Percepción Extrasensorial (PES / ESP)

La PES (en inglés ESP: extrasensory perception) o percepción extrasensorial es la percepción que ocurre independientemente de la vista, el oído u otros procesos sensoriales.

Se dice que las personas que tienen percepción extrasensorial son psíquicas. Algunos piensan que todos tienen ESP; otros piensan que es un talento que solo tienen las personas especiales. Algunos piensan que los animales (ver más abajo) o las plantas también tienen ESP.

El término ESP fue popularizado por JB Rhine , quien comenzó a investigar fenómenos paranormales en la Universidad de Duke en 1927.

Con ESP se suele referir a la telepatía, la clarividencia (visión remota), precognición y, en los últimos años, la clariaudiencia.

La existencia del ESP y otros poderes paranormales como la psicoquinesis (PK) están en disputa, aunque la investigación experimental sistemática sobre estos temas, conocida colectivamente como PSI, ha estado en curso durante más de un siglo en un campo conocido como parapsicología.

Sin embargo, la mayor parte de la evidencia de ESP es anecdótica. Las anécdotas constan de dos partes: la experiencia misma y la interpretación de la misma. Una historia puede ser cierta, pero el intento de darle sentido o darle un significado psíquico a la historia a menudo parece, para un escéptico, exceder los límites de lo razonable. El siguiente ejemplo es un clásico.

El golpe de estado de Tart para hacer café

Charles Tart estaba haciendo café cuando comenzó a decir coup d’état (golpe de estado) en voz alta para sí mismo. Nos dice que es raro que diga una palabra en voz alta o una y otra vez. Él dice que no tenía idea de por qué estaba haciendo esto: no sigue las noticias internacionales y “no podía pensar en nada en mi pasado inmediato que tuviera algo que ver con golpes de Estado” (2009: p. 77; publicado por primera vez en “Un caso de Psi predictivo, con comentarios sobre la superposición analítica, asociativa y teórica”). También es un psicólogo capacitado y sabe que todos nosotros participamos en comportamientos irracionales de vez en cuando, y no tenemos idea de por qué sentimos lo que hacemos con respecto a ciertas cosas porque hemos olvidado la experiencia que hace que ciertas palabras resuenen en nosotros. Conozco a una pareja que se excita sexualmente cada vez que pasan una señal de tráfico que dice “Green Valley Road”. No tenían idea de por qué sucede esto hasta que volvieron a visitar un lugar en el que no habían estado en más de treinta años y descubrieron que estaban en Green Valley Road, lo que condujo al campamento donde habían tenido su primera aventura sexual juntos muchos años antes (Me preguntaba por qué describí a dos personas la explicación de Tart de su experiencia como “superposiciones” ya que rara vez uso esa palabra para describir algo. Me quedó claro que usé esa palabra en particular porque Tart la usa en los encabezados de sección [“superposición analítica y asociativa” y “superposición teórica”] y está en el título del artículo que escribió Tart, mencionado en una nota al pie de su libro El fin del materialismo, la inspiración para estos pocos párrafos sobre interpretaciones salvajes y locas de lo mundano).

Ciertamente no tengo idea de por qué la expresión coup d’état apareció en la cabeza de Tart mientras estaba haciendo café ese día, pero podría pensar en docenas de posibilidades. Sin embargo, ninguna de ellas pudo acercarse a la aventura imaginativa emprendida por Tart en su intento de darle sentido (tal vez escuchó inconscientemente la expresión en un informe de noticias de la radio mientras conducía en su automóvil; tal vez escuchó un sonido de paloma y le recordó a su subconsciente la palabra que escuchó en la radio o en la conversación de un transeúnte; tal vez sin darse cuenta vio el nombre en el sobre antes de que la expresión apareciera en su cabeza; quizás estaba expresando inconscientemente un deseo de derrocar al decano de su universidad; quizás…).

El día después de su experiencia con coup d’état, Tart encontró una carta en el buzón de su oficina de la Sra. Coudetat. ¿Misterioso? Tart piensa que sí. Lo llama “un claro ejemplo de lo que podríamos llamar fenómenos psi predictivos“. Lo que sigue es una excursión a la imaginación que me llevó de regreso a mis días universitarios cuando leí por primera vez las interpretaciones exóticas de sueños y experiencias realizadas por los psicoanalistas. Dos cosas destacan sobre esas interpretaciones: eran extremadamente extravagantes y fantasiosas, y eran imposibles de verificar. No voy a tratar de demostrar que la interpretación de Tart es incorrecta porque eso sería imposible. Presentaré su interpretación. El lector puede juzgar cuán plausible es.

Tart dio importancia inmediata a la proximidad de su experiencia con coup d’état y el nombre de su corresponsal, quien es la madre de uno de los antiguos alumnos de Tart. Jung podría haber visto los eventos como un ejemplo de sincronicidad. Descartamos una coincidencia en el momento en que invertimos una experiencia con sentido y significado profundos. Por qué algunos de nosotros encontramos una experiencia trivial o mundana, mientras que otros encuentran el mismo tipo de experiencia profundamente relevante y significativa, es algo que dejaré para que otros lo traten de explicar.

Tart dice que está “seguro” de que la Sra. Coudetat estaba pensando en él y en su carta “cuando la frase coup d’état apareció en mi mente”. Dice que “fue una especie de golpe de estado por su parte tomar el control de los procesos habituales que rigen mi mente” (2009: p. 89). También escribe:

“También podría especular que mi percepción psíquica de la carta inminente y algo crítica de la Sra. Coudetat constituyó a mi propio golpe de estado psicológico para defenderme de una posible culpa”.

En su carta, la Sra. C implica que la clase de Tart sobre estados alterados de conciencia tuvo algo que ver con el desencadenamiento de ataques de ansiedad en su hijo y que Tart debe asegurarse de que los estudiantes con problemas sepan cómo obtener ayuda.

Tart especula que la necesidad de la Sra. C de comunicarse con él proporcionó el poder o la fuerza que “resultó en mi comportamiento inusual”. También dice:

“Esta línea de razonamiento parece adecuada en un nivel psicológico de sentido común, y probablemente sea mayormente cierta”.

Esta visión parece implicar que cada intento real de comunicarse de manera ordinaria (por carta, discurso, etc.) va acompañado de vibraciones psíquicas enviadas con el mismo propósito.

Tart escribe:

“Creo que las asociaciones de dictaduras militares, las multitudes que animan y los pensamientos sobre organizaciones eficientes y disciplinadas que toman el control cuando el gobierno falla representan una superposición analítica y asociativa después de mi impresión inicial de la palabra `coup d’état‘”.

Tart trae el concepto de superposiciones para explicar por qué las asociaciones iniciales que hizo (y la mayoría de la gente podría hacer) con la idea de un golpe de estado ocurren junto con las impresiones telepáticas.

Tart debía saber que iba por un camino de interpretación recorrido principalmente por parapsicólogos y psicoanalistas porque le contó a Jules Eisenbud sus superposiciones e impresiones. Eisenbud es el psicoanalista y parapsicólogo que escribió un libro sobre un botones de Chicago llamado Ted Serios, quien afirmó que podía hacer aparecer imágenes en la película Polaroid con solo pensar en una imagen. Eisenbud alentó a Tart a considerar otro tipo de superposición: una superposición teórica. Esto llevó a Tart a considerar la posibilidad de que tal vez haya tenido una ira no resuelta y sentimientos de culpa por el estudiante con problemas de ansiedad. Este “residuo inconsciente persistente” de ira y culpa “podría haberme sensibilizado a percibir información psíquicamente…” Tal vez, piensa Tart, estaba poniendo un sesgo positivo en su interpretación de la experiencia al “manifestar una superposición teórica altruista al analizar el caso.”

Finalmente, Tart relata su experiencia coup d’état con su intento de hacer algo de curación psíquica, “utilizando métodos chamánicos”, en un amigo que estaba a punto de someterse a una cirugía.”Me pregunto si alguna parte de mí podría haber ayudado a causar el incidente del golpe de estado para que mi propia fe en las habilidades psíquicas pudiera ser fortalecida, y así retrospectivamente potenciar mis intentos de sanar a mi amigo y fortalecer su fe”. Claro, todo es posible, y no puede ser falsificado, pero ¿qué tan plausible es esta explicación? Tart

evita la crítica de tales anécdotas por parte de los escépticos al afirmar que consideramos que son sólo historias, probablemente inexactas e incompletas, o mentiras. Pero no son las historias el problema aquí: son las superposiciones interpretativas fantasiosas e infalsificables las que deben ser puestas en tela de juicio. Interpretaciones como ésta de Tart parecen indistinguibles de los casos de apofenia.

(En realidad, hay una cosa más. Si Tart es realmente tan abierto como parece, debería admitir que es posible que su experiencia no haya sido telepática, sino que Yahvé, Thor o Zeus implantaron directamente la expresión coup d’état en su cerebro. Tal vez los dioses sabían qué había en su buzón y cómo reaccionaría si lo obligaban a repetir una expresión aparentemente sin sentido. Tal vez experimentó una chispa divina, con la intención de encender un fuego en su cerebro que conduciría a una corriente de conciencia volcánica que dejaría a los dioses muertos de risa. No se puede probar que los dioses no sean embaucadores y disfruten atrapando a un parapsicólogo solo por diversión. Esta explicación parece tan plausible como que la Sra. C estuviera tratando de darle un golpe a Tart o que él estuviera tratando de darse un golpe a sí mismo. De hecho, Tart menciona esta posibilidad en su capítulo sobre la psicoquinesis en El fin del materialismo. “Supongamos”, escribe, “que hay, como consideramos en este libro, una realidad espiritual, tal vez con seres espirituales de algún tipo que existen en él. [Sic] ¿Los deseos y cualidades de estos seres espirituales son parte de nuestros experimentos también? ¿La idea de ser ‘objeto de burlas’ con resultados psi inconsistentes pero imperceptibles es más que una simple metáfora?”)

Despido por escépticos

Tanto la evidencia anecdótica como la de laboratorio para ESP son generalmente descartadas por los escépticos por uno o más de los siguientes:

Confundir la percepción ordinaria con la capacidad psíquica;

No dar una oportunidad a las hipótesis alternativas (es decir, no buscar o considerar seriamente las causas físicas de eventos psi aparentes; como parálisis del sueño);

Falta de comprensión de la probabilidad y las ilusiones que conduce a una interpretación descabellada de la experiencia personal de eventos coincidentes (apofenia);

Métodos dudosos como arranque y parada opcionales y shotgunning (tiro al blanco);

Fuga sensorial;

Efecto experimentador;

No da una oportunidad a la hipótesis nula(suponiendo que si sucede X es evidencia de psi y luego cuando sucede x afirmando que ahora tienen evidencia de psi: la suposición psi);

Conceptos dudosos que huelen a petición especial, por ejemplo, el desplazamiento, la superposición analítica y asociativa, el estado psiconductivo, el psi-missing, la suposición psi-foco y la deriva psíquica;

ciencia patológica ;

Trucos infantiles o mentalistas;

Lectura en frío y validación subjetiva;

Pensamiento selectivo y sesgo de confirmación;

Efecto calzadorclarividencia retrospectiva y falsificación retrospectiva;

Credulidad y autoengaño;

Fraude por parte de investigadores y trampas por parte de sujetos sometidos a pruebas de capacidad psíquica.

PES (ESP) en perros

La creencia en los perros psíquicos parece ser popular entre los verdaderos creyentes de lo paranormal. El siguiente caso es típico de los citados como prueba de ESP involucrado en perros. El perro en cuestión es un terrier que ha alcanzado la fama de tener ESP como lo demuestra su capacidad de saber cuándo su dueña, Pam Smart, decide regresar a casa cuando está de compras o en algún otro negocio. El nombre del perro es Jaytee. Ha aparecido en varios programas de televisión en Australia, Estados Unidos e Inglaterra, donde reside con Pam y sus padres, quienes fueron los primeros en percibir las habilidades psíquicas del perro. Según sus observaciones, el perro correría hacia la ventana que da a la calle precisamente en el momento en que Pam decidiera regresar a su casa desde varios kilómetros de distancia (lo que no está claro es cómo supieron los padres el momento preciso en que Pam decidió regresar a casa). El parapsicólogo Rupert Sheldrake, quien validó a un loro telepático en un experimento científico, ha investigado y declarado que el perro es verdaderamente psíquico. Dos científicos, el Dr. Richard Wiseman y Matthew Smith, de la Universidad de Hertfordshire, probaron al perro en condiciones controladas. Los científicos sincronizaron sus relojes y colocaron cámaras de vídeo tanto en el perro como en su dueño. Por desgracia, tras varios intentos experimentales más tarde, tuvieron que concluir que el perro no estaba haciendo lo que se había alegado. Fue a la ventana y lo hizo con bastante frecuencia, pero sólo una vez lo hizo cerca de la hora exacta en la que su amo se estaba preparando para volver a casa y ese caso fue desestimado porque el perro claramente iba a la ventana después de escuchar que un auto se detenía fuera su domicilio. Se realizaron cuatro experimentos y los resultados se publicaron en el British Journal of Psychology (89: 453, 1998).

Gran parte de la creencia en la ESP se basa en eventos aparentemente inusuales que parecen inexplicables. Sin embargo, no debemos suponer que todos los eventos en el universo pueden explicarse. Tampoco debemos suponer que lo que es inexplicable requiere una explicación paranormal (o sobrenatural). Quizás un evento no pueda explicarse porque no haya nada que explicar.

La mayoría de las afirmaciones sobre la ESP no se evalúan, pero los parapsicólogos han intentado verificar la existencia de la ESP en condiciones controladas. Algunos, como Charles TartDean RadinGary Schwartz y Raymond Moody , afirman tener éxito; otros, como Susan J. Blackmore, Richard Wiseman y Chris French afirman que, tras años de tratar de encontrar pruebas experimentales de la ESP, no han logrado mostrar ninguna prueba de poderes psíquicos indiscutibles y reproducibles.

Los defensores de la PSI afirman que los experimentos de ganzfeld, los experimentos de visión remota de la CIA y los intentos de influir en los aleatorizadores en Princeton Engineering Anomalies Research han producido evidencia de la ESP (siga los enlaces para obtener más detalles y críticas de esos experimentos). Psicólogos que han investigado a fondo los estudios parapsicológicos, como Jim Alcock (1990, 2003), Ray Hyman(1989), David Marks (2000) y Susan Blackmore (1980, 1995), han concluido que donde se han encontrado resultados positivos, el trabajo estaba lleno de suposiciones cuestionables, falta de aleatorización, problemas serios con los controles (sin uso de grupos de control o controles de cualquier tipo, controles irrelevantes), prestidigitación estadística, falta de replicación o fraude.

Mi opinión sobre la evidencia científica para la PSI se da en mi “Breve historia de la investigación psi” y mis revisiones del Universo consciente y las Mentes Enredadas de Dean Radin y los Experimentos del más allá de Gary Schwartz. No tengo ninguna razón para pensar que el fraude es más probable en la investigación PSI que en cualquier otro campo científico. Hacer trampa es un problema humano, no un problema único del investigador-psi. Los tramposos han sido expuestos en todas las ciencias naturales y sociales. El problema no es exclusivo de la parapsicología. Hay muchos problemas con la investigación de la PSI, pero el fraude del investigador no es particularmente importante. La mayoría de las trampas significativas en la investigación de la parapsicología han sido realizadas por aquellos que están siendo probados. Para más detalles, remito al lector al material mencionado al comienzo de este párrafo.

Ver también la percepción dermo-óptica, la función humana extraordinariamediummentalista,  retrocognición, sexto sentidosesión de espiritismo, el experimento Soal-Goldney, las tarjetas Zener y “¿Qué pasa si Dean Radin tiene razón? “, de Robert T. Carroll.

Para saber más…

Comentarios en SkepticDictionary (psi)

Libros y artículos

Alcock, James E. (1981). Parapsychology: Science or Magic?Pergamon Press.

Alcock, James E. Science and Supernature: a Critical Appraisal of Parapsychology (Buffalo, N.Y.: Prometheus Books, 1990).

Alcock, James E. (1995) “The Belief Engine,” Skeptical Inquirer. 19(3): 255-263.

Alcock, James. 2003. “Give the Null Hypothesis a Chance,” in Psi Wars – Getting To Grips With the Paranormal. ed. James Alcock, Jean Burns and Anthony Freeman. Imprint Academic, pp. 29-50.Available online here.

Bem, Daryl J. and Charles Honorton (1994). “Does Psi Exist?” Psychological Bulletin, Vol. 115, No. 1, 4-18.

Blackmore, S. J. (1980). “The extent of selective reporting of ESP ganzfeld studies,” European Journal of Parapsychology 3:3 , 213–220.

Blackmore, Susan. 1987. A Report of a Visit to Carl Sargent’s Laboratory. Journal of the Society for Psychical Research. 54 186-198.

Blackmore, Susan. (2001.) “What Can the Paranormal Teach Us About Consciousness?” Skeptical Inquirer, March/April.

Blackmore, Susan (2003). Consciousness: An Introduction. Oxford University Press.

Christopher, Milbourne. ESP, Seers & Psychics (Thomas Y. Crowell Co. 1970).

Christopher, Milbourne. (1975). Mediums, Mystics & the Occult. Thomas Y. Crowell Company.

Cole, Richard. “U.S. didn’t foresee faults in psychic spies program,” Associated Press, Sacramento Bee, Nov. 29, 1995, A2.

Frazier, Kendrick. editor, Science Confronts the Paranormal(Buffalo, N.Y.: Prometheus Books, 1986).

Frazier, Kendrick. editor. The Hundredth Monkey and Other Paradigms of the Paranormal,(Buffalo, N.Y.: Prometheus Books, 1991).

Gardner, Martin. Fads and Fallacies in the Name of Science (New York: Dover Publications, Inc., 1957).

Gardner, Martin. Science: Good, Bad and Bogus (Buffalo, N.Y.: Prometheus Books, 1981).

Gardner, Martin. How Not To Test a Psychic: Ten Years of Remarkable Experiments With Renowned Clairvoyant Pavel Stepanek (Buffalo, N.Y.: Prometheus Books, 1989).

Gardner, Martin. On the Wild Side (Amherst, N.Y.: Prometheus Books, 1992).

Gordon, Henry. Extrasensory Deception: ESP, Psychics, Shirley MacLaine, Ghosts, Ufos  (Buffalo, NY: Prometheus Books, 1987).

Hansel, C. E. M. The Search for Psychic Power: ESP and Parapsychology Revisited (Buffalo, N.Y.: Prometheus Books, 1989).

Hansen, George P. (2001). The Trickster and the Paranormal. Xlibris Corporation.

Hines, Terence. Pseudoscience and the Paranormal (Buffalo, NY: Prometheus Books, 2003).

Hyman, Ray. The Elusive Quarry : a Scientific Appraisal of Psychical Research (Buffalo, N.Y.: Prometheus Books, 1989).

Hyman, Ray. (1995). “Evaluation of Program on Anomalous Mental Phenomena,” Journal of Scientific Exploration, Volume 10 Number 1.

Keene, M. Lamar. The Psychic Mafia (Prometheus, 1997).

Luckhurst, Roger. 2002. The Invention of Telepathy: 1870-1901.Oxford University Press.

Marks, David. The Psychology of the Psychic (Buffalo, N.Y.: Prometheus Books, 2000).

Milton, Julie and Richard Wiseman. (1997). Guidelines for Extrasensory Perception Research. University of Hertfordshire Press.

Neher, Andrew The Psychology of Transcendence (1980). This Prentice-Hall book is out of print. Used copies may be available from Amazon.com. It was reissued in 1990 by Dover Books asParanormal and Transcendental Experience.

Radin, Dean (1997). The Conscious Universe – The Scientific Truth of Psychic Phenomena. HarperCollins.

Radin, Dean. (2006). Entangled Minds: Extrasensory Experiences in a Quantum Reality. Paraview Pocket Books.

Randi, James. Flim-Flam! Psychics, ESP, Unicorns, and Other Delusions (Buffalo, New York: Prometheus Books,1982), especially chapter 13, “Put Up or Shut Up,” where he gives accounts of tests done on several psychics who have tried to collect the $10,000 Randi used to offer to anyone who can demonstrate any psychic power. So far, no one has collected, even though the offer is now $1,000,000!

Reed, Graham. The Psychology of Anomalous Experience : A Cognitive Approach (Buffalo, NY: Prometheus Books, 1988).

Sagan, Carl. The Demon-Haunted World: Science as a Candle in the Dark (New York: Random House, 1995).

Scott, Christopher. (1988). Remote viewing. Experientia, 44, 322–326.

Steiner, Robert A. (1989). Don’t Get Taken! – Bunco and Bunkum Exposed – How to Protect Yourself  Wide-Awake Books.

Steiner, Robert A. “Fortunetelling,” in The Encyclopedia of the Paranormal edited by Gordon Stein (Buffalo, N.Y.: Prometheus Books, 1996) pp. 281-290.

Stein, Gordon. editor, The Encyclopedia of the Paranormal(Buffalo, N.Y.: Prometheus Books, 1996).

Stenger, Victor J. (2002). “Meta-Analysis and the File-Drawer Effect.” Skeptical Briefs.

Vistica, Gregory. “Psychics and Spooks, How spoon-benders fought the cold war,” Newsweek, Dec. 11, 1995, p. 50.

Vyse, Stuart A. Believing in Magic: The Psychology of Superstition(Oxford University Press 2000).

Wiseman, Richard and Matthew Smith, “Can Animals Detect When Their Owners Are Returning Home?” British Journal of Psychology, 89:453, 1998.

Wiseman, Richard  and Ciarán O’Keeffe. 2004. “Testing Alleged Mediumship: Methods and Results,” by  (paper presented to the Parapsychological Convention).

Zusne,  Leonard and Warren Jones. Anomalistic Psychology: A Study of Magical Thinking 2nd edition. (Lawrence Erlbaum Assoc. 1989).

Websites

New Analyses Raise Doubts About Replicability of ESP Findingsby Scott O. Lilienfeld, Skeptical Inquirer, Nov/Dec 1999

The Telepathic Terrier

Noticias

La neuroimagen no demuestra que la ESP sea real

Según una encuesta de Gallup de 2005, el 41% de los estadounidenses cree en la ESP. Esta es una disminución con respecto a las encuestas realizadas durante la última década del siglo XX que encontraron que la creencia en ESP era estable en un 50%.