Welcome to Magazine Premium

You can change this text in the options panel in the admin

There are tons of ways to configure Magazine Premium... The possibilities are endless!

Member Login
Lost your password?

Milagro

Un milagro es “una transgresión de una ley de la naturaleza por una volición particular de la Deidad, o por la interposición de algún agente invisible” (Hume, 123n). Sin embargo, en estos días la gente utiliza el término mucho más libremente para significar algo así como algo “en contra de todas las probabilidades.” El resto de este artículo no trata de las personas que se llaman a sí mismas o a sus experiencias milagros, porque las probabilidades parecerían estar en contra de ellas. Aquí vamos a discutir el milagro en el sentido teológico.

Los teólogos de las religiones abrahámicas sólo consideran como verdadero milagro a una contravención de las leyes de la naturaleza mediante la voluntad de su dios. Sin embargo, admiten que otros pueden hacer y han hecho cosas que contravienen las leyes de la naturaleza; tales actos se atribuyen a poderes diabólicos y los denominan como “falsos milagros.” Muchos, fuera de las religiones basadas en la Biblia, creen en la capacidad de transgredir las leyes de la naturaleza a través de actos de voluntad en consorte con lo paranormal o los poderes ocultos. Por lo general, se refieren a estas transgresiones no como milagros sino como magia .

Todas las religiones reportan numerosos e igualmente creíbles milagros. Hume compara el decidir entre las religiones sobre la base de sus milagros a la tarea de un juez que debe evaluar los contradictorios, pero igualmente fiables, testimonios. Cada religión se establece, tan firmemente como la siguiente, mediante el derrocamiento y la destrucción de sus rivales. Por otra parte, cuanto más antigua y bárbara es la gente, mayor es la tendencia de que los milagros y los prodigios de todo tipo prosperen.

… esto forma una presunción fuerte contra todas las relaciones sobrenaturales y milagrosas que se observan principalmente para abundar entre naciones ignorantes y bárbaras; o si un pueblo civilizado alguna vez ha admitido cualquiera de ellos, aquella gente encontrará que los han recibido de antepasados ignorantes y bárbaros, que los transmitieron con aquella sanción inviolable y la autoridad que siempre asiste a las opiniones recibidas (Hume, 126).

Si bien todavía hay muchas personas hoy en día creen en los milagros, ningún historiador moderno llena sus libros de relatos de hechos milagrosos (ver explicación de Ehrman en su debate contra Craig sobre hecho histórico y milagro). Es improbable que el informe de ni incluso un solo milagro sea encontrado de algún modo en textos de esa clase. De hecho, sólo los que atienden a los supersticiosos y crédulos, como el Weekly World News y una buena parte del resto de los medios de comunicación, incluso podrían pensar en informar de un supuesto milagro sin tomar una actitud muy escéptica hacia ello. Ninguna revista académica hoy día consideraría a un autor racional si él o ella esparciera informes de milagros en todas las partes de un tratado. El erudito moderno rechaza todos esos informes como confabulaciones, delirios, mentiras o casos de alucinación colectiva.

Hume era consciente de que no importa lo científico o racional que se convierta  una civilización, la creencia en los milagros nunca será erradicada. La naturaleza humana es tal que nos encanta lo maravilloso y lo admirable. La naturaleza humana es también tal que amamos aún más el hecho de ser el portador de una historia maravillosa y admirable. Cuanto más maravillosa sea nuestra historia, más mérito alcanzaremos tanto nosotros como ella misma. La vanidad, la ilusión y el fanatismo han llevado a que más de un fraude piadoso apoye a una causa santa y meritoria con bastos adornos y mentiras acerca de acontecimientos milagrosos presenciados (Hume, 136). La predicción de Hume se confirma cada vez que hay un desastre natural que mata a miles de personas y hace que cientos de miles se queden sin hogar. Siempre hay algún sobreviviente que llama a su supervivencia un milagro, sin tener en cuenta el destino de los miles de compañeros igualmente dignos enterrados entre los escombros a su alrededor. Los medios de comunicación, tal vez tratando de encontrar un pequeño rayo de esperanza en medio de la desesperación ante terremotos o inundaciones, adoran el imprimir este tipo de “historias milagrosas.”

El mayor argumento de Hume contra la creencia en los milagros, sin embargo, fue modelado después de un argumento formulado por John Tillotson, el arzobispo de Canterbury. Tillotson y otros, tales como William Chillingworth ante él y su contemporáneo, el obispo Edward Stillingfleet, habían abogado por lo que llamaron una defensa “del sentido común” del cristianismo, es decir, el anglicanismo. El argumento de Tillotson en contra de la doctrina católica de la transubstanciación o “presencia real” era simple y directo. La idea contradice el sentido común, dijo. La doctrina afirma que el pan y el vino utilizados en la ceremonia de la comunión se transforman en la sustancia de manera que lo que es pan y vino para todos los sentidos es, de hecho, el cuerpo y la sangre de Jesús. Si parece que el pan, huele a pan, sabe a pan, entonces es pan. Creer lo contrario es renunciar a la base de todo el conocimiento basado en la experiencia sensible. Cualquier cosa podía ser otra que aparece a los sentidos. Este argumento no tiene nada que ver con el argumento escéptico acerca de la incertidumbre del conocimiento sensible. Este es un argumento que no trata de la seguridad, sino de la creencia razonable. Si los católicos tienen razón acerca de la transubstanciación, entonces un libro realmente podría ser un obispo, por ejemplo, o una pera en realidad podría ser la Catedral de Westminster. Los accidentes (es decir, propiedades o atributos) de una cosa no sería ninguna pista en cuanto al fondo. Todo lo que percibimos podría ser completamente ajeno a lo que parece ser. Un mundo así sería poco razonable e indigno de un dios. Si no se puede confiar en este caso en los sentidos, no se puede confiar en nada. Para creer en la transubstanciación hay que abandonar la base de todo conocimiento: la experiencia sensible.

Hume comienza su ensayo sobre los milagros alabando el argumento de Tillotson como “tan conciso y elegante y fuerte que cualquier argumento, posiblemente, puede ser supuesto en contra de una doctrina tan poco digna de una refutación seria.” Luego continúa diciendo que él imagina que ha (118)

descubierto un argumento de naturaleza similar que, si acaba, será, con los sabios y entendidos, será una verificación eterna a todo tipo de engaño supersticioso, y por lo tanto será útil, siempre y cuando el mundo sufra; durante tanto tiempo, supongo, podrán encontrarse los relatos de milagros y prodigios en toda la historia, en lo sagrado y lo profano.

Su argumento es un paradigma de la simplicidad y la elegancia (122):

Un milagro es una violación de las leyes de la naturaleza; y como una experiencia firme e inalterable ha establecido estas leyes, la prueba contra un milagro, de la naturaleza misma del hecho, es tan completa como cualquier argumento que desde la experiencia posiblemente pueda ser imaginado..

O dicho más sucintamente (122):

Debe … ser una experiencia uniforme contra todo evento milagroso, de lo contrario el caso no merecería esa denominación.

La consecuencia lógica de este argumento es que (123)

ningún testimonio es suficiente para establecer un milagro a menos que el testimonio sea de tal naturaleza que su falsedad sería más milagrosa que el hecho que se esfuerza por establecer.

Lo que Hume hizo fue tomar el argumento Anglicano común en contra de la doctrina católica de la transubstanciación y aplicarlo a los milagros, la base de todas las sectas religiosas. Las leyes de la naturaleza no han sido establecidas por las experiencias ocasionales o frecuentes de la misma naturaleza, pero de uniforme experiencia. Es “más que probable“, dice Hume, que todos los hombres deben morir, que el plomo no puede quedar suspendido en el aire por sí mismo y que el fuego consume la madera y se extingue con agua. Si alguien informara a Hume de que un hombre puede suspender el plomo en el aire mediante un acto de voluntad, Hume se preguntaría si “la falsedad de su testimonio sería más milagrosa que el hecho relacionado.” Si es así, entonces él creería en el testimonio. Sin embargo, él no cree que alguna vez haya un acontecimiento milagroso establecido “en una evidencia tan completa.”

Considere el hecho de que la uniformidad de la experiencia de la gente alrededor del mundo ha sido que una vez que un miembro humano es amputado, este no vuelve a crecer. 1 ¿Qué pensaría usted si una amiga suya, una científico de la más alta integridad con un Doctorado en física de la Universidad de Harvard, fuera a decirle que ella estuvo fuera, en España, el pasado verano y se encontró con un hombre que solía no tener piernas, ahora camina sobre dos maravillosas y saludables extremidades. Ella le dice que un hombre santo frotó aceite en sus muñones y sus piernas volvieron a crecer. Él vive en un pequeño pueblo y todos los aldeanos dan fe de este “milagro”. Su amiga está convencida de que ocurrió un milagro. ¿Qué cree? Para creer en este milagro debería rechazar el principio de la uniformidad de la experiencia, sobre la cual se basan las leyes de la naturaleza. Estaría rechazando un supuesto fundamental de toda ciencia (que las leyes de la naturaleza son inviolables). El milagro no puede ser creído sin abandonar un principio básico del conocimiento empírico: las mismas cosas en circunstancias similares producen los mismos resultados.

Por supuesto, hay otra constante, otro producto de la experiencia uniforme que no se debe olvidar: la tendencia de las personas de todos los tiempos y de todas las edades en desear acontecimientos maravillosos, es el autoengañarse, para fabricar, embellecer, y llegar a creer en la verdad absoluta de las creaciones de sus propias pasiones e imaginaciones acaloradas. ¿Significa esto que no pueden ocurrir los milagros? Por supuesto que no. Lo que significa esto, sin embargo, es que cuando se reporta un milagro la probabilidad siempre será mayor de que la persona que lo reporta esté equivocada, esté delirando, o que este produciendo el milagro de forma fraudulenta. Creer en un milagro, como decía Hume, no es un acto de raciocinio sino de fe.

Es interesante observar que cuando la Iglesia Católica Romana recopila datos sobre santos potenciales, cuya canonización requiere la prueba de los tres milagros, las autoridades ignoran la evidencia negativa. Millones pueden rezar a un santo potencial y todos, excepto uno, no parece haber tenido su deseo concedido. La Iglesia cuenta con la que parece haber tenido su deseo concedido y hace caso omiso de los millones que llegaron con las manos vacías y murieron sin intercesión. Del mismo modo, cuando se informa en los medios sobre los desastres naturales, estos son aficionados a dar gracias a Dios por la historia del sobreviviente y a regodearse en glorificar el milagro que lo salvó, pero nunca se imprime en la historia el culpar a Dios por los miles o cientos de miles de personas que murieron en el terremoto o el tsunami.2 No se le ocurre a la supervivencia o de los medios de comunicación que si era sólo la circunstancia que llevó a la muerte a miles de personas, sino que también era más que la circunstancia que llevó a alguien que sobrevive.

Notas:

1. Anatole France, al ver a los bastones y muletas desechadas en una visita a Lourdes, dijo: “Qué, ¿no hay patas de madera?

2. A excepción de raras ocasiones, aunque muy vistosas (véanse las declaraciones de Pat Robertson o las del reverendo David Yonggi Cho – condenado por fraude fiscal – y el gobernador de Tokio, Shintaro Ishihara), en las que se usa el efecto contrario: afirmar que el fenómeno fue por la ira de ese dios y que, por lo tanto, fue un hecho igualmente milagroso. Aunque sepamos científicamente cómo se produce ese fenómeno y que es un fenómeno muy común y natural, que no obedece a intenciones invisibles bajo un propósito determinado.

Para saber más…

Libros y artículos

Hume, David. An Inquiry Concerning Human Understanding,Section X “Of Miracles,” (1748), Bobbs-Merrill, Library of Liberal Arts edition.

Nickell, Joe. Looking For A Miracle: Weeping Icons, Relics, Stigmata, Visions and Healing Cures (Prometheus Books: Buffalo, N.Y., 1993).

de Spinoza, Benedict. A Theological Political Treatise, ch. 6, “Of Miracles” (1670).

Traficantes de milagros y sus métodos (Ilustrados) [Versión Kindle]
Harry Houdini

Websites

Miracles and Modern Scientific Thought Professor Norman Geisler

“Miracles” in the Stanford Encyclopedia of Philosophy

Examining Miracle Claims by Joe Nickell

Worcestor Bishop Releases Preliminary Findings in Audrey Santo Case by Joe Nickell

Miracles from the Skeptiseum

Lourdes finds cure for lack of miracles: a less strict definition by Angelique Chrisafis and Luc Torres  March 9, 2006 The Guardian

Rationalists Doubt Mother Teresa’s Miracle Oct 8, 2002

Share

Categorías:

  • Palabra al azar

    • Pensamiento mágico
      Según el antropólogo Dr. Phillips Stevens Jr., el pensamiento mágico implica varios elementos que incluyen la creencia en la interconexión de todas las cosas a través de fuerzas y poderes que trascienden las conexiones tanto físicas como espirituales. El pensamiento mágico invierte poderes y fuerzas especiales en muchas cosas que son vistas como símbolos. Según Stevens, "la gran mayoría de los pueblos del mundo … creen que hay conexiones reales entre el símbolo y su referente, y que algún tipo de poder real y potencialmente medible fluye entre ellos." Él cree que hay una base neurobiológica para esto, sin embargo el contenido específico de cualquier símbolo está determinado culturalmente. (No que algunos símbolos no sean universales, como por ejemplo el huevo, el fuego o el agua. No que el huevo, el fuego o el agua simbolicen las mismas cosas en todas las culturas.) Uno de los principios rectores del
  • Ir a los archivos y notas del Escepticcionario

    Skeptic Dictionary