir Albert Howard (1973-47), fundador y pionero del movimiento orgánico. Howard abogó por reciclar todos los residuos orgánicos, incluidos los lodos de depuradora, en el compost de tierras de cultivo. La práctica de añadir heces humanas y animales a la tierra es una práctica antigua que se encuentra en muchas culturas, incluso hoy en día. El hecho de que estas culturas desarrollaron sus prácticas sin el beneficio del conocimiento moderno de cosas tales como las bacterias o los metales pesados ​​es vencida por la idea romántica de que la vida agrícola era idílica en aquellos tiempos y lugares, cuando la esperanza de vida era la mitad que la de hoy.

Rudolf Steiner, el fundador de un conjunto de prácticas agrícolas supersticiosas conocido como biodinámica, también abogó por el uso de estiércol como fertilizante, pero que tenía que ser preparado de acuerdo con una fórmula mágica basada en su creencia de que las fuerzas cósmicas entraban en los animales a través de sus cuernos. Steiner también idealizó la agricultura. Al comentar sobre algunos campesinos revolviendo el estiércol, dijo: “Siempre he tenido la opinión de que …  la presunta estupidez o locura [de los campesinos], son la sabiduría antes de Dios[sic], es decir, antes del Espíritu. Siempre consideré que los campesinos y los agricultores pensaron en sus cosas mucho más sabiamente de lo que las pensaron los científicos.” * Steiner dio conferencias sobre agricultura pero no hizo jamás ninguna investigación científica para probar sus ideas.

Un concepto central de estas conferencias fue “individualizar” la granja trayendo poco o ningún material externo a la granja sino produciendo todos los materiales necesarios, tales como el estiércol y piensos desde dentro de lo que él llamó como un “organismo granja”. Otros aspectos de la agricultura biodinámica inspirada en las conferencias de Steiner incluyen actividades temporales como plantar en relación con los patrones de movimiento de la luna y los planetas y la aplicación de “preparados”, que consisten en materiales naturales que hayan sido procesados de manera específica en el suelo, las pilas de compost y las plantas con la intención de acoplar seres no físicos y fuerzas elementales. Steiner, en sus conferencias, animó a sus oyentes para que verificaran sus sugerencias científicamente, ya que aún no se había hecho. *

Steiner se opuso a la utilización de fertilizantes y plaguicidas sintéticos, no por motivos científicos sino por razones espirituales. Afirmó que había “deficiencias espirituales en todo el enfoque químico para la agricultura“. * Tenía una idea mística de la granja como un organismo , “un sistema de autoalimentación cerrado.” *

Mitos sobre los alimentos modificados genéticamente

Basta ya de abonar esto. Vámonos. Ya hemos abordado los temas sobre pesticidas y fertilizantes, pero ¿qué pasa con los los alimentos modificados genéticamente (MG, o GM en inglés) y la radiación ionizante? ¿Hay buena evidencia de que se deban evitar estas prácticas? No. A pesar de ello, el público tiene miedo de ambos en parte debido a las campañas de miedo difundidas por organizaciones como Amigos de la Tierra (Friends of Earth, o FOE, en inglés), que afirman en un mensaje etiquetado como Orgánico, no a la ingeniería genética: Riesgos para la salud asociados con los alimentos GE que:

La ingeniería Genética es imprecisa e impredecible. Mediante la inserción de genes de organismos que nunca se han comido como alimento, nuevas proteínas se introducen en la cadena alimentaria humana y animal. Existe la preocupación de que estos podrían causar reacciones alérgicas u otros efectos sobre la salud. En 1996, por ejemplo, Pioneer Hi-Bred International Inc. (una empresa de semillas ahora propiedad de DuPont) desarrolló una soja genéticamente modificada usando un gen de una nuez del Brasil para aumentar el contenido de proteínas de la alimentación animal. Las pruebas independientes sobre la soja GE revelaron que las personas alérgicas a las nueces de Brasil reaccionaron a la soja sintética.

Los científicos no pueden predecir si una proteína en particular será un alérgeno alimentario si es ingerido por los seres humanos. Por tanto, un suministro de alimentos transgénicos es una apuesta importante con la salud humana.

¡Tenga cuidado con las nuevas proteínas! Lo qué FOE no dice es que todos los cultivos transgénicos son rigurosamente probados con respecto a toxinas y alérgenos antes de ser autorizados para su uso. La nuez de Brasil está llena de nutrientes y el gen podría ser una fuente de nutrición barata para la gente en los países pobres. Una empresa de biotecnología pequeña exploró la posibilidad de transferir el gen, pero abandonó la idea cuando los científicos señalaron “que no era prudente transferir un gen de una nuez con conocidos potenciales alergénicos en los alimentos.” Más tarde, Pioneer Hi-Bred revivió el proyecto para la alimentación animal, testearon el producto para la reacción alérgica humana, publicaron sus resultados y abandonaron el proyecto (Taverne 2006: 112). La afirmación de Amigos de la Tierra de que la ingeniería genética es imprecisa e impredecible es equivocada o directamente falsa. El proceso científico fue muy preciso. La idea detrás de la prueba es ver qué sucede: si todo fuera predecible ¡no habría ninguna necesidad de realizar pruebas! La única apuesta importante en este proceso es la realizada por parte de la empresa que presenta los fondos para la investigación. Si el producto resulta ser un alérgeno, el producto no se desarrolla.

FOE también afirma que

Muchos alimentos modificados genéticamente contienen genes que codifican para resistencia a los antibióticos de uso común. Los genes que codifican la resistencia a los antibióticos se utilizan como “marcadores” para demostrar que las células han tomado genes extraños. A pesar de que no tienen ningún otro uso, permanecen presentes en el tejido vegetal.

La presencia de genes antibióticos en los alimentos es un riesgo potencial para la salud. Los genes de resistencia a los antibióticos podrían ser pasados ​​a las bacterias en los intestinos de los seres humanos y los animales, por lo que los antibióticos ineficaces en el caso de enfermedad. Tal escenario sería muy grave como hospitales ya están reportando una mayor incidencia de resistencia a los antibióticos en las bacterias.

El temor de que los genes para la resistencia a los antibióticos en los alimentos GM establezca su residencia en nuestro interior y hará que los antibióticos sean ineficaces no está apoyada en la evidencia científica (Taverne 2006: 111-112). (Véase especialmente este informe y “alimentos GM – un caso de resistencia”.) Sin embargo, el temor suscitado por la idea de la posibilidad de que se produzca algún daño en cierto tiempo llevó a varios grupos científicos a recomendar que el uso de marcadores para resistencia a los antibióticos se eliminará (Taverne: 112).

Por último, Amigos de la Tierra afirma:

La ingeniería genética también podría conducir a la toxicidad de algunos alimentos. Los ingenieros genéticos tienen poco control sobre donde se inserta un gen o cuántas copias de ese gen se insertan en el organismo receptor. La modificación de los organismos a nivel genético puede cambiar la composición química de los cultivos y los alimentos.Estos cambios químicos en la composición (que son difíciles para que los científicos los predigan) podría conducir a la toxicidad inesperada de un “nuevo” organismo .

En realidad, la ingeniería genética significa que los científicos controlan qué genes se insertan en las plantas y la inserción se realiza con el conocimiento que les lleva a pensar que hay una buena probabilidad de que van a obtener un resultado determinado. La modificación genética de las plantas por la radiación natural de los rayos cósmicos o de las semillas por irradiación es impredecible. Sin embargo, la decisión, por ejemplo, de poner el gen Bt  en el algodón no fue descuidada y el resultado predicho, una cepa de algodón que no necesitaría ser rociado con pesticidas, pasó de acuerdo al plan. Los resultados han sido nada menos que excelentes. * Una vez más, el enemigo no menciona que todos los cultivos transgénicos se someten a rigurosas pruebas antes de su aprobación para su uso general. Cualquier toxicidad peligrosa en plantas modificadas genéticamente sería inesperada y conduciría al abandono del producto, a no ser que el desarrollo de veneno fuera su meta.

Es cierto que un estudio realizado por John E. Losey et al. de la Universidad de Cornell, publicado en Nature (no como un artículo de revisión por pares, sino como “correspondencia científica”) “mostró una alta mortalidad entre las larvas de monarca que ingieron el polen genéticamente modificado“. Este fue un estudio de laboratorio del que algunas personas anti-GM infirieron que el maiz Bt podría entrar en el algodoncillo que hay en el hábitat natural (la comida de la mariposa) y devastar la especie monarca. Por ejemplo, un comunicado de prensa del Fondo de Defensa Ambiental (EDF) afirmó:

La revista Nature encuentra que el polen de las plantas de maíz genéticamente modificadas es tóxico para las mariposas monarca

El titular de este comunicado de prensa sobre CommonDreams.org es idéntico al que aún hay publicado en el sitio del FED. Dice así:

La Ingeniería Genética mata a las mariposas monarca

El Sierra Club también se subió al carro. Sin embargo, “un estudio de la Universidad Estatal de Iowa realizado por Laura Hansen y John Obrycki mostró una baja mortalidad, incluso cuando las larvas de monarca se alimentaron del algodoncillo que tenía polen con niveles más altos de Bt  de los que se encuentran en el campo.” Anthony M. Shelton, profesor de entomología en la Universidad del Estado de Nueva York de Cornell de Agricultura y Ciencias de la Vida, y Richard T. Roush de la Universidad de Adelaida, Australia, instaron al público a no dejarse llevar “por lo que el laboratorio relata de que, cuando se mira con un ojo crítico, no se puede tener ninguna certeza en el campo o incluso en el laboratorio“. Shelton y Roush dicen que es poco probable que los insectos encuentren en el campo estos altos niveles Bt en el polen y que “pocos entomólogos o científicos de malezas cercanas a las mariposas o a la producción de maíz dan credibilidad al artículo de Nature.” * Dick Taverne escribe:

Una variedad de estudios de campo, a diferencia de los estudios de laboratorio encargados en respuesta al informe de Nature concluyó que el impacto del polen del maíz BT en mariposas monarca en el campo, a diferencia del condicionado artificialmente en laboratorio, fue insignificante y no sustancialmente diferente al del efecto del maíz convencional. (2006: Pág. 122.)

Estos estudios están en curso pero nadie puede prometer que ninguna mariposa jamás se verá perjudicada por el maiz Bt. *

ActionAid International, una organización que lucha contra la pobreza en todo el mundo, ha publicado un documento llamado“cultivos transgénicos – que van contra la corriente” (mayo de 2003) que hace dos afirmaciones que contradicen la evidencia científica:

Parece probable que la adopción generalizada de los cultivos GM  exacerba las causas subyacentes de la inseguridad alimentaria, lo que lleva a las personas a más hambre, no menos. Para tener un impacto duradero en la pobreza, ActionAid cree que los responsables políticos deben abordar las limitaciones reales que afrontan las comunidades pobres – la falta de acceso a la tierra, el crédito, los recursos y los mercados – en lugar de centrarse en las tecnologías arriesgadas que no tienen historial de lucha contra el hambre.

La adopción de los cultivos transgénicos no es del todo probable que conduzca a un mayor número de personas que padezcan hambre. De hecho, como las tierras de cultivo es cada vez más escasa, los cultivos transgénicos pueden ser la única esperanza para alimentar a la creciente población mundial. Es evidentemente falso afirmar que la biotecnología no tiene trayectoria en lucha contra el hambre. ActionAid

hace caso omiso de las conclusiones de los expertos independientes, las academias brasileñas, chinos, india, y mexicanas de Ciencias, a la tercera World Academy of Sciences, a la National Academy of Sciences, EE.UU., y a cuatro informes separados de la Royal Society, así como los dos informes brasileños de la Fundación Nuffield publicados en 1999 y 2004. (Taverne: 81).

ActionAid se basa en las afirmaciones sobre los GM de Greenpeace. Desafortunadamente, Greenpeace no tiene un buen historial presentando la evidencia suficiente con respecto a los cultivos transgénicos. Un ejemplo tendría que ser suficiente. ActionAid cita a Greenpeace en el Golden Rice project (Proyecto del Arroz Dorado), donde el arroz modificado genéticamente contiene β-caroteno, un precursor de la vitamina A. En el arroz dorado, dos genes de narcisos fueron insertados en el genoma del arroz por ingeniería genética para que sintetizara β-caroteno, que el cuerpo convierte en vitamina A. (Por cierto, las zanahorias solían ser de color blanco o púrpura. Las zanahorias de color naranja son el producto de una mutación seleccionada por un horticultor holandes hace unos cientos de años porque era el color de la Dutch Royal House of Orange-Nassau). El Arroz Dorado ofrece una fuente barata de vitamina A, que no es gran cosa en los EE.UU., pero sí es algo muy importante para millones de niños en los países más pobres.

ActionAid desestimó el proyecto del Arroz Dorado como algo sin valor, citando la afirmación de Greenpeace de que un niño tendría que comer alrededor de 7 kg  arroz dorado cada día para obtener una cantidad adecuada de vitamina A. En el informe no cita las conclusiones de los investigadores originales del proyecto, que dijeron que un niño se beneficiaría por el consumo de 200 g de arroz al día. El proyecto no tiene la intención de proporcionar a la única fuente de vitamina A. (Para más información sobre las afirmaciones sobre alimentos GM realizadas por los críticos consulte “Respuesta a los Mitos de los Alimentos GM” en AgBioWorld. Para ver otra historia éxitosa sobre el arroz modificado, vea aquí.)

El extremismo en el movimiento ambiental

Uno de los fundadores de Greenpeace, Patrick Moore, dejó esa organización y dice que el movimiento ecologista ha sido secuestrado por extremistas que tienen poco respeto por la evidencia:

Las personas que basan su opinión en la ciencia y la razón, y que son políticamente centristas necesitan recuperar el movimiento que los extremistas han secuestrado, quienes a menudo tienen otras agendas que nada tienen que ver con la ecología. Es importante recordar que el movimiento ecologista tiene sólo 30 años de edad. Todos los movimientos pasan por algunos períodos sucios. Pero el ecologismo se ha codificado a tal punto que si no está usted de acuerdo con una sola palabra, entonces, aparentemente, no es ecologista. La discordia racional está siendo desalentada. *

Otro ex miembro de Greenpeace y de Amigos de la Tierra, Dick Taverne, ha documentado la oposición de Greenpeace y otros grupos a los cultivos transgénicos en “The Rise of Eco-fundamentalism”, en el capítulo seis, The March of Unreason. Taverne compara a la organización con el fundamentalismo religioso, con el dogma, la ortodoxia, las herejías y el desprecio por la evidencia científica. No es el único que ha hecho una comparación de este tipo. El autor Michael Crichton se ha referido a los alimentos ecológicos como la Sagrada Comunión, la oblea que une a los salvos (“Environmentalism as Religion“). “Esta tendencia se inició con la campaña del DDT”, señala, “y que persiste hasta nuestros días.” Crichton se refiere a la campaña en gran parte impulsada por Primavera silenciosa de Rachel Carson (1962).

En defensa de Greenpeace, Stephen Tindale ha publicado una respuesta a las críticas de Taverne:

Greenpeace nunca ha basado sus campañas únicamente en la ciencia. La ciencia cartesiana tira todo, hasta la fría lógica: no hay lugar para la ética o la emoción. Creemos, por el contrario, que existe una base moral para nuestra defensa de la naturaleza ….

La agricultura transgénica es un mal uso de la ciencia, ya que implica la liberación de formas de vida inestables y potencialmente perjudiciales en el medio ambiente; una vez liberadas, no puede recuperarse.

Los cultivos transgénicos no son liberados en el medio ambiente sin pruebas rigurosas. Afirmar que la agricultura transgénica es un “mal uso de la ciencia” es reprobable. Se trata de un uso de la ciencia cuyos beneficios vs perjuicios deben ser sopesados. Un temor general de que algún día, en algún lugar, alguien podría liberar algo dañino en el medio ambiente no justifica llamar a la investigación de OMG como un “mal uso” de la ciencia. Hay cuestiones morales aquí, pero la decisión de Greenpeace de posicionarse como árbitro de lo que es bueno para el mundo es un mal uso de la lógica y la ética. Los beneficios de la biotecnología están bien documentados. Hacer caso omiso de ellos y contar cuentos de miedo sobre posibles Frankenfoods es hacer un mal uso de losberryfish resultados y las aplicaciones de la ciencia. Los beneficios de la biotecnología, como su potencial para el cultivo de plantas que pueden fabricar insulina o antibióticos o el poder producir plantas que eliminen o reduzcan la necesidad de pesticidas o herbicidas sintéticos, tiene que sopesarse con respecto al daño potencial. Decidir arbitrariamente que pueden ignorar los hechos científicos y las posibilidades porque han decidido, en su infinita sabiduría, que los cultivos transgénicos deben detenerse para salvar al mundo es el colmo de la arrogancia, el orgullo y la sinrazón del mismo orden al que estamos acostumbrados a ver en las religiones fundamentalistas. La gente rica, que puede permitirse tener todo el alimento orgánico que desee en su mesa, no puede quitarle la libertad de elección a miles de millones de personas y reclamar que se fundamenta en una moral superior sin ni siquiera considerar los conocidos beneficios de los cultivos convencionales y los transgénicos o sin mirar la evidencia científica correspondiente al daño potencial. Como dijo una vez a alguien, no se puede ser un arrogante en una vía baja.


* Nota: este artículo no se ocupa de los animales o productos de origen animal.

posdata

El proyecto QLIF: más distorsión científica y mediática

Casi al mismo tiempo lo anterior fue publicada, la medios de comunicación informaron de que un nuevo estudio en el Reino Unido encontró que las frutas y verduras orgánicas contenían hasta un 40% más de antioxidantes y unos niveles más altos de minerales beneficiosos como el hierro y el zinc. El estudio ha estado sucediendo desde hace cuatro años y fue financiado por una subvención de 12 millones de £ de la Unión Europea. El proyecto se llama the Quality Low Input Food (QLIF) project. Los datos y las conclusiones de los estudios, sin embargo, no se han presentado para su revisión, pero se están publicando en forma de varios folletos de QLIF. Las conclusiones se publicaron más tarde en forma de libro por Blackwell. Por ejemplo, un folleto que se llama “Taste, Freshness and Nutrients Information to Consumers regarding Control of Quality and Safety in Organic Production Chains” y que lleva el sello de Organic HACCP en su portada. La función de Organic HACCP es la de supervisar la seguridad y calidad de los alimentos orgánicos certificados. Las reclamaciones del proyecto QLIF contradicen la posición de la británica Food Standards Agency, que afirma:

Los consumidores pueden elegir comprar frutas, vegetales y carne orgánicas, ya que ellos creen que son más nutritivos que otros alimentos. Sin embargo, el balance de la evidencia científica actual no apoya este punto de vista. *

El project co-coordinator de QLIF, Carlo Leifert, dijo que el gobierno estaba equivocado acerca de que hay diferencias entre los productos orgánicos y los convencionales. “Hay suficiente evidencia ahora de que el nivel de cosas buenas es mayor en los productos orgánicos“, dijo. The Sunday Times informa que la Food Standards Agency (Agencia de Normas Alimentarias) está revisando la evidencia.

Hay dos cosas que me preocupan del estudio QLIF. Que fueran directamente a los medios de comunicación y al público, sin pasar por el proceso de revisión por pares, es un claro signo de ciencia vudú. En segundo lugar, que tener a un grupo de defensa de lo orgánico produciendo folletos no infunde confianza en que los estudios sean objetivos e imparciales. A pesar de ello, voy a revisar los folletos y ver si han dado suficiente información para evaluar esta investigación.

Lo que encontrar un resumen de un estudio llamado “La comparación de la calidad de los cultivos orgánicos y convencionales” de Jana Hajšlová et al., Instituto de Tecnología Química, República Checa. El informe dice que se hicieron comparaciones pero no se dan los resultados. El estudio, “Does Organic Offer a Nutrition Edge Over Conventional Crops”, fue publicado en Environmental Nutrition, en la página 7 (abril 2005). * Un estudio de una página no suena muy prometedor. Mucho se ha hablado en la comunidad de la investigación orgánica sobre la producción de productos con mayores cantidades de antioxidantes. Una buena idea. Pero no hay ninguna razón por la cual los alimentos transgénicos no pudieran también producirse parar aumentan las cantidades de antioxidantes en los alimentos.

___

La BBC proyecto citado coordinador Carlo Leifert como diciendo: “Hemos demostrado que hay más de ciertos compuestos nutricionalmente deseables y menos de los malos en los alimentos orgánicos, o mejora en las cantidades de los ácidos grasos deseables y menos de los que no deseables. Nuestra investigación está tratando de averiguar de donde proviene la diferencia entre los alimentos orgánicos y los convencionales“. En otras palabras, Leifert afirma que es un hecho establecido que los alimentos orgánicos son superiores y su grupo está tratando de explicar la superioridad. Sin embargo, en un informe afirma:

…las  diferencias de composición entre los alimentos orgánicos y convencionales son relativamente pequeñas, por lo general de un 10 a 30%, y es claramente posible obtener una dieta saludable y nutritiva, ya sea con alimentos de plantas orgánicas o convencionales. *

Afirma, sin embargo, que desde que la gente por lo general no come la suficiente fruta o verdura, cualquier diferencia en los alimentos orgánicos es una ventaja. Hace unos años, Leifert dimitió del panel de revisión científica de los GM del gobierno británico. Leifert se basó en el Tesco Centre for Organic Agriculture de la Newcastle University. No hay nada en su página web sobre algún nuevo estudio publicado. He enviado un correo electrónico al doctor Leifert solicitando una copia de los estudios publicados que demuestran la superioridad de los alimentos ecológicos (Siga leyendo para ver su respuesta). La BBC informa que los resultados del proyecto se publicarán en los próximos 12 meses, pero algunos de los folletos ya han estado circulando durante más de dos años. En otras palabras, parece que lo que es nuevo hoy es el bombardeo mediático, no el estudio.

Doce folletos ya se han producido. No parecen estar presentando los resultados de los estudios científicos tanto como sí su promoción de diversas ideas con respecto a la comida orgánica. Aquí están las descripciones de seis de los folletos sobre el sitio web QLIF:

  1. El folleto informa a los consumidores sobre cómo la frescura, el sabor y el contenido de nutrientes de los productos ecológicos se ve afectado por la producción, el procesamiento y almacenamiento de los productos.
  2. El folleto informa a los consumidores sobre qué se hace para asegurar la autenticidad y la integridad de los alimentos producidos orgánicamente y lo que los consumidores pueden hacer para promover los esfuerzos de apoyo que satisfagan sus demandas.
  3. El folleto informa a los consumidores sobre lo que se hace y lo que los consumidores pueden hacer para controlar aún más los riesgos a bacterias patógenas, micotoxinas, etc. en los alimentos orgánicos.
  4. El folleto informa a los minoristas en lo que afecta al sabor, la frescura y los nutrientes contenidos de los alimentos ecológicos y lo que los minoristas pueden hacer para apoyar nuevas mejoras y garantizar la mejor calidad posible de los alimentos .
  5. El folleto informa a los minoristas en lo que se hace para garantizar la autenticidad e integridad de los alimentos producidos orgánicamente y lo que los minoristas pueden hacer para promover los esfuerzos de apoyo que satisfagan las demandas de su cliente.
  6. El folleto informa a los minoristas en lo que se hace y lo que los minoristas pueden hacer para preservar aún más la seguridad alimentaria hasta la compra.

Al parecer, en la actualidad, no existe ningún estudio o folleto a disposición del público que nos permita evaluar la afirmación de que la comida orgánica es superior. Tendremos que esperar a otro folleto o libro de Blackwell. Manténganse al tanto. Sin embargo, mi opinión es que si el Dr. Leifert y su equipo de defensores de lo orgánico estuvieran machacando con nuevas pruebas sobre la superioridad de los alimentos orgánicos, estaríamos escribiendo sobre un artículo publicado en una importante revista científica y no sobre algunas historias en los medios, al parecer instigados por un grupo que ha estado publicando folletos de alimentos pro-orgánicos durante varios años.

Actualización (02 de noviembre 2007): He escuchado de Carlo Leifert, que me informa de que el reciente interés de los medios se asoció con la publicación del último informe QLIF y el “Manual de Seguridad y Calidad de los Alimentos”. En su correo electrónico, dijo que el manual es publicado por la editorial Woodhouse (www.woodhousepublishing.com), pero una revisión de ese sitio indica que su único interés está en artículos editoriales sobre Ogden, Utah. Encontré un Manual de Seguridad y Calidad Alimentaria Orgánica editado por Julia Cooper y publicado por Chipsbooks. Leifert me escribió que el libro de CRC Press está disponible en Estados Unidos. Lo está por sólo 309.95 $ (a partir del 01/09/08). Según Leifert, este Manual se revisa la literatura sobre las diferencias entre los alimentos orgánicos y convencionales e incluye algunos de los primeros resultados del proyecto QLIF. La propaganda en el sitio web CRC dice: “Este manual ofrece una cobertura completa de las últimas investigaciones y las mejores prácticas para garantizar la seguridad, la calidad sensorial y nutricional de los alimentos procedentes de los sistemas de producción de insumos orgánicos para habilitar a los profesionales para satisfacer la demanda de los consumidores de alimentos seguros y de alta calidad“. En cualquier caso, ninguna de las historias de las noticias que leo mencionó cualquier manual (incluyendo Nature.com y the Guardian).

Leifert también confirmó mi sospecha de que, a pesar de la publicidad en los medios de comunicación acerca de la nueva evidencia que muestra que lo orgánico es mejor, su proyecto “no estaba tan centrado en demostrar diferencias entre los alimentos orgánicos y convencionales (basado ​​en la literatura disponible de hace 4 años de la que estábamos ya convencidos de que hay diferencias sistemáticas), sino en la identificación de los componentes en el sistema de producción que contribuyen a las diferencias“. Se refiere a los folletos como “paquetes de trabajo del QLIF” y señala que hay más por venir en los próximos uno a dos años.

Parece obvio que la mayor parte del trabajo del proyecto QLIF no ha tenido nada que ver con la prueba de las diferencias nutricionales entre cultivos orgánicos y convencionales. Sin embargo, esa es la idea central de la reciente oleada que ha tenido su cobertura en los medios. El enfoque principal de QLIF parece ser proporcionar una buena prensa para el crecimiento de la industria de alimentos orgánicos para contrarrestar la mala prensa que ha estado recibiendo sobre su calidad. En resumen, los folletos son parte de una guerra alimentaria entre los defensores de los cultivos orgánicos y los defensores de la convencional, incluyendo a los cultivos GM. Aun así, hay tres informes en el último informe QLIF que abordan el tema de la calidad de los alimentos en lo orgánico, en comparación con los cultivos convencionales.

Un informe compara los tomates orgánicos y los convencionales cultivados en Polonia, encontrando que: “Los frutos de tomate orgánicos contienen más materia seca, azúcares totales y reducidos, vitamina C, flavonas  y betacaroteno totales, pero menos licopeno. En comparación con los tomates de cultivo convencional” *

Otro comparó la calidad de orgánica del trigo convencional en invierno en Italia y encontró que: “las muestras de granos orgánicas resultaron tener un 20% menos de contenido de proteínas y exhibieron cualidades en la producción de pan pobres.” *

En un estudio llamado “Influence of Processing on Bioactive Substances Content and Antioxidant Properties of Apple Purée from Organic and Conventional Production in Poland.” se encontró que “El puré de manzana preparado a partir de manzanas orgánicas contenía significativamente más fenoles totales, vitamina C, flavonas totales y mostró una capacidad antioxidante más alta que las conservas preparadas a partir de las manzanas convencionales.” Sin embargo, la pasteurización disminuyó esos beneficios en ambos tipos de puré. *

Como he dicho, me es insuficiente. También estoy preocupado por la manipulación de la prensa. En un artículo con fecha del 15 de noviembre de 2007 que apareció en green.msn.com, realizado por Deirdre Dolan, se pasa el mismo tipo de información errónea que en la BBC. El titular dice: La prueba está ahí: los orgánicos son más nutritivos – los estudios británicos justifican el coste más elevado. Ella afirma que “un nuevo estudio … muestra que los alimentos orgánicos tienen un valor mucho más nutritivo” y que “los resultados serán publicados en los el próximo año.” Dolan debería darse cuenta de que si los resultados de un estudio no se han publicado no sabe pues lo que demuestra el estudio. En cualquier caso, como se ha señalado anteriormente, este último comunicado de prensa del proyecto QLIF no era un estudio que compara alimentos orgánicos con  convencionales. El que está haciendo el estudio, al igual que Dolan, es ya creyente de que lo orgánico es mejor. (Ella nos dice que gasta hasta 15 $ diarios en leche orgánica y que se preocupa sobre las toxinas en los plásticos que su hijo puede ingerir. Ella también piensa que los juguetes de madera no tienen toxinas. Al parecer, cree que, dado que la madera es natural, a diferencia de plástico , esta está libre de toxinas. ¿Cómo cree ella que los árboles combaten a los insectos? ¿No es consciente de que la madera es a menudo tratada con sustancias tóxicas?) Dolan es co-autora de un libro llamado El Embarazo orgánica completo. Ella parece creer en la palabra de la gente de QLIF sin investigar o leer sus folletos. Sospecho que otros verdaderos creyentes citarán su artículo como prueba de que la evidencia científica está ahí para mostrar que lo orgánico es más sabroso y saludable. Llamadme anticuado, pero yo no creo que la evidencia apoye tal afirmación.

posdata 2

Algunos opositores de los OGM encuentran consuelo en los llamados Institute of Responsible Technology and Yes! Books, que son en realidad frentes para las creencias de Jeffrey Smith y que están financiados por Organic Valley (George Simeon), Stonyfield Organic Yogurt (Gary Hirshfield), Natural News Insider (Mike Adams) y Mercola.com–  alternative health and nutraceuticals (Joe Mercola).

posdata 3 (propio)

Uno de los problemas a los que se enfrenta la biotecnología con respecto al desarrollo de OGM es el lobby antitransgénico. Este tiende a contraríarlos basándose en que sólo se está proponiendo como solución el uso de estos. Desde la ciencia jamás se ha sostenido tal afirmación. Lo que se ha sostenido y se sostiene es que estos, junto con otro tipo de acciones, pueden contribuir a solucionar el problema que se nos presenta con respecto al hambre. El problema es que estos frentes, como secta que son, se han negado y niegan radicalmente cualquier uso de estos. Un ejemplo es lo sucedido con Intermón Oxfam. Oxfam América (EE.UU.) encomendó la publicación del libro en cuestión, “Biotechnology and Agricultural Development: Transgenic Cotton, Rural Institutions and Resource-Poor Farmers” (Biotecnología y desarrollo agrícola: algodón transgénico, instituciones rurales y agricultores con pocos recursos), con el fin de analizar las experiencias, tanto positivas como negativas, que tuvieron los países en desarrollo al adoptar el algodón transgénico, así como la relevancia (o poca relevancia) de dicha tecnología a la hora de ayudar a los agricultores con pocos recursos. El libro presenta casos de India, Colombia, Sudáfrica y China, y destaca los desafíos a los que se han enfrentado estos países y los problemas ocasionados por unos marcos de trabajo y estructuras institucionales débiles.

El principal hallazgo del libro es que, como excepción, el algodón Bt (Bacillus thuringiensis) simplemente tiende a funcionar bien, y ello depende de si los agricultores cuentan con toda la información y asistencia necesarias para tomar decisiones informadas. La conclusión del libro es que las inversiones institucionales en agricultura son más importantes y relevantes para los agricultores con pocos recursos que las inversiones en cultivos transgénicos.”

Esto tuvo respuesta de distintos grupos antitransgénicos, lo que llevo al Director Ejecutivo de Oxfam Internacional, Jeremy Hobbs, a publicar un comunicado con respecto a ello:

Secretariado de Oxfam Internacional, 26 de abril – Una serie de organizaciones han publicado una carta abierta a los directivos de Oxfam expresando su preocupación sobre la posición de la agencia sobre los cultivos transgénicos. Más específicamente, denunciaban que un libro de reciente publicación, basado en una investigación encomendada por Oxfam América (EE.UU.), ahondaba en las experiencias de los países que habían adoptado el algodón transgénico y llegaban a conclusiones demasiado favorables sobre los organismos genéticamente modificados (OGM).

Oxfam se toma estos temas muy en serio. Somos conscientes de que la tecnología de los OGM es un tema muy controvertido y lamentamos cualquier fallo por nuestra parte que hubiera dado a lugar malentendidos sobre los hallazgos de la investigación, en particular sobre que pudiese entenderse un apoyo a los OGM. Esperamos que este documento sobre la posición de Oxfam sobre la biotecnología y el desarrollo ayude a acabar con dicha controversia.

Oxfam América (EE.UU.) no tiene una posición de política a favor o en contra de la tecnología de los OGM y no cuenta con programas prácticos que la fomenten.

La confederación de Oxfam Internacional, que incluye a Oxfam América (EE.UU.), no da su apoyo a los OGM como la solución al hambre, la pobreza y el desarrollo. Oxfam cree que cualquier decisión de utilización de los OGM debe estar basada en los principios de derechos humanos de participación, transparencia, elección, sostenibilidad y justicia. Alimentar a los pobres del mundo exige cambios sociales, políticos, económicos y culturales, no solo adaptaciones tecnológicas.

Oxfam comprende que esta tecnología tiene relevancia, y que la biotecnología moderna podría tener un papel importante a la hora de conseguir la seguridad alimentaria global, pero solo si los agricultores son el foco del proceso y si se fortalecen sus derechos, sin perjudicarlos. En la actualidad, los OGM representan una buena oportunidad de negocio para algunos intereses, pero, en general, no han beneficiado a los agricultores. Tal como está la situación a día de hoy, los OGM no han rendido frente a los principios guía de participación, transparencia, elección, sostenibilidad y justicia, y las inversiones públicas deberían dar prioridad a opciones que sí lo hagan.

En la declaración se incluye como motivo que los OGM no son la solución definitiva pero sí una herramienta más que podría contribuir contra el hambre. ¿Se está a caso insinuando lo mismo que se hace desde sectores antitransgénicos? ¿Un argumento de hombre de paja? Curioso es que Intermon-Oxfam aluda, teniendo en cuenta que al principio de su declaración afirma no posicionarse a favor o en contra, a que los OGM no han beneficiado a los agricultores. (énfasis añadido en su declaración)

En 2011, India cumplió diez años sembrando algodón transgénico resistente a insectos, un cultivo que ha transformado la producción algodonera en la industria agrícola más productiva y rentable del país. Los cultivos de algodón Bt de la India se caracterizan por ser híbridos y no variedades, como en el resto de países productores.

Según informa ChileBio, el cultivo de algodón Bt superó por primera vez la barrera de los 10 millones de hectáreas, hasta ocupar el 88% de los 12,1 millones de hectáreas de cultivo de algodón. Los principales beneficiarios fueron los 7 millones de pequeños agricultores que sembraron 1,5 hectáreas por término medio.

En 2002, primer año en el que se cultivó algodón transgénico en India, se sembraron 50.00 hectáreas, una cifra que ha registrado un importantísimo crecimiento multiplicándose por 212 hasta alcanzar los 10,6 millones de hectáreas en 2011. La renta agraria aumentó en 9.400 millones de dólares gracias a este cultivo entre 2002 y 2010, y en 2.500 millones de dólares sólo en 2010.

El algodón Bt ha transformado la producción algodonera de este país incrementando notablemente su rendimiento y reduciendo un 50% la aplicación de insecticidas y, gracias a sus beneficios sociales, ha contribuido a aliviar la pobreza de 7 millones de pequeños agricultores pobres y de sus familias. *

Si no les ha reportado beneficios ¿porqué se han decantado por él? “El CCIA estima que el algodón transgénico representó en 2006/07 más del 40% de la producción y de las exportaciones en todo el mundo.” Según la Guía del exportador de algodón del Centro de Comercio Internacional, aunque se alertan de los posibles riesgos que el uso de algodón BT podría causar en un futuro (a pesar de que han pasado ya 20 años desde su implantación) “El cultivo de algodón transgénico tiene un efecto positivo inmediato sobre el medio ambiente. El algodón necesita más pesticidas que cualquier otro cultivo, pero todas las nuevas variedades creadas mediante biotecnología han sido diseñadas para reducir el consumo de pesticidas que son perjudiciales para la salud humana y ambiental.” Los únicos problemas, mencionados en la guía, son los que ya poseen todas las variedades (incluidas las no transgénicas). El problema con los OGM, al final, no es sobre ellos mismos sino sobre un problema que afecta no sólo a los OGM sino a todo tipo de cultivos: la legislación con respecto a las patentes. Debido a esta, y a la imposición de tasas (en parte por las restricciones que han provocado las mismas organizaciones “ecologistas”), multinacionales como Monsanto y BAYER se han granjeado enemigos entre los pro-orgánica y pro-“eco”. Irónico ¿no?

Una de las luchas de los pro-orgánica y “eco” se centra precisamente en relacionar a los OGM con las multinacionales.

Agro-Bio_infografia_investigacion_cultivosGM_mundo_

Es normal que Intermón-Oxfam concluya con que “las inversiones públicas deberían dar prioridad a opciones que sí lo hagan”. Un 34,6 % de los ingresos totales que recibió en 2010 (78.751.389) fue de dinero público. De hecho, en las cuentas de 2013 y 2014 podemos observar que 1/3 de lo recaudado proviene de fondos públicos.

intermon oxfam cuentas

Lo que no es “normal” es que esta organización “sin ánimo de lucro” esté difundiendo opiniones afirmaciones falsas sobre los OGM.

 


Ver también  naturalThe Superiority of Organic Fog de Robert Todd Carroll (una evaluación del Organic Center’s report: New Evidence Confirms the Nutritional Superiority of Plant-Based Organic Foods).

Para saber más…

Libros y artículos

Todo lo “natural” es químico

Comer Sin Miedo (Divulgación) de J. M Mulet 

Los productos naturales – ¡vaya timo! J. M. Mulet edit. Laetoli

Ames, Bruce N. Ph.D. y Ph.D. Lois S. Gold “La contaminación, pesticidas y el cáncer: Conceptos erróneos”, 1997.

Fedoroff, Nina. “¿Podemos confiar en Montsanto con nuestra comida?” Scientific American, 25 de julio de 2013. “Monsanto y las otras grandes empresas de biotecnología agrícola han desarrollado cultivos  resistentes a plagas y tolerantes a herbicidas biológicamente confiables que benefician a la gente, a los agricultores y al medio ambiente y que son nutricionalmente idénticos a sus contrapartes no transgénicos.”

Los cultivos modificados genéticamente resistentes a insectos contienen un gen que codifica una proteína bacteriana que es tóxica para una plaga de insectos, pero no para los animales o las personas ….

La resistencia a los insectos del maíz GM también disminuye la exposición humana y animal a las micotoxinas, compuestos altamente tóxicos y cancerígenos producidos por hongos. El taladro del maíz pica la caña de la planta, en estos agujeros se acumula agua y se crea un clima adecuado para que crezcan los hongos; El maíz transgénico al no poder ser atacado por el taladro no tiene estos problemas por lo que no se suele contaminar por micotoxinas. *

Monsanto desarrolló cultivos transgénicos tolerantes a un herbicida tóxico llamado glifosato, también conocido como Roundup. Los cultivos tolerantes a herbicidas han hecho una importante contribución ante la pérdida de superficie del suelo que ha disminuido, facilitando la siembra directa. Este método de cultivo reduce las emisiones de CO2 al arar y mejora la calidad del suelo.”

Los herbicidas no siempre tienen la culpa del daño a los cultivos. (Weed Science Society of America)

Miller, Henry I. and Gregory Conko. (1994). The Frankenfood Myth: How Protest and Politics Threaten the Biotech Revolution. Praeger Publishers.

Morris, Julian and Roger Bate. Editors. (1999). Fearing Food: Risk, Health and Environment. Butterworth-Heinemann.

Penn & Teller. (2003). Bullshit! Mira Charles Margulis, portavoz de la campaña de Greenpeace, afirma que los cultivos transgénicos no son probados antes de ser enviados al mercado. *

Smith-Spangler, Crystal MD, et al. “¿Los alimentos orgánicos ¿son más seguros o más sanos que las alternativas convencionales?: Una revisión sistemática,” Annals of Internal Medicine, 4 de septiembre de 2012, Vol 157, No. 5. “Conclusión: La literatura publicada carece de pruebas sólidas de que los alimentos orgánicos sean mucho más nutritivos que los alimentos convencionales. El consumo de alimentos orgánicos puede reducir la exposición a los residuos de pesticidas y bacterias resistentes a los antibióticos”.

Sin embargo, “Más de un tercio de los productos convencionales tenían residuos de plaguicidas detectables, en comparación con el 7% de las muestras de productos orgánicos. La carne de cerdo y pollo orgánico era un 33% menos propensa a portar bacterias resistentes a tres o más antibióticos que la carne producida convencionalmente.” * Geroge Pace (que me ha escrito varias veces a mí y a otros para puntualizar esto) escribe: “La incidencia de este tipo de contaminación era (aproximadamente) de un 48% para el pollo y cerdo convencional, y (aproximadamente) un 16% para el pollo  y cerdo orgánico. Cuando se restan las tasas (utilizando los números de punto decimal exactos), el 48% – 16%, se obtiene un 32,8%, el número que se redondeará al 33% como diferencia de riesgo …. Espero que puedan ver que las posibilidades de ser expuestos a tales bacterias son en realidad, en el lenguaje de riesgo relativo común, de un 300% (48% / 16%), o 3 veces mayor, en la compra de los productos convencionales. Creo que está haciendo un flaco favor a sus lectores diciendo que el riesgo es de un 33%, que la mayoría de la gente asumirá que es el riesgo relativo (1/3 mas de riesgo de contaminación), cuando en realidad el riesgo relativo es 300% mayor. Es ¡una diferencia del 900%! (300% / 33%) …”. En otras palabras, la carne orgánica puede tener muchas menos bacterias que la carne convencional de piscifactoría.

Mi comentario editorial: ¿Moraleja de la historia? Asegúrese de que se cocine bien la carne para matar todas las bacterias si usted compra orgánico o inorgánico.

Nota: un error común en la conclusión de dicho estudio puede surgir al generalizar sobre los transgénicos en vez de tratarlos de forma individual. Un ejemplo puede ser el arroz dorado. Este arroz produce una vitamina que no produce el arroz convencional. ¿se podría decir que el arroz convencional es más nutritivo que el dorado? Si la investigación sobre un transgénico está orientada a que este contenga más nutrientes de los que se encuentran en su análogo convencional, el argumento de transgénicos = menos nutrientes se viene a bajo.

Stossel, John. (2005). Dame un Break: Cómo expuse Hucksters, Trucos y Estafadores y se convirtió en el azote de los mediosliberales. Paperbacks Harper.

Taverne, Dick. (2006). La Marcha de la sinrazón: Ciencia, Democracia, y el Nuevo fundamentalismo. Oxford University Press.

Diálogo con el Dr. Patrick Moore, fundador de Greenpeace. El fundador de la entidad se alejó hace 9 años señalando “un fuerte giro a la izquierda” y que se había convertido en “una organización cuya agenda era extremista y políticamente influenciada”.

EXTREMISTAS Y DE ULTRAIZQUIERDA! Líder en el campo ambientalista internacional por más de 40 años, Moore es cofundador de Greenpeace, habiéndose desempeñado durante nueve años como su Presidente para Canadá y siete años como su Director a nivel internacional. Fue asimismo pieza clave en la mayoría de las campañas que convirtieron a Greenpeace en la organización de activistas ambientalistas más grande del mundo. Sin embargo, algo sucedió que motivó su alejamiento. En efecto, años atrás, el prestigioso ecologista se despachó con una nota donde justificaba su renuncia por considerar que Greenpeace no sólo había “dado un fuerte giro a la izquierda” sino que además se había convertido en “una organización cuya agenda era extremista y políticamente influenciada“. Le pedimos que nos profundice sus graves aseveraciones:

“A mediados de 1980, cuando la guerra fría estaba llegando a su fin, mucha gente del movimiento por la paz aterrizó en el movimiento ambientalista, trayendo con ellos su pensamiento de izquierda, antiestadounidense… Pero la única manera de continuar en una postura confrontativa y anti-establishment, era adoptar políticas cada vez más extremas, hasta finalmente abandonar por completo la ciencia y la lógica con las políticas de tolerancia cero. Las posiciones del movimiento ambientalista sobre la energía nuclear y la modificación genética reflejan esta línea dura de tolerancia cero…”.

Debate sobre la declaración de “Madrid Zona Libre de transgénicos” por J. M. Mulet. 19 de julio de 2015. El pasado Viernes tuvo lugar en Madrid un debate organizado por “Ahora Podemos” (grupo político de la izquierda) sobre el polémico punto del programa electoral de declarar “Madrid Zona libre de transgénicos”. Fui invitado cuando ya estaba convocado por medio de un twit, sin saber si la invitación era para asistir de público, ponente, moderador o encargado de los micrófonos. Realmente un desplazamiento a Madrid en estas fechas me resulta complicado, a la par que tremendamente caro, por lo que no pude asistir. No obstante tuve puntual información de todo lo que se debatía gracias a varios contactos. Para empezar la convocatoria que publicó “Ahora Madrid” en su web ya era bastante tendenciosa de por sí. Aquí os la paso comentada. (ver enlace)

“La oposición a los transgénicos no es técnica, es política y sentimental”  El científico mexicano Luis Herrera Estrella, pionero de la modificación genética en plantas, ha ofrecido la conferencia inaugural del Congreso Anual de Biotecnología, BAC 2015, en la Universidad de Salamanca

José Pichel Andrés/DICYT La Universidad de Salamanca acoge desde esta tarde el Congreso Anual de Biotecnología, BAC 2015, que reúne a más de 400 participantes Europa y Latinoamérica. La conferencia inaugural ha sido protagonizada por el científico mexicano Luis Herrera Estrella, pionero de la modificación genética en plantas. En declaraciones a DiCYT, se ha mostrado crítico con la restrictiva política europea con respecto a los cultivos genéticamente modificados, que a su juicio no tiene nada que ver con las evidencias científicas.

“Creo que es una mezcla de factores de tipo sentimental y de tipo político, más que una cuestión técnica. Muchos estudios han mostrado que los alimentos transgénicos son iguales que los tradicionales, ni mejores ni peores”, afirma el prestigioso investigador. Después matiza: “En algunos casos son mejores, porque si evitamos el uso de pesticidas o el uso de herbicidas, el alimento va a estar menos contaminado que uno tradicional”.

Los tomates transgénicos son igual de ricos que los tomates comunes (The Alexius Today) Hasta ahora no ha habido casi ningún intento de llevar a cabo pruebas de sabor de consumo con tomates transgénicos. Las pocas pruebas que se han realizado a los tomates transgénicos fueron probados por profesionales capacitados o pequeños grupos de consumidores sin controles de las diferencias demográficas de la muestra. Un ejemplo es el paper publicado en Nature Biotechnology, cuyos datos indican claramente que la mejora de aroma y sabor de fruta por ingeniería genética es factible para el tomate y que este enfoque tiene el potencial para modificar el aroma y el sabor de otras especies.

Recientemente publicado en el Journal of Food Science un estudio que examina y evalúa el color, sabor, textura y gusto global de los tomates transgénicos en comparación con los tomates de tipo salvaje.

La Evaluación del Consumidor no reveló ningún sesgo hacia los tomates rojos, la puntuación de color-gusto del tomate alto en antocianina (Del / ROS1) y del tomate púrpura no fue significativamente diferente de las de los 2 tomates rojos.  Además, el sabor, la textura, gusto de los tomates Del / ROS1 eran similares a los del tomate de tipo salvaje.

Las puntuaciones de color, textura y gusto del tomate alto en flavonoles (CHI) fueron similares a las de los otros 2 tomates; sin embargo, el sabor y el gusto general de estos fueron significativamente mejor evaluados.

Los consumidores reportaron su nivel de comodidad con el consumo de alimentos transgénicos antes y después de la prueba de sabor utilizando una escala de 5 puntos, donde 1 = no estoy cómodo, 3 = no estoy seguro, y 5 = totalmente cómodo. Antes de participar en la prueba sensorial, la media de nivel general de comodidad con el consumo de alimentos transgénicostuvo una puntuación de 4.3. Después de consumir tomates transgénicos en la prueba sensorial, el nivel de confort promedio aumentó a 4,5. Sólo 1 participante (1%) se sentía menos cómodo con el consumo de alimentos transgénicos después de la prueba. Un alto porcentaje de los panelistas (96%) indicaron que comprarían y consumirían alimentos transgénicos si se les mostraba que estos eran más saludables que los alimentos no transgénicos.

Las creencias de los consumidores, su actitud hacia esta tecnología alimentaria es el factor clave. Esto y la información controversial y errónea existente hace que los supuestos riesgos influyan en las personas a mantener creencias infundadas hacia los alimentos genéticamente modificados.

Las personas basan su evaluación de los riesgos en base a la información disponible, por lo que una adecuada divulgación relacionada con la biotecnología alimentaria puede contribuir a cambiar las actitudes negativas hacia los alimentos transgénicos.

tumblr_inline_navruxf0Fq1syf5d0

Más de 600  evaluaciones de seguridad publicadas Con frecuencia se afirma que los alimentos transgénicos no están debidamente probados o se afirma que han sido publicados pocos estudios independientes como para establecer su seguridad. Otra afirmación similar realizada es que los organismos de reglamentación de los alimentos dependen exclusivamente de la información corporativa para decidir si los alimentos y piensos modificados genéticamente son seguros. Otra reclamación que se hace es que se realizan muy pocas pruebas independientes relacionadas con la seguridad alimentaria de los OGM.
Esta “sabiduría” convencional está equivocada.

GMAuthoritiesnew1

La literatura científica moderna muestra que estas opiniones comúnmente aceptadas no son más que mitos. El sitio web Academics Review muestra ampliamente que muchos de estos mitos son simplemente rumores y desinformación sin fundamento.

En la actualidad hay cerca de 2000 informes revisados  en la literatura científica que documentan la seguridad general y la salubridad nutricional de los alimentos modificados genéticamente.

Las citas a más de 400 de estos estudios publicados se encuentran al realizar búsquedas. Para accerder a la base de datos GENERA clic aquí. Una lista con más de 600 aquí.
(Véase también el comentario explicativo  Dar sentido a las listas de los estudios de Karl Haro von Mogel del 25 de octubre de 2013)

Sobre GENERA

GENERAMisión
La misión de GENERA es ser una base de datos de las investigaciones realizadas por expertos sobre los riesgos relativos de los cultivos modificados genéticamente, que incluye detalles importantes con un solo vistazo. Esta base de datos pretende ser exhaustiva, a fin de incluir todas las investigaciones pertinentes e informar con precisión sobre los resultados de cada estudio según lo informado por los autores. Para aumentar la transparencia se enumeran las fuentes de financiación de cada estudio y se requiere el contacto con los autores de cualquier paper que no reportan esta información. Al incluir e informar los detalles importantes sobre todos los estudios científicos pertinentes revisadas por pares – no sólo los que cabe una conclusión predeterminada  – GENERA permitirá a los miembros del público que puedan comparar fácilmente grandes cantidades de investigación para formar sus propias conclusiones acerca de la relación sobre riesgos en la ingeniería genética.
Biology Fortified, Inc.

Infografia Organizaciones Internacionales GM_10

¿Qué dice la evidencia científica sobre la seguridad de los cultivos y alimentos transgénicos? Quizás para muchos sea novedad, y para algunos sea algo ya conocido, pero a diferencia de lo social y político, a nivel científico no existe polémica o controversia respecto a la seguridad de los cultivos GM. Esto se observa claramente a través de las aproximadamente 240 instituciones y sociedades científicas de prestigio que ratifican la bioseguridad de los cultivos transgénicos y sus productos derivados. Entre estas entidades se encuentran, por ejemplo, la Organización Mundial de la Salud (OMS), la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), la Comisión Europea,  la Asociación Médica Estadounidense (AMA), la Sociedad de Toxicología Estadounidense (SOT), la Unión Internacional de Ciencias de la Nutrición (IUNS) y diversas academias de ciencias de países como Estados Unidos, Inglaterra, Francia, Alemania, Italia, República Checa, Australia, Sudáfrica, China, India, México, Chile, entre otros. Además, 3400 científicos y 25 premios nobeles han firmado una declaración en apoyo tanto a la seguridad, como al gran potencial que ofrecería este tipo de cultivos.
Para más información sobre biotecnología agraria clic aquí (AgroBio)
Websites y blogs

Por qué he terminado con la Agricultura Ecológica de Mike Bendzela “Go organic”: slander a farmer

La verdad sobre la Agricultura Ecológica de Christie Wilcox Este artículo proporciona una visión general de los tres mitos principales sobre la agricultura ecológica y los alimentos.

Mito 1: Los alimentos orgánicos están libres de pesticidas y productos químicos nocivos

Mito 2: Los alimentos orgánicos son más nutritivos

Mito 3: La agricultura orgánica es mejor para el medioambiente

De ratones y hombres: entrevista a Bruce Ames Reason.com “En la década de 1970, Bruce Ames era un héroe para los ecologistas – el inventor de la prueba de Ames, que permite a los científicos probar productos químicos para ver si causan mutaciones en las bacterias y quizás cáncer en los seres humanos. Su investigación y el testimonio llevó a la prohibición de productos químicos sintéticos tales como el Tris, el ignífugo utilizado en pijamas para niños …. Hoy, Ames, profesor de bioquímica y biología molecular de la Universidad de California en Berkeley, se encuentra en la otro lado del debate quimiofóbico. En 1990, se pronunció en contra de la Proposition 128 de California, que habría prohibido muchos pesticidas, y ha sido muy crítico con la prohibición de Alar. Ames ahora cree que la mejor manera de prevenir el cáncer es “comer verduras. Cualquier acción del gobierno que haga que las frutas y verduras sean más caras en última instancia provoca cáncer“.

Agave Nectar: ¿Saludable o perjudicial? El “néctar” Agave se anuncia como un “amable diabético”, puro y como un “edulcorante 100%. natural”. Sin embargo no es nada de eso. Es registrado como un néctar. A pesar de las reclamaciones de los fabricantes, el “néctar” de agave no se hace de la savia de la planta de yuca o de agave sino a partir del almidón gigante parecido a la piña, el bulbo de raíz. El constituyente principal de la raíz de agave es el almidón, similar al almidón en el maíz o al arroz, y un hidrato de carbono complejo llamado inulina, que se compone de cadenas de moléculas de fructosa. Técnicamente una fibra altamente digerible, la inulina, que no tiene sabor dulce, comprende aproximadamente la mitad del contenido de carbohidratos de agave. (Vea la miel de agave: peor de lo que se creía)

Biotecnología para la Sostenibilidad ¿Cómo los alimentos genéticamente modificados conservan el suelo y la energía, protegen la calidad del aire y el agua, minimizan el uso de tóxicos y conservan la biodiversidad y los recursos genéticos.

¿Cuál es el significado de “alimentos orgánicos” (y la comida inorgánica)? de Lee Silver, profesor de biología molecular y de política pública en la Universidad de Princeton

Respuesta a los Mitos alimentarios de los GM – AgBioWorld

Misconceptions About Environmental Pollution, Pesticides and the Causes of Cancer – National Center for Policy Analysis

EPA: Pesticides and Food: Health Problems Pesticides May Pose (effects depend on how toxic the pesticide is and how much of it is consumed)

The Deadly Chemicals in Organic Food

Europe Engaged In A Phony War on Biotechnology

Bugs Not Building Resistance to Biotech Crops

Are Dangerous Bacteria Lurking Inside Your Organic Produce by Dennis T. Avery

Organic Food Has ‘Significantly Higher’ [fecal] Contamination, Study Finds by Marc Morano

“Organic” Foods: Certification Does Not Protect Consumers by Stephen Barrett, M.D.

Norman Borlaug

Fish-Gene Strawberries and Tomatoes

Beating the ‘Frankenfood’ Rap (2002) by Michael Fumento

 

Noticias

La comida orgánica no reduce el riesgo de las mujeres al cáncer Las mujeres que consumen alimentos orgánicos casi siempre o siempre tienen la misma posibilidad general de desarrollar cáncer que las mujeres que no comen, según un nuevo estudio de la Universidad británica de Oxford publicado en el British Journal of Cancer que siguió a más de 600.000 mujeres de mediana edad durante casi una década.

Los cultivos transgénicos no matan a los niños. Oponerse a ellos si de Matt Ridley, Ottawa Citizen 1 de agosto 2013. Mientras Greenpeace consume millones en honorarios a abogados, millones de niños murieron a causa de una deficiencia de vitamina A. “… ni un solo periodista británico o blogger que yo sepa se ha tomado la molestia de investigar los hechos sobre el arroz dorado …. Greenpeace y sus amigos presionaron a los gobiernos para frenar el proyecto [para desarrollar arroz dorado] y para incrementar su coste. Sus objeciones han sido, de diversas maneras, que el arroz dorado fue un complot corporativo (falso), que no produce suficiente vitamina A (no es cierto), que podría causar problemas de salud (¿un tazón de arroz enriquecido con una vitamina?), que podría interferir en los ecosistemas (improbable para un cultivo domesticado) y que las cápsulas de vitamina A son una mejor apuesta (las cápsulas de vitamina A todavía llegan muy pocas personas)“.

Para Greenpeace es mejor que los pobres compren cápsulas de vitamina A (o que los países inviertan dinero en esa compra) a que siembren por si mismos arroz dorado. Un arroz que, pese a sus mentiras, es libre de patente y gratuito.

Greenpeace y el arroz dorado: historia de una infamia de J. M Mulet

Una carrera para salvar la de Orange alterando su ADN de Amy Harmon, New York Times, 27 de julio de 2013. “La idea de comer plantas y animales cuyo ADN ha sido manipulado en un laboratorio – denominados como organismos genéticamente modificados, o transgénicos – todavía espanta a muchas personas. Los críticos se preocupan de que tales cultivos conllevan riesgos aún no detectados, y desconfían de las grandes empresas agroquímicas que han producido los pocos que hay en uso. Y la hostilidad hacia la tecnología, siempre arraigada en Europa, se ha profundizado recientemente entre los estadounidenses, tales como los defensores de los alimentos orgánicos, los ambientalistas y otros que han hecho oposición a ello como uno de los pilares de un movimiento creciente para la elección de alimentos más saludables y éticos.

Argumentando que la Food and Drug Administration debe exigir etiquetas en los alimentos que contienen OGM, uno de los líderes del Environmental Working Group, un grupo de defensa, citó “baba rosa, melones mortales, pavos contaminados y BPA en nuestra sopa.”

El Sr. Kress atribuyó a las campañas de etiquetado con el tipo de táctica que cualquier industria puede utilizar para obtener una ventaja competitiva: fueron financiados en gran parte por empresas que venden productos orgánicos, las cuales lo implantaron para conseguir que el envase implicara un riesgo que llevara a los clientes hacia sus propias alternativas no-OGM.” énfasis añadido.

Russell Libby,  Abogado de la Agricultura Orgánica, muere a los 56 (de cáncer)

Arsenic Found in Organic Baby Formula, Cereal Bars los productos que contienen jarabe de arroz integral orgánico pueden ser una fuente significativa de arsénico en la dieta.

Molecular Breeding Hacer cultivos más resistentes y más nutritivos“… los científicos están cambiando los cultivos sin tocar genes extraños …. Muchas de estas cosechas usan los efectos latentes de genes puestos a buen recaudo en variedades de semilla desechadas para crear clases que a primera vista parecen artificiales. Hay maíz al que se la ha infundido con precursores de la vitamina A que prácticamente brilla naranja, arroz que puede sobrevivir más de dos semanas a condiciones de inundación y trigo que resiste el avance de áfidos devastadores.”

El hambre mundial empeora, advierte la ONU informe anual de la ONU sobre la seguridad alimentaria mundial confirma que más de mil millones de personas – un sexto de la población mundial – están desnutridas.

La producción de alimentos “debe elevarse al 70% ‘Si no se utiliza más tierra para la producción de alimentos en la actualidad, 370 millones de personas podrían enfrentarse al hambre para el año 2050. Se espera que la población mundial aumentará de los actuales 7000 millones (6700 cuando se escribió este artículo) a los 9100 millones para mediados de siglo. La producción de alimentos tendrá que aumentar en un 70% en los próximos 40 años para alimentar a la creciente población mundial, según predice la agencia alimentaria de Naciones Unidas.

Nota: eso significa dos opciones: conseguir que la producción crezca en las actuales zonas de cultivo (algo que los OGM consiguen) o deforestar más bosques y selvas para plantar cultivos más deficientes (como son los ecológicos y orgánicos que proponen las “ecosectas”)

Los clientes piden boicot a Whole Foods La marca Whole Foods es algo que atrae a los liberales con conciencia social. La tienda “vende verduras orgánicas, detergente biodegradable y pesca sostenible a una clientela adinerada y a los campeones de credenciales liberales.” Así, cuando el CEO John Mackey escribió un artículo de opinión en el Wall Street Journal que comenzó con una cita de Margaret Thatcher y argumentó que los estadounidenses no tienen un derecho intrínseco a la salud, un gran número de clientes llegó a Twitter y comenzó un boicot. A diferencia de la mayoría de los críticos de las iniciativas de salud de Obama, Mackey ofrece ocho reformas alternativas liberales.

Lo Organico ‘no tiene beneficios para la salud’ (BBC:. “Los investigadores de la Escuela de Londres de Higiene y Medicina Tropical miraron toda la evidencia sobre beneficios en nutrición y salud de los últimos 50 años. En 55 de los 162 estudios que se incluyeron en el análisis final hubo un pequeño número de diferencias en nutrición entre los alimentos orgánicos y los producidos de manera convencional, pero no suficientemente grande como para que tuviera relevancia alguna para la salud pública …. En general, en el informe, que se publica en la revista American Journal of Clinical Nutrition, no se encontraron diferencias en la mayoría de los nutrientes en los cultivos orgánicos o convencionales, incluso en vitamina C, calcio y hierro. Lo mismo puede decirse de estudios sobre carne, productos lácteos y huevos.”)

Vitamina impulso de maíz manipulado (“Investigadores europeos han creado un maíz modificado genéticamente reforzado con tres vitaminas. Las modificaciones hacen que el cultivo de cereal, o maíz, produzca grandes cantidades de beta caroteno y precursores de la vitamina C y ácido fólico. El desarrollo marca la primera vez que una planta ha sido diseñada para que produzca más de una vitamina.”)

Crisis global ‘de huelga en 2030’ (el profesor John Beddington, el científico jefe del gobierno del Reino Unido, advierte de que la demanda de recursos creará una crisis con consecuencias nefastas en la población mundial, que llegará en 2040 a los 8300  millones. La demanda de alimentos y energía saltará al 50 %. La demanda de agua dulce se incrementará en un 30%. Beddington indicó que los alimentos modificados genéticamente podrían ser parte de la solución. En una noticia relacionada, las Naciones Unidas ha publicado un informe que dice que la población mundial se está moviendo hacia una cifra superior a nueve mil millones personas para el año 2050 y casi un cuarta parte de la población viva será mayor de 60 años.

400 científicos de 34 países defienden el uso de transgénicos 26 de enero de 2011. El Departament for Business, Innovation and Skills (BIS) británico publicó el pasado lunes el informe titulado ‘Futuro de la alimentación y de la agricultura mundial’, un completo documento en el que han participado 400 científicos de 34 países de todo el mundo y en el que se defiende el uso de transgénicos para asegurar el abastecimiento alimenticio de una población en constante crecimiento.

El documento, encargado por el asesor científico jefe del Reino Unido, Sr. John Beddington, defiende el uso de las nuevas tecnologías en el sector agrario, especialmente los cultivos modificados genéticamente. Profundizando en los problemas relativos al suministro y seguridad alimenticia respecto al papel que juegan los transgénicos, el informe concluye lo siguiente:

  • La inversión económica en investigación en las tecnologías modernas es esencial.
  • El coste que supondría no usar estas nuevas tecnologías debe ser tenido en cuenta a la hora de tomar decisiones sobre el uso de las mismas.
  • Los transgénicos no es la única vía para afrontar los retos agrarios y alimenticios del futuro, pero es un elemento clave en la combinación de tecnologías y técnicas necesarias para afrontar los retos futuros.
  • Los transgénicos deben ser juzgados en base a argumentos científicos, analizando lo que esta tecnología puede ofrecer y teniendo en cuenta sus amplios beneficios.

>> Descarga el Resumen Ejecutivo <<

>> Descarga el Informe Completo <<

Las granjas orgánicas utilizan sin saberlo, un fertilizante sintético. Durante siete años una empresa que llevó a cabo un tercio del mercado en California vendió fertilizante orgánico que fue enriquecido con sulfato de amonio. Los funcionarios del Estado sabían al respecto en 2006, pero revelaron el problema sólo después de que The Sacramento Bee consiguiera la documentación a través de una solicitud de Public Acts. Nadie fue penalizado. Hace que te preguntes: ¿Cómo de orgánica es la comida orgánica si las empresas que venden el abono orgánico se encargan de certificar que su producto es orgánico? ¿Cuántos clientes satisfechos pagaron más por su comida orgánica “más sabrosa y saludable” cuando no era orgánica?

Los alimentos orgánicos no tienen más valor nutritivo que los alimentos cultivados con pesticidas, según un estudio

Un estudio realizado a 207 niños en edad preescolar encontró que el 14% no comió frutas y verduras en absoluto en un día promedio. El 39% de la muestra no consume verduras.

Un estudio holandés de 521 niños encontró que el 46% reportó ninguna ingesta diaria de frutas

Un estudio escocés encontró que sólo el 56% de los niños y el 63% de las niñas comen fruta fresca todos los días. El 18% de los varones y el 12% de las niñas consumen fruta fresca menos una vez a la semana.

Un estudio a niños australianos menores de 15 encontró que alrededor de un tercio de los niños menores de 12 no tenía fruta en sus dietas, y más de una quinta parte no tenía verduras.

Doug Krahmer afirma que en un día cualquiera, el 45 % de los niños no comen fruta en absoluto, mientras que el 20 % comen menos de una porción de verduras. No he sido capaz de localizar la fuente de su afirmación. Krahmer es presidente del Oregon state Soil and Water Commission y es miembro del Oregon Board of Agriculture. Es el co-propietario de Blue Horizon Farms, Inc. con sede en St. Paul, Oregón. Argumentó ante el Congreso sobre los subsidios agrícolas para cultivos como los arándanos, las avellanas y el trébol, que él cultiva.

Más de la mitad de los productos alimenticios y bebidas de los niños más grandes campañas publicitarias que claramente destacan a la fruta en su embalaje no contienen ninguna fruta en absoluto

La Fruta y verduras extra no reduce el riesgo a cáncer de mama

Durante tres años, cada bocado Orgánico, de Tara Parker-Pope, del New York Times

California organic-food company linked to widespread E. coli scare by Andrew Bridges

¿Son los alimentos orgánicos realmente seguros? (Una de las pocas piezas de comunicación que pude encontrar que es crítica con los mitos de los orgánicos.)

Patrick Moore, co-fundador de Greenpace, defiende el uso de transgénicos El co-fundador de Greenpeace Patrik Moore defiende el uso de los cultivos transgénicos en su libro ‘Confessions of a Greenpeace Dropout: The Making of a sensible enviromentalist’. La obra pretende desmitificar cuestiones como el cambio climático o los cultivos transgénicos, dos temas usados por Greenpeace en muchos países del mundo para confundir al público. En el caso de los organismos modificados genéticamente la organización ecologista no atiende a las evidencias científicas sobre su seguridad porque si lo hiciera se caería toda su campaña.

Patrik Moore abandonó la dirección de Greenpeace tras 15 años de trabajo por divergencias sobre las líneas seguidas por la organización, quien se marcó un programa contrario a la ciencia, a las empresas y al propio ser humano. Para Moor las campañas que realiza Greenpeace a día de hoy buscan promover una ideología que será muy perjudicial tanto para el hombre como para el medio ambiente.

Maíz francés: cargadito de micotoxinas. de J. M. Mulet. (Tomátes con genes)

Alemania confirma que el origen de la E.coli está en un cultivo de soja en Baja Sajonia. Alemania ha confirmado que el origen de la infección por la bacteria E. coli está en los brotes germinados de un cultivo de Baja Sajonia. Las investigaciones han detectado la variante mortal de la cepa en una muestra procedente de una granja ecológica en Bienenbuettel.

El país germano ha levantado la alerta sobre los pepinos, los tomates y las ensaladas, cerrando así un primer capítulo de la crisis del pepino, que ha causado pérdidas millonarias a los agricultores españoles.

La República Federal Alemana mantiene, sin embargo, la alerta sobre brotes de soja, alfalfa y otros vegetales, que ahora se han identificado como el origen de esta extraña enfermedad que ha causado ya 32 muertos en Alemania.

La investigación había estrechado el cerco en torno a una granja de Baja Sajonia y se especula con que una trabajadora de la explotación agraria pudiera haber contribuido a extender la epidemia por la falta de higiene al manipular los productos agrícolas.

Muchos de los clientes de un restaurante cayeron enfermos tras consumir productos de esa granja. Los científicos avisan de que la epidemia continúa aunque el número de casos está descendiendo y piden que se extremen las medidas de higiene a la hora de manipular frutas y verduras.

Más sobre esta noticia desde el mismo medio aquí.

Share

Categorías: ,

  • Palabra al azar

    • Adivinación (con bola de cristal)
      Este es uno de los tipos de adivinación más populares. Adivinar o divisar es espiar o descubrir a través de objetos como si tuvieras ojos a distancia. En la literatura ocultista, el término se utiliza para describir el acto de mirar una piedra brillante, espejo o una bola de cristal (cualquier cosa que refleja funciona por lo visto) para ver sucesos pasadas y futuras. (Cuando se utiliza un cristal, bola de cristal o similar a esto se lo conoce también como catoptromancia o cristalomancia ). Los ocultistas afirman que si uno se concentra lo suficiente, mientras admira, puede evocar a los muertos debido a que la adivinación supuestamente limpia la conciencia y abre una línea directa con el otro mundo. Para saber más… de Givry, Grillot. Witchcraft, Magic & Alchemy (New York: Dover Books, 1971), republication of the 1931 Houghton Mifflin Company edition, Book II, chapter viii, "the Divinatory
  • Ir a los archivos y notas del Escepticcionario

    Skeptic Dictionary