Welcome to Magazine Premium

You can change this text in the options panel in the admin

There are tons of ways to configure Magazine Premium... The possibilities are endless!

Member Login
Lost your password?

Evidencia anecdótica (testimonios)

Los testimonios y anécdotas vividas son una de las formas más populares y de las pruebas más convincentes presentadas por los creyentes de lo sobrenatural, lo paranormal y lo pseudocientífico. Sin embargo, los testimonios y las anécdotas en tales asuntos tienen poco valor en el establecimiento de la probabilidad de las afirmaciones que ellos proponen para apoyarlas. Las historias sinceras y vivas de encuentros de alguien con un ángel o con la Virgen María, con un extraterrestre, un fantasma, un Bigfoot, un niño afirmando  haber vivido antes, de auras púrpuras alrededor de pacientes que mueren, de un zahorí milagroso, de un gurú que levita, o de un cirujano psíquico, son de poco valor para establecer una creencia razonable en tales asuntos.

Las anécdotas no son fiables por varias razones. Las historias son propensas a la contaminación por creencias, experiencias posteriores, retroalimentación, atención selectiva a los detalles, y así sucesivamente. La mayoría de las historias se distorsionan cuando son contadas y recontadas. Los eventos se exageran. Las secuencias de tiempo se confunden. Detalles se hacen confusos. La memoria es imperfecta y selectiva;  rellena después de que hayan sucedido los hechos. Las personas interpretan mal sus experiencias. Las experiencias están condicionadas por los prejuicios, los recuerdos y las creencias, por lo que las percepciones de la gente pueden no ser exactas. La mayoría de la gente no espera ser engañada, por lo que pueden no ser conscientes de los engaños que otros pueden poner en práctica. Algunas personas inventan historias.Algunas historias son falsas ilusiones. A veces los eventos se consideran inapropiadamente como psíquicos simplemente porque parecen improbables, cuando estos podría ser improbables, después de todo. En pocas palabras, las anécdotas son intrínsecamente problemáticas e imposibles de comprobar con exactitud.

Por lo tanto, las historias de experiencias personales de sucesos paranormales o sobrenaturales tienen poco valor científico. Si los demás no pueden experimentar el mismo hecho y en las mismas condiciones, entonces, no hay ninguna forma de verificar dicha experiencia. Si no hay manera de probar la afirmación realizada, entonces no hay forma de saber si la experiencia fue interpretada correctamente. Si otros pueden experimentar el mismo hecho, entonces es posible hacer una prueba de la evidencia testimonial y determinar si esta está basada en que es digno de fe. Como el parapsicólogo Charles Tart dijo una vez, después de informar de una anécdota de un suceso, posiblemente paranormal: “Vamos a tomar esto en el laboratorio, donde se pueden saber exactamente cuales eran las condiciones. No tenemos que escuchar una historia años más tarde y esperar que esta sea exactita.” Dean Radin también tomó nota de que las anécdotas no son una buena prueba de lo paranormal, porque la memoria “es mucho más falible de lo que la mayoría de la gente piensa” y los testimonios de testigos presenciales “son fácilmente distorsionados” (Radin 1997: 32).

Los testimonios acerca de las experiencias paranormales son de poca utilidad para la ciencia porque el pensamiento selectivo y de auto-engaño deben ser controlados en las observaciones científicas. La mayoría de los psíquicos y adivinadores, por ejemplo, no se dan cuenta de que necesitan hacer pruebas controladas de sus competencias para descartar la posibilidad de que estén auto-engañándose a sí mismos. Ellos están convencidos de que sus experiencias les proporcionan suficiente información positiva para justificar la creencia en sus habilidades paranormales. Las pruebas controladas de psíquicos y adivinadores podrían demostrar de una vez por todas que no están siendo selectivos en la reunión de sus pruebas. Es común que estas personas recuerden sus aparentes éxitos e ignoren o resten importancia a todos sus fracasos. Las pruebas controladas también pueden determinar si otros factores, tales como trucos y fraudes, pueden estar involucrados.

Si estos testimonios son científicamente inválidos, ¿por qué son tan populares y por qué son tan convincentes? Hay varias razones. Los testimonios son a menudo gráficos y detallados, haciendo que estos parezcan creíbles. A menudo, son realizados por personas entusiastas que parecen fiables y honestos, y que parecen carecer de razón alguna para engañarnos. A menudo son realizados por personas con apariencia de autoridad, como quienes tienen un doctorado en psicología o en física. Hasta cierto punto, los testimonios son creíbles porque la gente quiere creer en ellos. A menudo, uno se anticipa con la esperanza de algún nuevo tratamiento o instrucción. Algunos de los testimonios se dan poco después de la experiencia, mientras que el estado de ánimo sigue siendo elevado desde el deseo de un resultado positivo. A la experiencia y al testimonio obtenido se les da más importancia de la que se merecen.

Por último, cabe señalar que los testimonios son usados frecuentemente en muchas áreas de la vida, incluyendo la ciencia médica, y que dar la debida consideración a tales testimonios se considera sabio, no estúpido. El médico usará los testimonios de sus pacientes para sacar conclusiones sobre ciertos medicamentos o procedimientos. Por ejemplo, cuando el médico hace pruebas anecdóticas a un paciente sobre una reacción a un medicamento nuevo y utiliza esa información en la decisión de ajustar la dosis prescrita o para cambiar el medicamento. Esto es bastante razonable. Sin embargo, y a diferencia de lo que sucede con los defensores de lo paranormal, el médico no puede ser selectivo en la hora de escuchar testimonios: escuchando sólo aquellas afirmaciones que se ajusten a sus propios prejuicios. Esto sería poner en peligro a los pacientes de uno. Tampoco debe ser la persona promedio selectiva a la hora de escuchar testimonios sobre alguna experiencia paranormal u oculta.

Para saber más…

Libros

Browne, M. Neil & Stuart M. Keeley. Asking the Right Questions: A Guide to Critical Thinking (Prentice Hall, 1997).

Carroll, Robert Todd. Becoming a Critical Thinker – A Guide for the New Millennium (Boston: Pearson Custom Publishing, 2000).

Damer. T. Edward. Attacking Faulty Reasoning: A Practical Guide to Fallacy-Free Arguments 4th edition (Wadsworth Pub Co, 2001).

Giere, Ronald, Understanding Scientific Reasoning, 4th ed, (New York, Holt Rinehart, Winston: 1998).

Kahane, Howard. Logic and Contemporary Rhetoric: The Use of Reason in Everyday Life, 8th edition (Wadsworth, 1997).

Moore, Brooke Noel. Critical Thinking (Mayfield Publishing Company, 2000).

Stanovich, Keith E. How to Think Straight About Psychology, 3rd ed.,  (New York: Harper Collins, 1992).

Artículos

¿Son fiables los testimonios? – Desmontando Mitos por CAFD

PERITACIÓN PSICOLÓGICA DE LA CREDIBILIDAD DEL TESTIMONIO, LA HUELLA PSÍQUICA Y LA SIMULACIÓN: EL SISTEMA DE EVALUACIÓN GLOBAL (SEG) – Papeles del Psicólogo

Memoria episódica – Wikipedia

Websites

“How Medical Facts Are Developed: Why Some Are More Potent Than Others” by Rodger Pirnie Doyle

Share

Categorías:

  • Palabra al azar

    • Ray Comfort (n. 1949)
      Ray Comfort es la prueba viviente de que el Dios de Abraham no existe: El dios que evolucionó a partir de uno de los 70 niños de El al Dios único del universo: omnipotente, omnisciente, omnibenelovente ; creador de todo, perseguidor del que ha sido “malo” y que recompensa el que ha sido “bueno” (con felicidad eterna para el agradable) o castiga (con tormentos eternos para el travieso). Hay un defecto de menor importancia con el argumento de la existencia de Ray Comfort para la no existencia del AG, y llegaré tanto al argumento como a su error en breve. En primer lugar, debo señalar quien es Ray Comfort, para aquellos que no han oído hablar de él. Comfort es un creacionista de la Tierra joven,  un cristiano evangelista fundamentalista, un celoso anti-evolucionista y autor de éxitos de taquilla como usted puede
  • Ir a los archivos y notas del Escepticcionario

    Skeptic Dictionary