Welcome to Magazine Premium

You can change this text in the options panel in the admin

There are tons of ways to configure Magazine Premium... The possibilities are endless!

Member Login
Lost your password?

Experiencia extracorpórea o extracorporal

Una experiencia fuera del cuerpo (OBE, del inglés Out of Body Experience), extracorpórea o extracorporal, se caracteriza por dar una sensación de salirse del cuerpo físico y de autoobservación, tanto de uno mismo como del mundo exterior fuera de uno mismo. La experiencia es bastante común en los sueños, fantasías y recuerdos, donde muy a menudo tomamos una perspectiva externa. Algunas experiencias extracorpóreas coinciden con los sueños lúcidos. Algunas personas experimentan un OBE mientras están bajo la influencia de un anestésico o mientras se encuentran en un estado semiinconsciente debido a un traumatismo. Algunas personas tienen un OBE mientras están bajo la influencia de drogas. OBEs han sido inducidos por estimulación eléctrica de la circunvolución angular derecha (situada en la unión de los lóbulos temporal y parietal). *   Por último, algunas personas experimentan un OBE cuando están cerca de la muerte (experiencias cercanas a la muerte, ECM o NDE, del inglés Near-Death Experience).

Susan Blackmore, una ex parapsicóloga con fuertes tendencias escépticas, es considerada como una de las principales autoridades del mundo sobre la OBE y la NDE. Ella tuvo un OBE mientras asistía a la Universidad de Oxford durante la década de 1970. Según su propia admisión “pasó gran parte del tiempo paralizada, experimentando con diferentes drogas” (Shermer 1998). Durante su primer año en Oxford tuvo un OBE después de varias horas en un tablero de Ouija mientras se drogaba con marihuana. La experiencia también se produjo durante un período de su vida en el cual la privación de sueño fue común para ella. Ella describe haber estado en “un estado mental bastante peculiar” cuando tuvo un OBE (ibid.).

En su OBE, Blackmore bajó por un túnel de árboles hacia una luz, flotó en el techo y observó su cuerpo abajo, viendo además a un cordón de plata flotando que conectaba su cuerpo astral, flotó fuera del edificio por los alrededores de Oxford y luego fue a Inglaterra, y, finalmente, a través del Atlántico llegó hasta Nueva York. (En An Unquiet Mind, Kay Jamison Redford, quien sufre de trastorno bipolar, describe un viaje similar a Júpiter mientras estaba disfrutando de la fase maníaca de su enfermedad mental)

Después de cernirse sobre los alrededores de Nueva York, Blackmore flotó por su habitación en Oxford haciéndose muy pequeña y entrando a través de los dedos de los pies de su propio cuerpo. Entonces agrandando, se hizo primeramente tan grande como un planeta hasta, luego, llenar el sistema solar, y convirtiéndose finalmente en algo tan grande como el universo.

Blackmore atribuye su experiencia a procesos cerebrales peculiares como son aquellos que pueden causar “desinhibición neuronal en la corteza visual“, que es su explicación de las alucinaciones y las ECM. Ella no tuvo en cuenta la investigación de la psicología anormal. Su interés por la psicología vendría después, cuando encontró muchos casos similares de navegantes al País de las Maravillas de Alicia. En esta etapa de su vida, lo oculto parecía ser el lugar donde encontrar una explicación para sus experiencias. De este modo, dedicó su estudio a la proyección astral y la teosofía, con la esperanza de encontrar una respuesta. Su experiencia con el cordón de plata concordaba con la literatura oculta tradicional de la proyección astral.

Una explicación del OBE es que la conciencia es una entidad separada del cuerpo ( dualismo ) que puede existir sin el cuerpo y el cuerpo sin ella. La conciencia sin cuerpo puede ‘ver’, ‘oír’, ‘sentir’, ‘saborear’, y ‘oler’. Algunos especulan que la “mente”, “espíritu” o “conciencia” pueden operar a grandes distancias y percibir objetos por un poder misterioso aún no descubierto. Otros piensan que se deben a estados cerebrales provocados por la enfermedad o el estrés.

Si las mentes estuvieran dejando cuerpos, uno esperaría que hubieran mentes fuera de sus cuerpos por todas partes. Se podría pensar que podría haber una confusión de vez en cuando y una o dos almas o cuerpos astrales vendrían de nuevo a los cuerpos físicos equivocadas, o al menos algún tipo de enredo entre sus cuerdas plateadas. Sería de esperar también, en dicho caso, que algunas mentes se perdieran y nunca encontraran su camino de regreso a sus cuerpos. Debería haber por lo menos un par de cuerpos sin mente errante o abandonados por sus almas como equipaje innecesario. También debería haber un par de almas confundidas que no supieran lo que son porque están en cuerpos equivocados.

Mi sospecha es que los neurocientíficos están en el camino correcto y que algún día vamos a entender la patología del OBE. Esto no quiere decir que estas experiencias no sean reales. Por ejemplo, una de mis estudiantes ha tenido experiencias extracorpóreas desde los siete años. Ella tiene ahora 19 años y dice que tiene seis o más OBEs al año. Ocurren sólo por la noche cuando está en la cama y todos ellos son espontáneos. A pesar de que ella está, y sigue estando, asustada por estas experiencias (porque teme que se está muriendo y no regresará a su cuerpo), me dijo que solía pensar que todo el mundo los tenía. Ella ha estado en el cielo y ha visto a Jesús y sus ángeles de la guarda (dice que todos tenemos dos). Ellos eran muy grandes y vestían de blanco, aunque Jesús llevaba una faja de color púrpura (la típica imagen iconográfica del Ecce Homo). Ella me dijo que es muy espiritual y que sufre de migrañas, pero que nunca ha visto a un médico cerca porque su familia no cree que uno deba ir a un médico a menos que se esté a punto de morir. ¿Su mente dejar su cuerpo? ¿O es su cerebro jugándole una mala pasada? Sospecho fuertemente que es esto último, pero incluso si se descubriera que ella tiene una anormalidad cerebral que esté causando tanto sus migrañas como sus experiencias extracorpóreas, es aún teóricamente posible que su mente salga de su cuerpo y que sus experiencias no sean alucinaciones. Supongo entonces, que también es teóricamente posible que sus experiencias sean paranormales. Tal vez ella esté recibiendo mensajes telepáticos de su madre, que es muy espiritual también. De cualquier modo, estas experiencias parecen definir su existencia.

Para saber más…

Libros y artículos

Blackmore, Susan J., Beyond the Body: an Investigation of Out-of-the-Body Experiences (London: Heinemann, 1982).

Blackmore, Susan. Dying to Live: Near-Death Experiences(Buffalo, N.Y.: Prometheus Books, 1993).

Blackmore, Susan. “Out-of-Body Experiences,” in the The Encyclopedia of the Paranormal edited by Gordon Stein (Buffalo, N.Y.: Prometheus Books, 1996).

Brugger, Peter and Marianne Regard. “Illusory Reduplication of One’s Own Body: Phenomenology and Classification of Autoscopic Phenomena,” Cognitive Neuropsychiatry, 1997, 2 (1), 19-38.

Brugger, Peter. “Reflective mirrors: Perspective-taking in autoscopic phenomena,” Cognitive Neuropsychiatry, 2002, 7 (3), 179-194.

Grof, Stanislav. Realms of the Human Unconscious: Observations from LSD Research (New York: Viking Press, 1975).

Sacks, Oliver W. The Man Who Mistook His Wife for a Hat and Other Clinical Tales (New York: Harper Perennial Library, 1990).

Siegel, Ronald K. Fire in the Brain : Clinical Tales of Hallucination(New York: Dutton, 1992).

Shermer, Michael. “A Mind Out of Body,” in Skeptic, vol. 6 No. 3, 1998, pp.72-79.

Websites

Keith Augustine’s essays

Jouni A. Smed’s OBE-FAQ

Robert Monroe (His doctor could find nothing was wrong with him, even though he was clearly hallucinating. He should have gotten a second opinion.)

Noticias

Scientists say they can give anyone an out-of-body experience

Michael Shermer’s OBE in the lab (YouTube)

Campers thought dying man was astral traveling

Out of body experiences and their neural basis by Olaf Blanke

Electrical brainstorms busted as source of ghosts

Brain Cited in ‘Out-of-Body’ Claims by Joseph B. Verrengia

Out-of-Body Experience? Your Brain Is to Blame By SANDRA BLAKESLEE

Out-of-body experience and autoscopy of neurological origin by Olaf Blanke et al.

Share

Categorías: ,

  • Palabra al azar

    • 21 Gramos (alma)
      En algún momento del impreciso pasado, un médico acucioso habría acometido la macabra tarea de pesar a personas agonizantes, encontrando que éstas perdían, en el preciso instante de la muerte, 21 gramos. Los incrédulos suelen responder, por supuesto, con incredulidad. Para el sentido común semejante experimento linda con lo inverosímil, cuando no con lo grotesco o lo puramente literario. Ejemplos de esto último no faltan: recordemos aquí ese extraordinario cuento de Edgar Allan Poe, La verdad sobre el caso del señor Valdemar, que fue leído en su momento como un reporte científico auténtico de la detención de la muerte por medio de la hipnosis. Y sin embargo, a pesar de lo extravagante que pueda parecer, ese experimento sí se llevó a cabo, y sus resultados incluso se publicaron en una revista médica. Su autor fue el Doctor en Medicina Duncan MacDougall, de Haverhill, Massachussets. El año, 1907. Share
  • Ir a los archivos y notas del Escepticcionario

    Skeptic Dictionary