Welcome to Magazine Premium

You can change this text in the options panel in the admin

There are tons of ways to configure Magazine Premium... The possibilities are endless!

Member Login
Lost your password?

Dieta alcalina

La dieta alcalina consiste en varios alimentos, definidos como alcalinos o ácidos, que supuestamente llevarán el pH de la sangre a un nivel de alcalinidad leve (7.35-7.45), un nivel que los mecanismos homeostáticos de su cuerpo alcanzarán independientemente de la alcalinidad de su dieta. Los gurús de la dieta alcalina creen que una dieta alcalina pone menos estrés en los mecanismos homeostáticos naturales del cuerpo y que esto es esencial para la buena salud.

Algunos defensores de la dieta creen que esta puede prevenir y curar el cáncer. Uno de los defensores más conocidos de esta dieta como tratamiento para el cáncer es Robert O. Young, quien trató a Kim Tinkham de un cáncer de mama hasta que murió (debería decir que él “aconsejó” en lugar de “trató” a Tinkham, partiendo de que un naturópata que obtiene su título de una escuela por correspondencia no está calificado para tratar ninguna enfermedad). Tinkham apareció en el sitio web cancerangel.com y se hizo instantáneamente famosa cuando apareció como invitada en el programa de televisión de Oprah Winfrey. Tinkham fue interrogada por Oprah debido a que se inspiró en The Secret, un programa que Winfrey promovió en su programa, por rechazar la quimioterapia y curarse a sí misma (Pueden ver el programa aquí si aún no se ha bajado). Finalmente, ella determinó que la mejor manera de curarse a sí misma era escuchando los consejos de Robert O. Young, quien recomendaba (y recomienda) la dieta alcalina. Por supuesto, no hay forma de saber cuánto tiempo hubiera vivido Tinkham si hubiera recibido quimioterapia y le hubieran extirpado parte de uno de sus senos, tratamientos recomendados por sus médicos. Lo que sí sabemos es que una mujer inteligente con un deseo aparentemente fuerte de vivir eligió el consejo de una persona bastante dudosa frente al consejo de su médico. Aparentemente, Tinkham descubrió a Young haciendo “investigaciones” por Internet. En un momento durante su “tratamiento” a manos de Young, él afirmó que había revertido su cáncer (caso similar al de Maribel Candelas y Enric Corbera, cuando este último la usaba para vender su pseudoterapia).

El hecho de que Tinkham, aunque inteligente, se dió a la ilusión y al pensamiento mágico se evidenció en su inspiración en The Secret , una colección derivada de lugares comunes que han inspirado a los desesperanzados y desesperados desde sus orígenes en el movimiento del Nuevo Pensamiento del siglo XIX. Hay algunos datos obvios sobre la dieta alcalina que deberían hacerles escépticos ante las muchas afirmaciones hechas por Robert O. Young y otros. También hay algunas cosas sobre Robert O. Young que aparentemente no despertaron el detector de basura de Tinkham (Consulte la entrada sobre Robert O. Young para obtener más información sobre este dudoso personaje).

A pesar de que no existen estudios en humanos que apoyen las dietas alcalinas para la prevención o el tratamiento del cáncer, este tipo de dietas es popular entre algunos que piensan que las curas naturales siempre deben elegirse antes que la quimioterapia, la radioterapia o la cirugía. Algunos podrían estar convencidos de la verosimilitud de la dieta alcalina como cura para el cáncer por el hecho de que los estudios de laboratorio han demostrado que algunas células cancerosas crecen más rápido en una solución ácida y que algunos medicamentos de quimioterapia se vuelven más efectivos si se altera el área alrededor de una célula tumoral para ser más alcalina * El problema es que no hay garantía de que lo que funciona in vitro funcione in vivo. En cualquier caso, si la dieta alcalina no funciona es porque esta no tendrá un efecto significativo sobre la alcalinidad o la acidez de las células.

La primera pista de que esta dieta no tendría valor como tratamiento contra el cáncer es el principio general que defiende: la modificación de la dieta puede cambiar la acidez de la sangre. No es cierto que la acidez del cuerpo pueda cambiarse significativamente con la dieta. Cualquier alimento que ingiera pasa a través de su estómago, que es altamente ácido (pH entre 1.5 y 3.5), lo que lo convierte en un ambiente ideal para que la pepsina, la principal enzima digestiva, descomponga los alimentos. Los niveles de pH del ácido estomacal pueden verse afectados por la cantidad de alimentos que consume, las infecciones y el estrés. Comer alimentos designados como ácidos o alcalinos es irrelevante para afectar el pH en el estómago. * Comer alimentos ácidos o alcalinos también es irrelevante para afectar el pH de las células sanguíneas, a pesar de lo que afirma Robert O. Young. “Los mecanismos homeostáticos mantienen la acidez del torrente sanguíneo dentro de un rango estrecho“. * Sin embargo, diferentes alimentos afectan el pH de la orina, que se limita a la vejiga.

Los promotores de la dieta alcalina dividen los alimentos en dos tipos según el tipo de “ceniza” producida como subproducto de comer el alimento. Según ellos algunos alimentos producen un subproducto alcalino (p. Ej., Frutas frescas y vegetales crudos) y otros producen un subproducto ácido (p. Ej., Productos animales, granos enteros, frijoles y semillas). Estos subproductos no tienen nada que ver con el pH de la sangre, ya sea en las venas o las arterias, que, por cierto, tienen diferentes niveles de pH (la sangre venosa es más ácida que la sangre arterial *). La razón por la cual dividen los alimentos en alcalinos y ácidos es la creencia de que los alimentos afectan al pH de las células sanguíneas y que mantener la sangre ligeramente alcalina es esencial para una buena salud, combatir el cáncer, estar enérgico, prevenir alergias e incluso hasta la saciedad. Esto se cree a pesar del hecho de que los alimentos no afectan significativamente al pH de la sangre venosa o arterial.

Si esta dieta se basa en un principio falso, ¿por qué es tan popular? Alguna idea del por qué la dieta es atractiva para algunas personas que han sido diagnosticadas con cáncer puede revelarse al leer testimonios como el siguiente (de otro de los admiradores de Robert O. Young, inspirado no por El Secreto sino por otro acólito del Nuevo Pensamiento: Tony Robbins):

En septiembre volví a tener sangre en la orina. Esta vez había grandes coágulos de sangre en mi orina y el sangrado se prolongó durante días. También sentí algunas sensaciones extrañas y vibrantes en mi sección media. Llamé a mi médico, quien me recomendó ir a un urólogo. Me reservó para una cistoscopia, para mirar dentro de mi vejiga. Me durmieron durante el procedimiento, que duró menos de 30 minutos. Unos minutos después de despertarme, mi urólogo vino a verme y me dijo que había encontrado dos tumores pequeños en la vejiga y que creía que eran cancerosos. El informe de histología confirmó sus sospechas. Tuve cáncer de vejiga de grado 3, estadio 1 (G3Pt1) a la edad de 36 años …

Al acostarme en el hospital recordé un seminario de Tony Robbins al que asistí hace años en el que habló sobre su programa “Salud en la vida” y que vivir de manera saludable permite que nuestros cuerpos se curen a sí mismos. Me prometí a mí mismo que iba a limpiar mi actitud y comenzar a vivir sanamente.

El día que llegué a casa, ordené muchos libros de salud y nutrición en línea. Al leer los libros, algo de lo que leí tenía sentido, pero había tantas opiniones en conflicto entre los autores igualmente calificados que salí confuso y me desanimé. Mientras escuchaba uno de los programas de audio de Tony Robbins, este habló sobre el caos que causa el exceso de acidez en nuestros cuerpos y cómo podemos llegar a estar y mantenernos saludables al adoptar una dieta y un estilo de vida ricos en alcalinos. Mencionó al Dr. Robert Young como uno de los expertos en este campo.

Inmediatamente ordené y leí todos los libros del Dr. Robert Young, incluido “El pH milagro” (The pH Miracle). Lo que decía tenía mucho sentido para mí. Estaba totalmente alineado con mi creencia de que la naturaleza (o Dios) nos ha proporcionado todo lo que necesitamos para mantenernos saludables y sanarnos a nosotros mismos. Decidí allí y después que seguiría el programa de pH Miracle y me curaría.

El hombre que escribió el testimonio anterior lo puso en un diario web para documentar su progreso: www.stopdoingcancer.com. El enlace ahora está muerto y la última publicación registrada por The Wayback Machine es del 11 de junio de 2008. El diario comenzó a finales de 2006 o principios de 2007. En su primer artículo, el autor dice que había sido tratado de un cáncer de vejiga durante varios años y “nada funcionó”, lo que se entiende como que el cáncer todavía estaba presente después de varios años de quimioterapia y algo de cirugía. Este dice: “permití que los médicos me cortaran e inyectaran todo tipo de venenos en mí“. También dice que cuando su equipo médico sugirió “una cirugía radical que cambiaría su vida” decidió “tomar mi salud en mis propias manos“.

Tanto la mujer que no había usado ninguna medicina científica para tratar su cáncer como el hombre que sí lo hizo pero no estaba curado encontraron que la idea de controlar su propia salud era más fuerte que la idea de someterse de manera pasiva a un tratamiento diseñado por practicantes de medicina científica. Sin embargo, ambos también se sometieron a las ideas especulativas de un personaje dudoso y se autoengañaron pensando que estaban actuando de forma que salvarían así sus vidas. Entiendo por qué el hombre que no se curó después de varios años de tratamiento mediante la medicina científica no aceptara su destino y dedicara su pensamiento a cualquier cosa que apelara a su sistema de creencias. La desesperación y frustración juegan un papel fundamental en el tipo de gente que se somete a las pseudoterapias de este tipo de charlatanes sin escrúpulos. Sin embargo, me cuesta entender por qué una mujer inteligente rechazaría por completo la medicina científica cuando su vida estaba en juego. Tal comportamiento está más allá de mi grado de comprensión, aunque no creo que debamos asumir que sólo porque una persona es inteligente sus creencias sean racionales. Algo sobre Young y su mensaje le atraía. En mi opinión, no hay nada atractivo ni en Robert O. Young ni en la dieta alcalina con la que trata a los pacientes de cáncer. Tal vez fue el miedo lo que la motivó. Oprah le preguntó si era el miedo a perder su pecho lo que la llevó a rechazar la cirugía y la quimioterapia, y Tinkham negó que eso tuviera algo que ver con su decisión. Por ahora, creo que tendremos que dejar la pregunta abierta sobre el por qué Kim Tinkham hizo lo que hizo.

Robert Young y su esposa Shelley Redford Young (que figura como coautora de sus libros de pH Miracle) basan sus nociones sobre nutrición alcalina en la idea de un pleomorfismo expresado en los escritos de Antoine Bechamp (1822-1895) y Gunter Enderlein (1872 -1968). Afirman que “la acidificación y el crecimiento excesivo de las microformas negativas en el cuerpo son la causa de cada síntoma, enfermedad y dolencia“. Esta noción es infundada y fue abandonada por la comunidad científica hace mucho tiempo. *

Los Young promueven una dieta rica en vegetales, frutas con bajo contenido de azúcar y varios suplementos y dispositivos para desintoxicar el cuerpo e “ionizar” el agua potable que venden… Recomiendan evitar el azúcar, las carnes rojas, los mariscos, los huevos, los productos lácteos, los alimentos procesados ​​y refinados, los granos almacenados, los edulcorantes artificiales, el alcohol, el café, el chocolate y los refrescos, no porque estos alimentos sean dañinos en sí mismos sino porque interfieren con su consumo en la capacidad del cuerpo para eliminar el exceso de acidez. Sin embargo, no existe una función biológica que funcione para “eliminar el exceso de acidez”. La expresión que los Young emplean carece de sentido alguno. Además, su idea de que acumular un exceso de ácido en la sangre, sea lo que sea lo que eso signifique, hará que el cuerpo se enferme y se descomponga, es otra idea fantástica que los Youngs parecen haberse sacado del aire.

Los Young hacen atractiva la dieta alcalina realizando muchas afirmaciones infundadas sobre el cuerpo diciendo que son “demasiado ácidos”. Tales cuerpos, dice Young, producen aumento de peso, retención de agua, colesterol alto, cálculos de calcio y tumores. Afirma que estos trastornos son mecanismos que salvan vidas y que el cuerpo con exceso de ácido los desarrolla para combatir el exceso de ácido. Una vez más, esta idea es puramente fantasiosa y no tiene respaldo en la literatura científica. Básicamente, se la han inventado.

Gabe Mirkin, MD., Experto en salud, nutrición y medicina deportiva, dice: “Si escuchas a alguien decir que tu cuerpo es demasiado ácido y debes usar su producto para hacerlo más alcalino, sería prudente no creer cualquier otra cosa que esa persona te diga”. Él continúa diciendo:

Cualquiera que le diga que ciertos alimentos o suplementos hacen que su estómago o sangre se vuelvan ácidos, no entiende la nutrición.

No debe creer que lo importante es si los alimentos son ácidos o alcalinos, porque ningún alimento cambia la acidez de nada en su cuerpo, excepto su orina. Su estómago es tan ácido que ningún alimento puede cambiar su acidez. Las frutas cítricas, el vinagre y las vitaminas como el ácido ascórbico o el ácido fólico no cambian la acidez de su estómago o el torrente sanguíneo. Una botella entera de píldoras de calcio o antiácidos no cambiaría la acidez de su estómago durante más de unos pocos minutos.

Todos los alimentos que salen de su estómago son ácidos. Luego entran en sus intestinos donde las secreciones de su páncreas neutralizan los ácidos del estómago. Así que no importa lo que coma, la comida en el estómago es ácida y la comida en los intestinos es alcalina.

No puede cambiar la acidez de ninguna parte de su cuerpo, excepto la orina. El flujo sanguíneo y los órganos controlan la acidez en un rango muy estrecho. Cualquier cosa que cambiara la acidez en tu cuerpo te haría sentir muy mal e incluso podría matarte (Mirkin 2003).

En conclusión, la dieta alcalina no tendrá un efecto significativo en el pH de la sangre de una persona. Entonces, incluso si los Young tuvieran razón en que el pH de la sangre es la clave para la salud, y no lo es, la dieta alcalina no sería la clave para la salud, mucho menos tiene valor alguno en el tratamiento del cáncer.

Ver también terapia de Gerson y dieta de tipo sanguíneo.

Para saber más…

Artícles y libros

Acid/Alkaline Theory of Disease Is Nonsense by Gabe Mirkin, M.D.

A Critical Look at “Dr.” Robert Young’s Theories and Credentials Stephen Barrett, M.D.

A Special Message for Cancer Patients Seeking “Alternative” Treatments by Dr. Stephen Barrett

La dieta alcalina carece de base científica y es dudoso que pueda reducir el riesgo de cáncer

Dieta Alcalina: Qué Dice La Ciencia Sobre Ella

La dieta alcalina (Maldita Ciencia)

pH, mentiras y cintas de vídeo (La ciencia y sus demonios)

Websites

An alkaline diet and cancer

Why Bogus Therapies Often Seem to Work by Barry L. Beyerstein
Me gustaría ofrecer una octava razón a la lista de Barry: la ignorancia de los muchos fracasos de la terapia. Los curanderos alternativos no mantienen registros de sus fracasos. De los pacientes que nunca regresan, ya sea porque se dieron cuenta de que el tratamiento no tenía valor o porque murieron, no se informa. Los pacientes muertos no sirven para hacer buenas anécdotas.

Social and judgmental biases that make inert treatments seem to work by Barry L. Beyerstein

Why Health Professionals Become Quacks by William T. Jarvis, Ph.D.

Robert Young – Wikipedia

http://www.phmiracleliving.com/

Blog

Quack Victim Kim Tinkham Dies of Breast Cancer at Anaximperator blog: Blogging against alternative cancer treatments

Categorías: ,

  • Palabra al azar

    • Creacionismo y Ciencia de la creación
      El creacionismo es una creencia religiosa metafísica que afirma que un ser sobrenatural creó el universo. La Ciencia de la Creación es una noción pseudocientífica que afirma que (a) las historias de Génesis son narraciones exactas sobre el origen del universo y la vida en la Tierra, y (b) Génesis es incompatible con la teoría del Big Bang y la Teoría de la evolución. La "Ciencia de la Creación" es un oxímoron ya que la ciencia se ocupa sólo de dar explicación a fenómenos empíricos naturalistas y no se ocupa de las explicaciones sobrenaturales de los fenómenos metafísicos. El creacionismo no está necesariamente vinculado a ninguna religión en particular. Millones de cristianos y no cristianos creen que hay un Creador del universo y que las teorías científicas como la Teoría de la evolución no entran en conflicto con la creencia en un Creador. Sin embargo, aquellos cristianos que se
  • Ir a los archivos y notas del Escepticcionario

    Skeptic Dictionary